domingo, 13 de julio de 2008

De fariseos y experimentos de caída libre

El PP ensaya nacionalismo light y palabrería hueca

E
l
fin de semana ha sido abundante en vacuidad de los discursos. El PP de las Vascongadas celebró su congreso para elegir una nueva junta ejecutiva tras la marcha de María San Gil, que ni siquiera acudió para un discurso final. Esto facilitó las cosas al equipo de Mariano DiCaprio, y para disimular el desaguisado pepero todos apostaron por superarse entre sí en elogios a María San Gil y pedir hipócritamente su vuelta, que nadie de ellos desea realmente, sobre todo porque saben que la traición de Mariano a afiliados y votantes que apoyan los postulados de la agraviada hace imposible que ella vuelva. También es llamativa la ausencia de Jaime Mayor Oreja, otro activo despreciado ya en los últimos tiempos de Aznar. Para que ambas personalidades brillaran por su ausencia en el congreso, las cosas en el PP tienen que ir muy mal.
Foto: Llama la atención la predominancia del sí en vasco: BAI. ¿El PP no decía que defiende el español? Ah, por eso las mesas blancas de recogida de firmas. Me recuerda una exclamación que oí en 1981 a un vasco que prestaba su servicio militar en Málaga al subirse al tren de Málaga a Madrid: Estoy más blanco que la mente de una vaca. ¿Será esto lo que le pasa al PP?

Dijo Alfonso Alonso que el PP vasco “representa lo de siempre, pero dicho de otro modo”. Esta frase sintetiza perfectamente el perfil de Basagoiti, que aparentemente ha logrado reconducir la crisis del PP vasco, integrando a los críticos, al obtener el apoyo del 82,3% para presidir el PP vasco en sustitución de María San Gil. Sin embargo, la ausencia de una verdadera alternativa hace que se repita un resultado que obtienen actualmente todos los candidatos únicos de los partidos (P$O€, CDC, PP Andalucía). Basagoiti es otro de los hombres grises que rodean a Rajoy para no darle sombra, que eso sería fácil si quedaran personalidades con tirón en el PP.

Javier Arenas ha señalado que el PP vasco es la única alternativa real al nacionalismo ante un socialismo completamente acomplejado. Hombre, si hay un partido acomplejado, éste es el PP. Se acompleja de ser de derechas, de ir contra los nacionalistas, de defender las víctimas del terrorismo, de defender valores cristianos, entre otras cosas. Por eso declara Rajoy: "Somos un partido independiente que tan solo está al servicio de España y de su bienestar." Entonces ¿no son independientes los demás partidos? ¿Existen realmente los partidos independientes? ¿Al servicio de España y de su bienestar? Bueno, en primer lugar al servicio de sus estructuras internas algo mafiosas, pero no de sus votantes. ¡Cuánto altruismo rezuman las palabras de don Mariano!

Se trata de "mejorar sus mensajes y propuestas", pero sin renunciar a sus principios y valores. "Somos un partido de centro que reivindica la moderación y el sentido de la responsabilidad". Esto quiere decir: Encoger el rabo y hacer la pelota a los nacionalistas, dejando los valores y principios en un segundo plano y dar patadas a la gente valiente que realmente levantó el partido. Ser de centro significa tanto como no tener las ideas claras, ya que el centro es algo indefinido entre izquiertda y derecha. La moderación es esa cobardía del centrismo, y el sentido de la responsabilidad se queda en contraposición a lo que se ha hecho cara al electorado pepero.

"No es bueno que el Gobierno equivoque las prioridades que necesita nuestro país y menos aún que lo haga de manera irresponsable buscando divisiones artificiales para distraer la atención y con objetivos exclusivamente partidistas", continua el timonero del Titanic camino del Estrecho de Gibraltar, haciendo referencia al laicismo, el aborto o la eutanasia.

