jueves, 10 de abril de 2008

Salvad al Aeropuerto Central de Tempelhof (Berlín)












¡SALVAD TEMPELHOF!

El día 27 de abril se celebrará en Berlín un referéndum sobre la continuidad del Aeropuerto Central de Tempelhof, el más antiguo aeropuerto comercial de Europa, que su alcalde socialista, que gobierna en coalición con los comunistas del antiguo SED (hoy Die Linke) hundiendo la ciudad cada vez más en la miseria.

En contra de lo que resaltan sus detractores, Tempelhof no es el aeropuerto de Hitler, fue el primer aeropuerto comercial en Europa construido ya con anterioridad a la transformación de la Primera República en dictadura nacionalsocialista. Se fundó en 1926, después de que fuera utilizado para primeros vuelos experimentales ya en 1909. Además, fue el baluarte del puente aéreo que montaron los americanos para salvar la ciudad del bloqueo soviético en 1948.
Y es precisamente esto lo que les molesta a sus gobernantes social-comunistas: el recuerdo al bloqueo soviético y la libertad de Berlín Occidental, por eso quieren trasladar todo a Schönefeld, pista de aterrizaje soviética en la pampa oriental de la ciudad, para lo cual también quieren cerrar el aeropuerto de Tegel, construido en Berlín Occidental en los años 1970, perfectamente ampliable.Tempelhof es aún hoy un aeropuerto perfecto, cómodo, sin largos caminos, y en el centro de la ciudad. Lo de que los turcos quieran hacerzse con él es algo nuevo. No creo que nunca haya tenido peso el tráfico con Turquía (¿acaso resulta ahora que la izquierda utiliza un argumento xenófobo para conseguir sus propósitos?). En los horarios apenas aparecen vuelos con Turquía, sólo quedan vuelos regionales y uno a Bruselas. Las demás compañías se han retirado cobardemente a Tegel, incluso Swiss, que yo usaba con escala en Basilea con tal de poder ir a Tempelhof. Tempelhof es un símbolo. No lo hizo Hitler, aunque los edificios fueron construidos, pero no terminados, por los nazis. Por eso no es deplorable, ojalá terminasen los edificios, que aún hoy tienen un diseño muy moderno y funcional y unos interiores inacabados alucinantes. Lo de los nazis es otra falacia demagógica de la izquierda alemana esgrimida en contra de Tempelhof. La campaña electoral para el referéndum es sucia y aborrecible. Es un escándalo que el gobierno de Berlín intente manipular a los votantes con un claro posicionamiento en contra del aeropuerto. Tempelhof es sinónimo de Occidente libre, su cierre es una revancha tardía de los comunistas del este, ya que el Aeropuerto Central de Tempelhof les impidió acabar con la libertad de Berlín Occidental en tiempos de Ernst Reuter (alcalde de la posguerra). Léase su discurso pronunciado en la esplanada del Reichstag: “Schaut auf diese Stadt!” (Contemplad esta ciudad). Gracias a Reuter los americanos montaron el puente aéreo y salvaron la ciudad. Ellos estuvieron a poco de abandonarla a su suerte. Los turcos ¡que se vayan a la mierda! Ellos no pintan nada ni tienen nada que decidir. Ellos son la nueva fuerza de ocupación de la ciudad. Lo triste sería que la ciudad les venda el aeropuerto, lo que sería otra revancha de los rojos, que disfrutan con ver todos los símbolos de Occidente hundidos en el fango, al igual que los restos del muro que quieren negar, los recuerdos de los tiros de los soldados de la RDA contra los que huían de la opresión. Lo de la ecología es un cuento chino. El cierre de Tempelhof es una maniobra del SED-PDS-DIE LINKE en connivencia con el alcalde Wowereit para acabar con un símbolo de la libertad y un gran aeropuerto. Para hundir a Occidente, todo vale. Los social-comunistas que desgobiernan Berlín colaboran con cualquier fuerza con tal de hundir la antigua capital de Prusia y ahora capital federal de Alemania.

Por todo eso, Tempelhof debe seguir como aeropuerto comercial bajo dirección de las autoridades aeroportuarias berlinesas. Su venta a empresarios extranjeros (turcos, árabes) sería una blasfemia para la ciudad y una traición de los valores que este aeropuerto representa.










¡Pueblos del Mundo!
El famoso discurso de Ernst Reuter, primer alcalde-gobernador de Berlín de la posguerra y decidido luchador contra la ocupación soviética, pronunció este discurso delante del Reichstag en pleno bloqueo de la ciudad por los rusos, que de esta forma querían doblegar a Occidente para que entregase la ciudad. Gracias a Reuter hubo un apoyo incansable de EE.UU. montando ese puente aéreo del que es monumento el Aeropuerto Central de Tempelhof. Tempelhof es sinónimo de libertad. ¡NO AL CIERRE! ¡FUERA WOWEREIT!
"¡Pueblos del Mundo, pueblos de América, de Inglaterra, de Francia, de Italia! ¡Contemplad a esta ciudad y reconoced que vosotros no podéis ni debéis entregar esta ciudad! Sólo existe una posibilidad para todos nosotros: Mantenernos unidos hombro con hombro hasta que esta lucha haya sido ganada, hasta que esta lucha haya quedado sellada finalmente por la victoria sobre los enemigos, por la victoria sobre el poder de las tinieblas. El pueblo de Berlín ha hablado. Hemos cumplido con nuestro deber, y seguiremos cumpliendo con nuestro deber. ¡Pueblos del Mundo! También vosotros debéis cumplir con vuestro deber ayudándonos durante este tiempo que tenemos por delante, no solamente con el rudio de los motores de vuestros aviones, no sólo con los medios de transporte que lleváis hasta aquí, sino con la apuesta firme e invencible por los ideales comunes, porque sólo ellos podrán garantizar nuestro futuro, y sólo ellos podrán garantizar vuestro futuro. ¡Pueblos del Mundo, contemplad esta ciudad de Berlín! Y pueblo de Berlín, puedes estar seguro de que esta lucha la queremos ganar y lo vamos a ganar!"

"Ihr Völker der Welt, ihr Völker in Amerika, in England, in Frankreich, in Italien! Schaut auf diese Stadt und erkennt, daß ihr diese Stadt und dieses Volk nicht preisgeben dürft und nicht preisgeben könnt! Es gibt nur eine Möglichkeit für uns alle: gemeinsam so lange zusammenzustehen, bis dieser Kampf gewonnen, bis dieser Kampf endlich durch den Sieg über die Feinde, durch den Sieg über die Macht der Finsternis besiegelt ist. Das Volk von Berlin hat gesprochen. Wir haben unsere Pflicht getan, und wir werden unsere Pflicht weiter tun. Völker der Welt! Tut auch ihr eure Pflicht und helft uns in der Zeit, die vor uns steht, nicht nur mit dem Dröhnen eurer Flugzeuge, nicht nur mit den Transportmöglichkeiten, die ihr hierher schafft, sondern mit dem standhaften und unzerstörbaren Einstehen für die gemeinsamen Ideale, die allein unsere Zukunft und die auch allein eure Zukunft sichern können. Völker der Welt, schaut auf Berlin! Und Volk von Berlin, sei dessen gewiß, diesen Kampf, den wollen, diesen Kampf, den werden wir gewinnen!"
Citas de altas personalidades (en alemán) que se han pronunciado a favor, se pueden encontrar aquí.

Un resumen histórico se encuentra en Wikipedia en español: aquí

1 comentario:

Atreides dijo...

La estupidez de los detractores ya se nota en sus carteles. “Berlín me mola, pero no desde Tempelhof” - lo de “mola” se dice con un juego de palabras: “vuelo hacia” = “Fliege auf” - “auf etwas fliegen” quiere decir que algo mola, que se abalanzas sobre ello. Desde luego, la misma expresión no tiene que ver con “volar”, y si ya se “vuela hacia algo” en el sentido de abalanzarse sobre ello, no tiene sentido decir “pero no desde Tempelhof”. Tendría que decir “Me gusta volar - pero no desde Tempelhof”. ENcima usan dialecto berlinés, y además mal, porque “fliege” es “flieje” [dígase "flíye"].
Es decir, la campaña de la extrema izquierda es inculta y subnormal, incoherente como sus argumentos.
Los que apoyan la continuidad hablan de que “Todo poder emana del pueblo”. Eso se debe a que el alcalde y sus camaradas imponen el cierre, un cierre ya aprobado por la Asamblea (Senado) con los votos de socialistas y comunistas y verdes y confirmado por los tribunales. Por esa razón se recogieron firmas para un referéndum, que la constitución berlinesa permite. En Alemania los políticos no suelen respetar los referéndums, hacen lo que les da la gana, aunque en Berlín ya fracasó la fusión con Brandemburgo, pero Wowereit y camaradas siguen en sus trece y “negocian” con sus camaradas de Brandemburgo.
La campaña del Sí es más inteligente, espero que gane y le dé un varapalo a Wowereit.