viernes, 1 de agosto de 2008

Coronación de S.M. el Rey de Tonga

El pasado día 29 de julio de 2008 tuvo lugar la Coronación del Rey de Tonga Don George Tupou V, que siguió la tradición al más puro estilo británico. Es el único Rey actual que tiene el valor de mantener viva la simbología monárquica del acto de coronación utilizando todos los atuendos que caracterizaban estos actos y simbolizaban los poderes del Rey. Es también el último Rey con poderes absolutos y ya anunció al suceder a su augusto padre el Rey Taufa'ahau Tupou IV, fallecido el 10 de septiembre de 2006 a la edad de 88 años, que va a ceder la mayor parte de sus poderes al parlamento.


El nuevo Rey tiene la intención de modernizar las estructuras políticas del país. Puede parecer injusto (como comenta alguno) que aún exista alguna Monarquía absoluta, pero hay que tener en cuenta que el pueblo de Tonga nunca ha puesto en duda a sus Reyes y su Monarquía. No se pueden aplicar los esquemas europeos a cualquier país del mundo ni dar por hecho que un pueblo, por seguir con estructuras políticas ancestrales, se siente infeliz.

Tonga no es España ni Estados Unidos, es un pequeño Reino polinesio. El Rey no es un déspota, ni lo fue el penúltimo Rey de Nepal, Birendra, que al igual que el Rey de Buthan procedió a modernizar el país, un proceso interrumpido por el regicidio ejecutado por el príncipe heredero (¿no estaría bajo influencias de los maoístas a través de su novia tan rara que tenía?), lo que hizo que llegara al poder Gyanendra, que nunca debía haber subido al trono y no lo habría hecho en condiciones normales. Lo que gusta interpretar a algunos izquierdosos europeos no es lo que sienten otros pueblos a los que quieren imponer formas y estructuras de estado que nada tienen que ver con la voluntad popular ni con la realidad social de países con otras culturas y otras tradiciones. Y decir que la ceremonia en Tonga supone un despilfarro es una falacia, pues usan atuendos heredados de los Reyes anteriores, y aunque el coste de las ceremonias es alto para los presupuestos de Tonga, la ocasión se lo merece, pues comparado con despilfarros como los de nuestros políticos, que se dedican a comprar votos y repartir bombillas en lugar de crear empleo e infraestructuras, no me parece criticable, ya que supone también una importante proyección del Reino en el exterior fomentando el turismo. Estos comentarios sobre los costes ya han sido rebatidos con datos y no son más que demagogia barata que no se sostiene. Seguramente lo que gasta la Vicepresidenta de la Vogue en modelitos cada año (cada uno cuesta fácilmente seis mil euros) supera con creces lo que puede haberse gastado el Rey de Tonga en la ceremonia celebrada con símbolos y atuendos que de todas formas ya tenía. Como defensor de la institución monárquica celebro que se mantengan las tradiciones y lo aplaudo, pues los símbolos del estado y de la nación deben ser intocables y lucirse siempre que la ocasión lo aconseje. Ellos son la representación de la unión entre el pasado, el presente y el futuro, de la continuidad y la estabilidad de una nación encarnada en su Rey. En una ocasión única tras el largo reinado de su augusto padre, el Rey como máximo representante del pueblo y del país que forman la nación debe quedar investido con todos los simbolos de la Monarquía como expresión de los altos valores de la institución, valores de los que carecen precisamente los que se dedican a destruir a sus naciones con estrategias de desestabilización y centrifugación. Por eso exclamo con entusiasmo:

¡Larga vida al Rey! ¡Viva el Rey de Tonga!

A continuación algunas fotos de la ceremonia.



6 comentarios:

Anónimo dijo...

es deprimemte como alguien puede parecerle justo ese tipo de despotismo. Su pais en la miseria y esa monarquia despilfarrando el presupuesto público en lujos. Además un pueblo que no tiene libertades reconocidas. Creo que le ocurrirá como al viejo despota de Nepal, que se le acaban los dias. Las monarquias, son rémoras e incompatibles con la libertad y la democracia. Poco a poco la humaniddad debe ir aprendiendo. Cierto que existen regimennes republicanos tiranicos, pero ese no es el concepto de estado democrático al que me refiero. Por la Libertad, la Democracia y la República, no más monarquias y tiranias.

