miércoles, 16 de julio de 2008

Capitán Nemo, la Isla Misteriosa y la Complejidad de Solbes

El presidente del gobierno ha afirmado que el futuro de España es "progreso, más derechos sociales, más fortaleza económica e igualdad" y ha insistido en que "él sólo se sube "a un barco en el que el capitán diga que tiene plena confianza en cómo van a salir las cosas". Sobre todo insitió en su gran tema de que "la economía podrá ir mejor o peor, pero el Gobierno nunca dará un paso atrás en la defensa de los derechos sociales“.

Lo que no dijo nuestro Capitán Nemo es si es él quien lleva el timón del barco al que se ha subido, pues si son sus dos oficiales de a bordo, Solbes y Miguel Qué, no está muy claro hacia dónde va a dirigirse.

De nuevo queda patente una cosa: La palabrería hueca de Z. ¡Qué bien suena eso de los derechos sociales! Pero el primer derecho social es que los españoles tengamos trabajo e ingresos suficientes para poder pagar nuestros gastos más esenciales. Un estado que ingresa cada vez menos impuestos por una crisis económica que está empezando y va a tener una duración y una envergadura inciertas pero poco esperanzadoras, no estará en condiciones de financiar prestaciones sociales destinadas a personas que no aportan nada a la economía nacional. Esta palabrería hueca queda aún más patente al comprobar que familias mixtas (formadas por españoles y extranjeros) no pueden cobrar la ayuda por hijos de 2.500 euros porque la madre es extranjera en situación irregular a pesar de que el padre es español. Esta palabrería hueca queda más patente al comprobar que los 400 euros prometidos en las elecciones no pueden cobrar los que tienen contratos temporales o que no declaran por estar por debajo del mínimo de renta que obliga a presentar la declaración de la renta. Estos son los derechos sociales del señor Z.

El optimista de Z vive en la Isla Misteriosa, no en España. Crea empleo sólo con ser optimista. Para él, el mundo es feliz. Sin embargo, hoy ha sido Spanair anunciando el despido de 1.100 trabajadores, ayer Martinsa-Fadesa presentó el Expediente de Regulación de Empleo que dejará en la calle a 234 empleados.
De un tiempo a esta parte los fabricantes de coches con factorías en España ya anunciaron anteriormente despidos masivos: General Motors, Nissan (450 despidos entre enero y mayo), Renault. Pirelli, en clara relación con el sector automovilístico, también se ha sumado a las empresas que regulan empleo Roca (170 despidos), Siemens o Sony (275 despidos).

Las matriculaciones de automóviles en Europa disminuyeron un 2,2% en el primer semestre respecto al mismo periodo de 2007. Sin embargo, mientras en España e Italia se hundieron un 17,6% y un 11,5%, respectivamente, en Reino Unido sólo bajaron un 1,6% y en Alemania aumentaron un 3,6%. Evidentemente, no todos los países acusan la misma crisis, y evidentemente, España es de los que peor salen parados.

Y es que el optimista sabe que la única verdad es aquella mentira que es útil para la vida y, además, comprueba a cada paso que por muy mal que estén las cosas, siempre pueden ir mucho peor.

El vicepresidente segundo del Gobierno y ministro de Economía y Hacienda, Pedro Solbes, dijo hoy en Punto Radio que esta crisis económica "es posiblemente la más compleja que nunca hemos vivido, por la cantidad de elementos que hay encima de la mesa", entre los que destacó el continuo encarecimiento del precio del petróleo y de las materias primas, así como el difícil contexto de financiación internacional, complicado por las sucesivas crisis financieras en Estados Unidos.

La crisis en sí no creo que sea muy compleja, las causas son claras. La subida del precio del petróleo y de las materias primas en sí no implica una crisis económica. Lo que es complejo es la problemática a la que se enfrenta el gobierno por haber negado la evidencia durante años y por no haber tomado las medidas adecuadas para contrarrestar la disminución de la actividad constructora en España, pues ya en 2004 se sabía que a más tardar en 2008 acabaría el elevado volumen de nuevas viviendas por saturación del mercado y porque ya no existirían compradores a los precios que alcanzaron las viviendas.

En una entrevista en Punto Radio, el titular de Economía auguró que la economía española ha crecido entre el 0,1 y el 0,2 por ciento en el segundo trimestre del año, con lo que 2008 podría acabar con un crecimiento cercano al 2 por ciento, que será inferior en 2009. Durante la campaña electoral Solbes aún hablaba de un 3 por ciento. Extrapolando sus previsiones a lo que ha dicho ahora, el 2 de quedará en un -1 por ciento, algo que parece más creible, pues hace poco el BBVA anunció que según sus estudios el crecimiento llegaría este segundo semestre al 0 por ciento, con lo cual se confirmaría lo que avisaron los expèrtos internacionales hace un año: Recesión en 2009.

No obstante, Solbes recordó que, según los cálculos del Fondo Monetario Internacional (FMI), la actividad comenzará a repuntar a finales del próximo año. Es una afirmación muy vaga, pues los expertos también han dicho que la crisis se podría prolongar más allá de 2010 y puede que no remontará hasta 2011-2012.

Según Solbes, la situación actual "es, sin duda alguna, muy difícil y muy complicada" y aseguró que tras haber vivido la crisis del 93 y del 94 "y algunas otras indirectamente", ésta "es la más compleja que nunca hemos vivido, por la cantidad de factores que están encima de la mesa".

