viernes, 16 de mayo de 2008

El delirio tremens de Chávez

Desde la pasada Cumbre Iberoamericana, el Mussolini venezolano, el dictador Chávez, no para de insultar a diestro y siniestro. Recientemente, con motivo de la cumbre Europeo-Iberoamericana, descalificó duramente a la canciller alemana, Ángela Merkel, con un "señora canciller, se puede ir a..." y "porque es una mujer no voy a decir nada más", en respuesta al llamamiento de Merkel hacia los líderes latinoamericanos para distanciarse de Chávez. "Ella es de la derecha alemana, la misma que apoyó a Hitler y la misma que apoyó el fascismo, ésta es la Cancillería alemana de hoy", añadió.

Con ello, Chávez demuestra nuevamente que no sabe de historia ni de qué está hablando y que desconoce por completo la realidad política en Europa. Por ejemplo que la derecha alemana no puso a Hitler en el poder, ya que los nacionalsocialistas son extrema izquierda fascista (al igual que Mussolini y Chávez, que parece una mala copia de Mussolini en su gesticulación y su apariencia) no son la derecha. Mucho menos se puede comparar la CDU alemana con los nazis, pues su fundador Adenauer fue un enemigo claro de los nazis. Pero ya conocemos las muestras de incultura del dictador venezolano.

Continuó sus desvaríos así refiriéndose la la cumbre en Perú: "Quizás yo le diga algo y ella se vuelva loca y diga '¿por qué no te callas?'", en referencia a la respuesta que el rey Don Juan Carlos le dio en una cumbre en 2007 al hablar de una disputa bilateral con España.

También llamó al presidente colombiano, Álvaro Uribe, "mentiroso". Y en el pasado, ya ha denominado al presidente norteamericano, George W. Bush, "demonio", al secretario de Defensa Donald Rumsfeld "uno de los perros del demonio" y al presidente de México, Vicente Fox, "el perrito faldero del imperio".

A todo esto de añade el hecho de que la Interpol confirma que Chávez estaba detrás de las FARC, cosa de la que nunca he dudado

La Interpol ha confirmado que Colombia no alteró el contenido de los ordenadores confiscados tras el bombardeo de marzo contra el campamento de Raúl Reyes en Ecuador, en los que había “pruebas” de que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) recibieron financiación del presidente de Venezuela, Hugo Chávez. Venezuela financió a las FARC y la guerrilla pagó parte de la campaña presidencial de Rafael Correa.

El secretario general de la Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol), Ronald Noble, ha asegurado que los expertos internacionales que analizaron los equipos informáticos “no descubrieron evidencia” sobre una manipulación en ellos.

Las reacciones en contra de esta información no han tardado en salir, como era de esperar tratándose de Chávez. En su defensa, el ministro venezolano de Defensa, el general Gustavo Rangel, tilda esto de una “gran mentira hecha en laboratorios de Estados Unidos“, y la ministra ecuatoriana de Relaciones Exteriores, María Isabel Salvador, dice que el informe “no tiene validez jurídica, no tiene ninguna validez”.

Tras estas declaraciones, Chávez llama “vagabundo y bandido” al secretario general de Interpol, Ronald Kenneth Noble, asegurando que es un “vagabundo internacional” y también un “descarado”, “innoble” y además “bandido”, según ha informado la emisora venezolana Unión Radio. Chávez ha hecho estos comentarios en relación a la información publicada por Interpol, que, después de dos meses de investigaciones, ha concluido en que los ordenadores incautados al portavoz de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), ‘Raúl Reyes’ no están manipulados.

“Venezuela está incorporada a Interpol desde hace mucho tiempo y tenemos cuidado, siempre lo hemos dicho, con los contactos de Interpol”, manifestó Chávez agregando que “esa es la seriedad de Interpol, se presta para un show“.

“Eso es lo que es este señor, innoble, Ronald Nobles, un show, un canciller al lado, una cosa desvergonzada, hasta donde ha llegado el Gobierno de Colombia”, refutó Chávez en la rueda de prensa con los medios de comunicación internacionales desde el salón Ayacucho, en el Palacio de Miraflores.

El mandatario venezolano ha agregado que sentía “pena ajena” por el pueblo colombiano y también “asco” por lo que vio en la rueda de prensa, según ha informado la emisora.

“Creo que todo lo que he dicho es más que suficiente para responder a este show vergonzoso no sólo de Interpol sino del Gobierno de Colombia“. “Creo que el presidente Uribe ha perdido el pulso, el toque, lo que uno necesita para estar al frente de un Gobierno”.

“Lamento mucho que la situación vuelva, porque Uribe ha irrespetado los acuerdos de Santo Domingo y ha seguido atacando, bueno no lo hace, manda al general este, el otro, manda al canciller, al ministro de defensa, entonces siguen agrediendo y éste de hoy, este show es un nuevo acto de agresión a través de la cómica”, ha añadido Chávez.

Las palabras de Chávez hablan por sí solas. En otros tiempos, su mala educación y su falta de tacto y respeto hacia otros países habría significado la declaración de guerra. Chávez saca su valor sólo de su poder económico que emana del petróleo. Es probablemente el jefe de estado más impresentable del mundo, aunque junto a él hay muchos con el mismo talante.

Lo que sería de esperar es que la Unión Europea corte por fin el grifo de las subvenciones y ayudas al desarrollo a países como Venezuela, Brasil, Bolivia, Ecuador, cuyos presidentes no hacen más que insultar a Europa, a la que venden su petróleo, su gas natural y muchas otras cosas, y a la que exportan sus parados. Si Europa dejara de comprar petróleo y otros productos durante unos cuantos meses, seguro que empezarían a reflexionar sobre sus modos y su falta de respeto. La debilidad de los gobernantes europeos es lo que infunde ese valor bravío a los dictadores iberoamericanos. Es hora de pararles los pies de una vez por todas.

3 comentarios:

Miguel Pazos dijo...

Chávez no sabe que Hitler llegó al poder después de ganar unas elecciones, al igual que él. Bueno, tampoco se acordará de su golpe de Estado.

Un saludo

Atreides dijo...

Cierto, pero no obtuvieron la mayoría absoluta y el partido conservador, uno de ellos, le dio sus votos para ser canciller. después, toda la oposición fracasó estrepitosamente votando a favor de la famosa ley de apoderamiento, aunque esa era una práctica habitual en la Primera República (llamada de Weimar), y así Hitler disolvió el parlamento. Pero el paralelismo es el mismo. Llegó legalmente al poder.

Martha Colmenares dijo...

Tendrías que oir las declaraciones de Moratinos cuando lo entrevistaron en RCN.
Muy buena tu reseña, la enlazo al recuento de relacionados si me lo permites.
Saludos, Martha