martes, 13 de mayo de 2008

Ponencia Política del PP

Un panfleto insípido y zapateril


Leyendo la ponencia política del PP, que es el origen de la discordia entre María San Gil y el equipo de Rajoy, en principio no parece ser tan mala. Pero analizando más a fondo, no es más que un compendio de palabras huecas, biensonantes, y la redacción es tan extremadamente contenida que muy bien podría parecer una ponencia del partido socialista.

En realidad, la ponencia no es más que una declaración de buenas intenciones. Sorprendente es que el PP se defina en ella como "Partido Liberal" y "Centro", cuando Rajoy dijo que quien quiera un partido liberal, que se vaya. Lo de "Centro" como definición clave no es otra cosa que la indefinición misma de Rajoy, porque ser de centro permite decir "tal vez sí, tal vez no". UCD fracasó como partido de centro, ya que las diferentes familias políticas se movían alrededor de él, pero en realidad nadie estuvo tan centrado como quedarse en él.

Si un partido se define como "Partido Liberal", lo que tiene que hacer es exponer un ideario liberal, principios del liberalismo, pero no puede presentar un panfleto con vaguedades zapateriles. La ponencia no propone ninguna medida concreta ni drástica para resolver los problemas actuales. Así repite un vocabulario copiado de la izquierda y que la izquierda gusta tanto de imponernos a todos, como por ejemplo cuando se trata de la integración, de la igualdad, de la lucha contra ETA.

No basta con una declaración de intenciones, sino lo que esperamos los votantes y afiliados del PP son propuestas claras y contundentes. Para vaguedades ya tenemos bastante con escuchar al señor Rodríguez Zapatero. Él sabrá lo que quiere hacer, no cabe duda, pero no nos lo cuenta realmente. Y el señor Rajoy hace tanto de lo mismo. Don Mariano debe pensar que "tanto monta, monta tanto", y a la vista de lo que ha parido el equipo de la ponencia, no parece querer ser más que Z, no sólo eso, es que no tiene ni la más mínima capacidad de ser más que Z, porque le falta decisión, convicción, determinación y gancho. La ponencia política es tan floja como el discurso de Rajoy. Palabras sin poder de convicción, falta total de identificación con los ideales de un partido que no es un "Partido Liberal", sino un partido predominantemente conservador con tintes de liberalismo, pues sus votantes y afiliados son básicamente conservadores y liberales.

Pero en España el liberalismo como opción política no ha cuajado nunca, lamentablemente. Y así es que el PP no difunde ningún mensaje de liberalismo. Liberalismo no es la sumisión voluntaria al dictado de minorías nacionalistas, para dar un ejemplo, sino liberalismo supone principios fundamentales en aspectos tan importantes como la libertad del individuo, la libre economía, incluso la economía social de mercado, porque libre economía no puede significar capitalismo salvaje, el liberalismo tiene que proteger la libertad del individuo preservándolo de la explotación y de la miseria; del liberalismo deriva el principio de subsidiariedad, que determina que el estado sólo interviene en la medida que sea estrictamente necesario; liberalismo es respeto al prójimo, respeto a la igualdad de derechos y oportunidades, por tanto la defensa de derechos tan fundamentales como la libre elección de la lengua en que cada uno desea expresarse en todo momento y educar a sus hijos, derechos anclados en la Constitución de 1978 y vilipendiados por los nacionalistas en connivencia con los socialistas de Z.

La ponencia no es en absoluto un posicionamiento conservador-liberal, pues no transmite valores fundamentales ni de la teoría social cristiana ni del liberalismo ni tampoco valores conservadores. Es un panfleto insípido, tan insípido como los que lo han redactado y los que rodean a Rajoy, el más insípido de todos. Es un panfleto que ni convence ni engancha, al igual que Rajoy ni convence ni engancha.

Doña María San Gil tendrá razones más que fundadas para desconfiar del equipo de Rajoy, pues una cosa es que uno lea como externo el panfleto llamado ponencia, y otra muy distinta estar dentro del equipo redactor y tener que aguantar los frenazos constantes a la creatividad política que sin duda tiene San Gil.

Desde que Rajoy lleva el supuesto cambio en el PP no ha habido más que frenazos a todos los que tienen algún peso en el partido y que tienen mucho que aportar. Los apoyos que ha recibido San Gil por parte de un gran número de dirigentes del PP demuestra que en Génova se cuece algo indigerible.

En el PP hacen falta ideas y propuestas decididas. la ponencia no es más que una imitación de lo que intentan vendernos los malabaristas y payasos de Ferraz. San Gil está en lo cierto y aplaudo su decisión.


Los ponentes del documento. Que cada uno saque sus conclusiones.


Alicia Sánchez Camacho, Presidenta del PP de Gerona





José Manuel Soria López, Diputado, Presidente del PP de Canarias




3 comentarios:

Ramón_Lozano dijo...

Pues qué quieres que te diga, a mí me ha gustado la ponencia y me siento identificada con ella. Quizás por eso soy del PP. En lo que sí te voy a dar la razón es que defina al partido como liberal y Rajoy dijese que quien quisiera un partido liberal que se marchara al Partido Liberal. Pero creo que se han defendido ideales liberales y las cosas se han dicho de manera clara, sin vaguedades.

No sé qué te gustaría haber leído pero yo he encontrado el texto muy interesante. Tanto es así que pienso que lo de María San Gil poco tendrá que ver con esta ponencia. Sólo se me ocurre por algún tema religioso que es lo que se ha obviado. Supongo que será premeditado, para continuar el necesario distanciamiento respecto a la Iglesia. Y que se defina de centro a mí me viene bien porque desde luego caso más en esa definición que en la de conservadora, que es la que das tú al partido. No obstante habría preferido que siguiera siendo considerado como de centro-derecha, aunque el Congreso está para poder presentar enmiendas a aquello que no guste.

saludos

Miguel Pazos dijo...

A mi también me ha sorprendido lo de Centro y Partido Liberal tras los últimos acontecimientos. Una nueva tontería del nuevo Mariano.

Un saludo

Atreides dijo...

Ramón, puede que sea demasiado duro con la ponencia, pero me parece muy floja. No es que no digan cosas buenas en ella, que es fácil identificarse con ellas, yo me identifico perfectamente con las ideas, pero eso no quita que sea un texto muy flojo y, en mi opinión, ideológicamente tan light que existe esa indefinición que destruye a todo partido de centro.
El CDS se hundió por su indefinición, porque Suárez y Rodríguez Sahagún no supieron salirse del centro de la transición. En la transición el centro era la mejor solución, pero luego ya no.
Vale que el liberalismo es bastante centrista, pero aún así los planteamientos de la ponencia no los veo propiamente liberales, en todo caso liberal light, todo muy light, y así no se hace nada. No pido nada radical, pero más sustancia.