A su juicio, cuando hay una crisis de
"enorme envergadura" hay que propiciar el consenso y "evitar los escenarios de crispación y conflictos sociales". Una crispación que, por cierto, ha provocado la izquierda bolchevique formada por P$O€ e Izquierda Hundida y por la Triple N, esto es, nacionalistas catalanes, vascos y gallegos. Una crispación que fue un acierto estratégico de la izquierda, ya que don Mariano y su equipo entraban al trapo de todo lo que soltaban los ventiladores de fango de los socialistas en lugar de presentar alternativas a los ciudadanos españoles para que la crispación provocada perdiera fuelle al hacer caso omiso de la palabrería hueca y las maniobras sucias de Z.

Los dirigentes del PP liderados por don Mariano no supieron replantear su estrategia iniciada en 2004 y continuaron siempre con la misma canción tan tediosa del ataque repetitivo y cansino con los mismos temas cada día, cuando la mejor arma es ignorar al contrario presentando un discurso inteligente de contenidos y alternativas convincentes.

Pero lo que ocurre al PP es que aún está anclado en los tiempos de Alianza Popular. Así es que el ex ministro del regimen del General Franco, don Manuel Fraga Iribarne, hizo una aseveración que sonaría acertada si no fuese aplicable al él mismo. Instó a Aznar a "quedarse fuera de la política". Será que Aznar ya no tiene nada que aportar a la política española, él en cambio sí. Pienso que un político octongenario superviviente de tiempos en los que la mentalidad política no era la de la democracia (y suponiendo que esa mentalidad predomina en la España de hoy, cosa que dudo) es el menos indicado para dar consejos de este tipo. Es él quien sigue mandando realmente en AP, digo PP. Debe ser que unos han traicionado a los otros: Aznar a Fraga, Rajoy a Aznar. Los altos mandos del PP casi recuerdan a los tiempos visigodos, cuando los reyes visigodos se eliminaban unos a otros para hacerse con el poder, más o menos dándose con los bastos en la cabeza.

Curioso el cuadro de Rajoy y Aznar en la jornada celebrada en la FAES (simulando su gran estima mutua), esa fundación que es resultado de la fusión de las anteriores fundaciones como la Cánovas del Castillo, que en su día tenían una actividad de calidad y proyección pública al formar las bases de AP.

Rajoy ha calificado a la Fundación de "laboratorio de ideas y departamento de I+D+i" del Partido Popular. Pues debe ser un laboratorio decimonónico de la caída libre. I+D+i, esto suena a Involución, Desánimo e ingratitud. Involución porque la vuelta al centrismo reformista es volver a 1982, cuando Adolfo Suárez creó esa nueva idea centrista de indefinición crónica que fracasó definitivamente en 1989 con la paultatina integración en el PP (AP-PDP-PL). Desánimo porque es desalentador que el PP renuncie a sus bases ideológicas en mor de acercarse a los nacionalistas en la creencia de beneficiarse del mismo efecto absorbente del voto nacionalista que ha experimentado el P$O€ al defender posiciones del nacionalismo radical (se ha podido comprobar que el hecho de que el PP se mostrase más papista que el Papa al imponer el bilingüismo en las comunidades autónomas gobernadas anteriormente por él (Galicia, Baleares) no surtió efecto.

En resumen, este fin de semana ha sido prolífero en declaraciones de los fariseos del nuevo PP, que se ejercita en la palabrería hueca zapateril para su paulatino acercamiento a la inoperancia e ineficacia que tanto caracteriza a socialistos y nacionalistas. Con lo que no cuenta el PP rajoyano es con la sensatez y la inteligencia de los hasta ahora votantes del PP. Especialmente entre sus propias filas de afiliados aumenta el descontento con la línea dicatorial genovense, que está mucho más patente entre sus votantes en general tras episodios traumáticos como el abandono por parte de María San Gil. Las aguas se vuelven más turbulentas.

No hay comentarios: