sábado, 13 de septiembre de 2008

Chávez agita los sables

Las últimas declaraciones del dictador comunista venezolano Hugo Chávez confirman no sólo su locura progresiva, sino sus ganas de hacer la guerra, al ser posible contra los Estados Unidos de América, a los que odia más que lo que odiaba Bush a Sadam Huseín.

A raíz de la retirada del embajador de Bolivia en EE.UU. por parte de la marioneta chavista y aprendiz de dictadorzuelo comunista indigenista incapaz de gobernar a su país, cuya mitad está en pie de guerra contra Morales por su política colectivista perjudicial para la economía boliviana, EE.UU. retiró el suyo, pues Morales no ha dudado en acusar a EE.UU. estar detrás de una conspiración contra él (eso de echar balones fuera acusando al exterior de los problemas internos es algo habitual en todo bolchevique - véase Zapatero, que culpa a la crisis internacional del desastre que causa su política económica en España totalmente inexistente).

A consecuencia de la retirada del embajador estadounidense en Bolivia, Chávez ha retirado el suyo y expulsado el embajador estadounidense en Caracas, todo ello acompañado de uno de sus mítines, esta vez con más insultos contra EE.UU., el país que compra aproximadamente el 70% del petróleo venezolano.

Al margen de que utiliza la retirada del embajador estadounidense en La Paz para retirar el suyo en Washington y provocar una crisis diplomática con tintes prebélicos, los asuntos internos de Bolivia o bilaterales entre Bolivia y EE.UU. las toma como propias, como si Bolivia fuera territorio suyo, como dice muy bien Jaime Bayly en su programa de televisión MegaTV.

Si añadimos a esto las maniobras conjuntas con Rusia en territorio venezolano y la entrega fáctica de Venezuela al ámbito de influencia de Rusia, que encantada usa al loco de Chávez para acorralar aún más a EE.UU., un plan que persigue desde 1961 cuando se provocó la Crisis de Cuba, está claro que Chávez busca la guerra, posiblemente también a causa de los crecientes problemas internos en venezuela que supone el aislamiento creciente del país del mundo occidental para la economía nacional.

La estulticia grandilocuente de Chávez le viene muy bien al jefe de gobierno (y de la KGB, la Cheka y la GPU) Vladimiro Putin, hombre listo y hábil, que tiene en Chávez y Venezuela "aliados estratégicos" (el gorila dixit). Luego sale Putin diciendo que Georgia es una amenaza para Rusia y que la instalación de bases militares de la OTAN en países vecinos de Rusia (que no por ello dejan de ser independientes y soberanos) son una provocación para Rusia. Las maniobras soviético-bolivarianas previstas para noviembre ¿no son ninguna provocación y amenaza para EE.UU.?

Los cuatro vídeos del programa de Jaime Bayly son lo suficientemente ilustrativos de la situación. Se lo recomiendo a mis lectores. Los vi en el blog de Martha Colmenares.








1 comentario:

Martha Colmenares dijo...

Pues esta tarde estuvo nombrando su cuadro para la batalla.
Ay Dios, este hombre nada más que por el vocabulario enloquece.
Saludos, Martha
Lo enlazo