Realmente curioso. Como máximo responsable de economía de España, es ahora cuando se da cuenta de la gravedad de la crisis, que califica de muy compleja y difícil. Aunque afirmó que "hay solución" y que se trata de "hacer los ajustes necesarios en la economía española". Claro, sin duda, pero ¿por qué no hizo estos ajustes hace cuatro años cuando aún quedaba tiempo para evitar lo peor? ¿No decía Z hace muy pocos meses que la economía española es tan fuerte que superará los problemas sin más? ¿Qué no nos afectaban las subprime? No serán las subprime de EE.UU., pero la burbuja inmobiliaria hecha en casa es por lo menos igual de grave que la crisis de las subprime.

Explicó Solbes que entre los factores que reducen "claramente" el crecimiento de la economía española también está la menor actividad de EEUU que ha traído una devaluación del dólar, lo que, a su vez, ha hecho que los productos españoles -que se venden en euros- sean caros y menos competitivos, reduciendo las ventas al exterior. Puede ser, pero: ¿Cómo se explica que Alemania no parece sufrir los efectos al estar exportando mucho?

Sigue Solbes, el experto en inflación y desastre económico de tiempos del felipismo, que tiene la "sensación" de que el crecimiento no registrará cifras negativas y apuntó que éstas ya se están produciendo en otros puntos de Europa como Dinamarca, porque "estamos en una situación complicada en todos los países". Hombre, de lo que se trata es echar la culpa de todo al exterior. Pero no explica que no es una situación generalizada.

Considera que "ayudaría" a que esto no pasase que el entorno cambiase "totalmente", con una caída de los precios del petróleo, y la situación también se "calmaría", si lo hiciese el ámbito financiero, aunque insistió en que España necesita una "mayor confianza de la gente en el futuro", que tendría "un reflejo en el consumo", lo que permitiría reactivar la economía. Eso está en línea con Z y el optimismo del País de las Maravillas. ¿Qué confianza puede tener alguien en el futuro si los bancos cierran el grifo de los créditos y cuando la incertidumbre de lo que va a pasar a medio plazo impide invertir en artículos de consumo o de lujo para reactivar la economía? Si uno no sabe el dinero que tendrá dentro de tres meses ¿se va a meter en un crédito para comprar una nevera?

Solbes señaló que trata de ser "siempre optimista", porque España ha demostrado ya que puede adaptarse a circunstancias muy difíciles y también puede hacerlo ahora. "Nos vamos a adaptar también a esta nueva realidad y vamos a superar la situación." Claro que nos adaptaremos a cualquier situación, no hay máas remedio. También saldremos de la crisis. Pero mientras tanto, nos quedan por delante dos a cuatro años para remontar el vuelo.

Por otro lado, el vicepresidente volvió a insistir en la necesidad de la moderación salarial en la actual coyuntura de inflación elevada. Hay que buscar "cuál es el salario adecuado para que no se pierda empleo", ya que "entre que una empresa cierre o que la subida salarial sea menor, yo opto por la segunda", añadió. No hay más remedio: Los puestos de trabajo se salvan con sacrificios. Pero si los trabajadores no recuperan la pérdida de poder adquisitivo al tener que renunciar a subidas salariales con tal de no perder sus puestos de trabajo, ¿qué reactivación de la economía se puede esperar?

Y la problemática no se queda en esto. Es aún más compleja: La locura lingüística en las autonomías gobernadas por partidos separatistas o nacionalistas contribuirá en una parte importante a la reducción de inversiones en Cataluña, el País Vasco, las Baleares y la logísticamente mal situada Galicia. Si ya no son pocos los problemas para mantener a flote una empresa en plena crisis con caída de consumo y ventas, ¿para qué complicarse la vida aún más con lenguas regionales que dificultan la contratación de personal cualificado y suponen costes adicionales para la formación lingüística y la edición de etiquetas, catálogos y otra documentación en las respectivas lenguas cooficiales por exigencias de los gobiernos autónomos.

En cambio, no es compleja la crisis, como tampoco es compleja la búsqueda de soluciones. Pero esto no se resuelve con optimismo, sino con pragmatismo y buen hacer, ambas actitudes o habilidades de las que carece el gobierno socialista y de las que no quiere saber nada el menerre de Zapatero, dedicado a su particular transformación de la sociedad que no llevará a otra cosa que al desastre. España no es ahora sólo el último vagón del tren europeo, es posible que hasta llegue demasiado tarde para seguir subiéndose a él y hasta puede que se parezca más a un barco fantasma que se ha perdido entre las tinieblas tras las tempestades.

3 comentarios:

El Espantapájaros dijo...

Extenso e interesante artículo sobre la actual situación económica. Más que enfrentarnos al capitán Nemo, nos las vemos con el capitán Memo. Y perdón por el chiste fácil.

Lo cierto es que se nos ha mentido antes y después de las elecciones, y ahora todo se fía a a la confianza y al optimismo, como si sólo existiera eso en la economía. Poco a poco, empezando por Solbes, se va reconociendo la gravedad y alcance de la crisis, pero, por otro lado, no se toman las medidas oportunas, sino que se acude al maletín de la señorita Pepis y, encima, Zapatero insiste en su delirio de los derechos sociales (¿?) y del gasto público, que, le gusto o no, no podrá mantener si empeora la situación de los ciudadanos.

pasquino dijo...

Este memo capitán
es criatura menerre *
según Pancracio Celdrán;
vamos… que ni ganapán,
aunque Pepiño se emperre.

¿A dónde va ir Occidente?
con tipos tan caradura?,
¿donde vamos, buena gente,
si nos habéis puesto al frente
a un presidente-basura?

* Menerre: inútil
(Ver contraportada de El Mundo de hoy, sábado 19 julio 2008)

Anónimo dijo...

Don Pancracio Celdrán, sabia criatura