Ronald Reagan dijo...

He leído un comentario suyo en el blog del arzobispo emérito de Pamplona y he entrado en su blog. Comparto y suscribo sus artículos y sus principios.
Le invito a entrar en mi blog y, a poder ser, poder dialogar (de verdad) para poder encontrar una verdadera solución para quienes no nos sentimos representados por nadie en el arco parlamentario pese haber votado (en mi caso e imagino que en el de muchos más) al Partido Popular.

http://inveritaslibertas.blogspot.com

Le animo a que me escriba en el mail del perfil. Pondré su blog en mi lista de blogs recomendados. No es gran cosa, pero mal no viene.

Un cordial saludo desde Cataluña

pasquino dijo...

El rubio Menelao teme ¡oh! Atreides Imparable, que con tanto monicaco vas a reventar las cóncavas naves y se va a tener que volver en patera con la bella Helena, que Odiseo, el más astuto de los mortales, se tiene que ir de odisea –como su nombre obliga-, y que el caballo de Troya ni está para más trotes ni es el arca de Noé.
Pericles se da de cabezazos en los Propileos, que los va a dejar hechos una ruina antes de tiempo, y anda gritando ¿para qué ganamos la batalla de las Termópilas, para qué corrimos Maratón? Y Jesús de Nazaret en cuanto se entere te suelta una de sus frases para el mármol: No se hizo el hombre para el sábado.

La aventura de Occidente empezó hace más de veinticinco siglos cuando aquellos soberbios seres descubrieron la verdadera categoría del hombre como persona, de uno en uno, descubrimiento que luego el cristianismo incorporó y dio un sentido trascendente. Desde entonces el hombre, hembra y varón, que nadie proteste, es decir, la persona, es la medida de todas las cosas. Y todo lo demás, sábado, como mucho, porque hay días peores.

Todos los respetos para el nuevo Rey de Tonga al que deseo feliz y próspero reinado para sus súbditos, o mejor dicho, ciudadanos, pero eso en principio no garantiza nada. España y Maruecos son reinos y Alemania y Argelia repúblicas y el Reino de España y la Répública Alemana pertenecen a un mismo mundo en el que mejor o peor se marcha en la dirección del respeto a la dignidad de la persona, que es lo fundamental.

Remedo un chascarrillo un tanto cruel y digo, acordándome de una señora que apenas ha podido contener la mueca de burla cuando ha hablado de la lealtad entre el gobierno y la Iglesia, ésa ,ésa, esa señora tan mona, la vice que nos vacila, que en Venezuela y en Tonga mono se queda un gorila aunque corona se ponga.

Así está Murcia dijo...

Bueno, es curiosa la ceremonia, parece extraida de otro siglo, ¿por qué no hacen eso los Reyes de otros países?

Atreides dijo...

Porque se dejan intimidar por la izquierda radical y quieren quedar guays presentándose "como un ciudadano más". En España la Corona ya ni se ciñe desde Carlos III, creo, por eso les falta a los Reyes europeos la inspiración divina, supongo, que esa entra por la Corona al ponérsela el arzobispo. ;-)
Critican el coste de la ceremonia, pero se hace una vez cada cuatro décadas, qué más da. ¿Cuánto cuesta la fiesta nacional francesa? Nadie la pone en duda.

Gonzalo dijo...

Yo soy ARGENTINO, NO me gusta la forma de gobierno Republicano,Representativo y Federal.
ME CANSÉ DE ESTA FORMA DE GOBIERNO. TANTAS DICTADURAS... APOYO A BELGRANO QUE DECIA PROPONER UN REY, BUENO, NO INCA. ES OBVIO QUE EL REY USE ESE TIPO DE TRAJES EN SU CORONACION PERO ENTENDAMOS QUE ES EL REY. LA POBREZA FUE Y SERA SIEMPRE UN PROBLEMA. COMO JESUS DIJO AMI NO ME TENDRAN TODA LA VIDA, PERO A LOS POBRES SÍ. NO NOS FIJEMOS EN LAS "PILCHAS", FIJEMONOS QUE NOSOTROS PODEMOS HACER POR LOS POBRES. RECUERDEN QUE GENEROSIDAD ES DAR LO QUE NOS CUESTA, Y NO LO QUE NOS SOBRA. LO MISMO CON LA IGLESIA.