jueves, 10 de abril de 2008

El PP y sus espectáculos

Es lo que ocurre cuando un partido carece de democracia interna y sus dirigentes no tienen mentalidad democrática. Lo que más llama la atención es que los políticos en España, de todos los partidos, son bastante provincianos en el sentido de que no tienen capacidad de hacer algo grande, no tienen talla de grandes estadistas y poco sentido común.
La reciente reprimenda de don Alberto Ruiz Gallardón a doña Esperanza Aguirre es una muestra más de ello y de que el PP está descolocado por haber perdido las elecciones, algo que por otra parte estaba casi claro con anterioridad a la cita electoral, pues el señor Rajoy no tenía ni tiene el gancho para ganar las elecciones (aunque sí la preparación para gobernar).
El señor Gallardón debería, además, ser el primero en callarse, pues ya dio su espectáculo cuando se nombró candidato Nº 2 al señor Pizarro, y alguno más con ocasión de las autonómicas y municipales. Que doña Esperanza tiene interés en dirigir el PP estaba claro hace tiempo, que a Gallardón le pasa lo mismo, también.
Lo que tiene que hacer el PP, si es un partido democrático, es decir, que practica la democracia interna, es debatir en serio diferentes opciones de dirección, con la presentación de diferentes candidaturas en su congreso de junio. Lo que no vale es que uno salga diciendo que doña Espernza no tiene apoyos suficientes en el PP, como si los tuviera Rajoy o Gallardón. Qué debatan y que los compromisarios decidan (sería mejor que decidieran todos los afiliados).
Al margen de estas rencillas, el PP debe concentrarse en una labor incesante y dura para ofrecer alternativas a Z, criticar lo justo, emplear una nueva estrategia más inteligente de desgaste del gobierno y trabajar en su propio programa de gobierno. Por ahora sólo se dedica a dar la nota y perder simpatías entre sus electores.
A todo esto: ¿Qué hace el señor Gallardón en China? En un momento de fuertes críticas al régimen chino se va a hacerles la pelota. ¿De verdad Gallardón es de derechas? ¿Acaso defiende un Tibet libre? Pero como es un oportunista, lo que seguramente busca es apoyo para Madrid 2016. ¿Entonces mejor "Esperanza Presidenta"?

No hay comentarios: