domingo, 3 de febrero de 2008

La España esperpéntica (I) Compra de votos

Es curioso: El partido que más presume de progresista es el que más está anclado en el pasado. La reciente oferta de compra de voto a precio de ganga huele a decimonónica. Y no sólo eso: Es una chapuza en toda regla. Es así como gobierna ZP y su equipo de paletos, mentirosos, demagogos baratos e ineptos. Tienen una idea y la sueltan, sin pensar en las consecuencias y sin tener en cuenta las repercusiones que su puesta en práctica podría tener para las arcas públicas. La mayor metedura de pata de esta envergadura fue la ayuda única de 2.500 euros pra los hijos nacidos desde julio de 2007, oferta que se le ocurrió sin haber consultado siquiera con Sobes, ministro de inflación y despilfarro. Si por una parte se trata de un despilfarro, por otra parte no resuelve nada a los españoles que sufrimos lo efectos de la inflación galopante similar a la que contribuyó Solbes en tiempos de Felipe González y quien parece no tener ni idea de qué medidas tomar para reconducir la evolución de los preicos al consumo en España (lo único que tiene es desparpajo para chulear a los ciudadanos y reirse de todo).
La chapuza consiste en castigar a los trabajadores que reciben sueldos bajos y no presentan declaración de la renta por no llegar al mínimo que es obliga a ello, así como a los autónomos, pero sí en cambio beneficia a los que reciben ssalarios elevados. A eso los progres lo califican de "progresivo", no sabiendo lo que significa ese término. No sólo no es progresivo, es injusto por excluir a los asalariados de los ingresos más bajos y más castigados por la carestía actual.
Se trata de una compra de voto chapucera, una medida engañabobos, porque repartiendo los 400 euros sobre el año, se quedan en unos 35 al mes, como si eso ayudara a compensar la subida de precios. Todo demócrata que se precie debería rechazar dejarse engañar de esta forma para desvirtuar lo que significa democracia. No se trata de votar a quien más dinero ofrece, sino a quien mejor va a gestionar el país. Sin duda, el pZoe es el partido menos indicado para gestionar nada.
Con ZP no sólo no hemos "vuelto" al corazón de Europa, de la que nos hemos alejado y cuyos mandatarios nos están marginando en los foros internacionales. Lo que hace ZP e llevarnos al siglo diecinueve, con su caciquismo y su subdesarrollo democrático, un siglo en el que surgieron totalitarismos como el comunismo. La compra de votos era práctica habitual entonces. Sólo es de esperar que los españoles hoy en día tengan más luces que entonces y miren más allá de un beneficio momentáneo y engañoso.

No hay comentarios: