martes, 8 de abril de 2008

Investidura de Z: Mentiras y palabras huecas


El discurso de investidura de Z ha sido más de lo mismo, un discurso carente de contenido y propuestas serias. Ante la crisis que se avecina, unida a una serie de problemas como la sequía que asola Cataluña, Z sólo ofrece chapuzas. Especialmente demuestra de forma llamativa que no sabe ni manejar terminología de economía, lo que por otra parte es una prueba de su total falta de conocimiento de causa. Un gobernante que ni siquiera sabe utilizar de una forma coherente conceptos económicos es también incapaz de entender lo que se debe hacer y lo que no. Será cierto que todo lo que sabe se lo han explicado en dos tardes.

En lo del agua se ve cada vez con más claridad la metedura de pata que ha sido la anulación del Plan Hidrológico Nacional. Ahora se inventan chapuzas varias para no tener que continuar lo que empezó el PP.

En materia de medidas par contrarrestar la crisis, Z ha vuelto a anunciar sus ayudas sociales y fiscales como si fueran la panacea. Pero no ha explicado cómo las va a financiar ni cómo quiere sentar las bases para poder superar la crisis, pues limosnas no son medidas para fomentar la actividad económica, no sirven más que para incrementar el consumo durante un corto plazo de tiempo. También quiere aumentar las obras públicas para dar empleo a los que son despedidos en el sector de la construcción. Pero ¿ha pensado en cómo financiar obras públicas en tiempos de vacas flacas? Tendrá que subir los impuestos. Eso de las obras públicas para combatir el paro es de otro siglo, pero de eso Z no entiende nada, si mentalmente vive entre la 2ª república y el país de las maravillas.

Su discurso debería ser, en realidad, un motivo para retirarle la confianza, sólo que parece utópico que los 27 diputados de los otros partidos decidan tan responsablemente. Pero los sociatas se lo merecen: Deben cargar con el desastre que han fabricado ellos mismos. La realidad económica pone muchas cosas en su sitio.

No hay comentarios: