jueves, 22 de noviembre de 2007

Trigésimo segundo aniversario de la Proclamación de S.M. el Rey de España Don Juan Carlos I

¡Viva el Rey!



Hoy celebramos el trigésimo segundo aniversario de la Proclamación de S.M. el Rey. Un aniversario que debería resaltar la gran importancia que tuvo aquel momento para toda España y el giro hacia la democracia tras casi 40 años de dictadura militar. S.M. el Rey estuvo ante un gran reto, a la vez que ante una gran incertidumbre, porque eran muchos los detractores de la restauración monárquica, sobre todo por parte de la izquierda, que tanto entonces como hoy gustaría volver a las andadas sanguinarias de la segunda república y no supera el trance de una restauración monárquica y democrática dirigida por un hábil Rey puesto por un dictador tras un interregno de 44 años. Nada consiguió la izquierda, el mérito es enterito de S.M. el Rey.

Lo que faltaba ese día 22 de noviembre de 1975 fue restablecer la legitimidad dinástica, ya que al augusto padre del Rey, Don Juan (III) de Borbón, Conde de Barcelona, Franco negó el derecho de acceder al Trono por las claras diferencias que ambos mantenían respecto del rumbo democrático que debía tomar España, por lo que Don Juan no tuvo más remedio que aceptar la decisión autocrática del dictador de nombrar a Don Juan Carlos sucesor a título de rey. Con la posterior renuncia de Don Juan el 14 de mayo de 1977 a sus derechos dinásticos a favor de su hijo el Rey, se restableció formalmente la legitimidad histórica del Rey como descendiente directo de los Reyes Católicos, enlazando con Don Alfonso XIII.

Felicito a S.M. el Rey por estos 32 años de feliz Reinado y Le deseo que pueda cumplir muchos más antes de que sea sucedido por su Augusto Hijo Don Felipe (VI). Es importante resaltar la importancia de la Monarquía, tan atacada últimamente por separatistas y dictadores enloquecidos. La Corona es la única institución capaz de enlazar la España actual con su larga historia y unir a todos los españoles bajo el manto protector de la Monarquía, garantía de estabilidad, progreso y unidad nacional.


¡Viva el Rey! ¡Viva España!

Dicho sea de paso:

Un estudio hecho público esta mañana por Radio Intereconomía revela que la Monarquía española es la más barata de todas, mientras que las repúblicas tienen un coste desmesurado:

Monarquía española: 0,19 € por habitante y año
Monarquía británica: 0,92 € por habitante y año
Monarquía sueca: 1,05 € por habitante y año
República Italiana (presidente): 4,10 € por habitante y año.

(Sería interesante saber lo que cuestan las demás repúblicas; la Monarquía sueca es la más cara de las diez europeas. Además, teniendo en cuenta los beneficios de una Familia Real frente a presidentes de república que cambian cada 5-10 años y que mantienen sus privilegios de por vida, el coste es realmente ridículo.)

A ver quiénes son los parásitos y quiénes cuestan un dineral al pueblo... para no hablar de los senadores de España, que no sirven absolutamente para nada.




1 comentario:

Anónimo dijo...

Coincido contigo en que la monarquía tiene más ventajas que desventajas, las repúblicas ya se ve cómo están.