viernes, 26 de septiembre de 2008

El Esperpento en la ONU

Zapatero ya me horrorizaba cuando era candidato en las elecciones de 2004, no sólo por ser socialista, sino porque quedaba a la vista que no se trataba de un hombre apto para el cargo al que aspiraba.

Incluso se puede llegar a pensar que, aunque no estuviera preparado para desempeñar eficazmente la tarea de dirigir el equipo de gobierno de un país europeo -hasta hace cuatro años- de cierta relevancia, podría aprender a desempeñarlo con un nivel mejor que mediocre. Pero tras escucharle esta semana hablando ante los empresarios estadounidenses, me causó la sensación de vergüenza ajena, porque no estaba hablando solamente en España, donde le conocemos ya de sobra, sino ante un grupo de personas que saben algo más de economía que alguien que se aprendió algunos conceptos en dos tardes y asesorado por lumbreras como Miguel Qué.

Ante el "Foro de liderazgo mundial", Zapatero aseguró que España "ha superado la media europea de renta per capita" y que ha "superado a Italia, cosa que deprime mucho al primer ministro Berlusconi". Nuestro objetivo "es superar en renta per cápita a Francia, en tres o cuatro años. Esto no lo quiere ni oír mi amigo Sarkozy", continuó metiendo la pata aún más a fondo.

Aún
puede uno decir que bueno, poner bien a España para que inviertan en ella es algo de buena voluntad, aunque para ello habría que suponer que los empresarios americanos son tan membrillos como Zapatero para no saber ya hace tiempo lo mal que va la economía española (fueron -entre otros- expertos americanos que en verano de 2007 vaticinaron el desastre que ahora empieza), pero lo que sobraba a todas luces fueron los comentarios infantiles sobre Berlusconi y Sarkozy, por otra parte completamente fuera de lugar y existentes sólo en la fantasía de José Luis en el País de las Maravillas.

Pero la cosa no se quedó en eso. "Quizás España", continuó, "tenga el sistema financiero más sólido de la comunidad internacional. Hemos tenido un marco de regulación y de supervisión reconocido internacionalmente por su calidad y por su rigor". España, ha avanzado, recuperará "pronto" la senda de su crecimiento potencial, gracias, entre otros factores, a sus cuentas públicas saneadas y a que "quizá cuenta con el sistema financiero más sólido de la comunidad internacional".

Como se comenta en la prensa digital por parte de muchos lectores, este hombre necesitaría ser revisado psiquiátricamente. Esta falta de realismo y la negación absoluta de los problemas económicos sólo demuestran que no sabe valorar adecuadamente lo que ocurre llamando a las nubes negras cielo azul con arco iris. Me recuerda mucho a Hitler cuando seguía hablando de la victoria final teniendo a los rusos a tres manzanas de su búnker.

Las ocurrencias del primer ministro español no se quedaron en estas contemplaciones de la situación económica y la envidia que da España al resto del mundo. Zapatero resaltó una gesta extraordinaria que se valora especialmente en Estados Unidos al presumir ante unos veinte alumnos de la Academia Militar de West Point, la de más prestigio de los EE.UU., de haber sido valiente y de haber sacado las tropas de Iraq. Ha intentado, ha dicho, ser "un gobernante que cumple con su palabra, sacando a las tropas de Irak" y haciendo de España "un país avanzado en derechos y libertades" con leyes que favorecen la igualdad entre hombres y mujeres. Será que España no ha sido un país avanzado hasta la llegada al poder de Zapatero, pues los derechos y libertades se consagraron en la Constitución de 1978.

"Mi gobierno es uno de los pocos del mundo con más mujeres que hombres y les puedo asegurar que funciona mucho mejor", afirmó entre las risas de los asistentes. Las risas seguramente se deben a que algunos conocen estas mujeres que superan a los hombres en el gobierno no sé si sólo cuantitativa o también cualitativamente. Si pensamos en Maleni y Bibí, tenemos ya dos ejemplos destacados de ese funcionamiento, aunque por otra parte no es difícil superar a Zapatero.

No bastante con estas dos intervenciones, el presidente del gobierno presentó ante la Asamblea General de Naciones Unidas su propuesta para que en 2015 se alcance una “moratoria universal de la pena de muerte, como primer paso para conseguir su abolición”.

Pidió a los representantes de los países que aún contemplan la pena capital en sus ordenamientos que “apoyen esta medida” y “acepten participar en un proceso de reflexión sobre el sentido de este castigo inflingido por los Estados”. Lo que debe olvidar Zapatero que la pena de muerte existe en una de las (in)civilizaciones que forman la alianza lanzada por el zopenco de León en 2004 durante su primera intervención iluminada ante la ONU, pues su amigo del alma Ajmadineyad preside un régimen que ahorca, fusila y apedrea a sus ciudadanos que no cumplen con el Corán según las interpretaciones chiítas.

Por lo demás, la intervención de Zapatero estuvo centrada en la necesidad de que la comunidad internacional cumpla los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), las metas que se fijaron en 2000 para reducir la pobreza extrema y el hambre en el horizonte de 2015. No obstante, el presidente no lanzó ninguna iniciativa concreta en este sentido, algo que no extraña, pues sus propuestas son siempre vacías, huecas, ya que no sabe ni él cómo ponerlas en práctica.

El jefe del ejecutivo consideró que, tanto en el ámbito de los ODM como en el de los Derechos Humanos universales, los resultados están “aún lejos de colmar” las aspiraciones de la comunidad internacional. Y advirtió de que los países desarrollados no pueden “excusar el incumplimiento” de sus obligaciones “en la situación de los mercados”.

Subrayó que cumplir los ODM no es sólo atender imperativos éticos, “en sí mismos inaplazables” sino “actuar responsablemente en favor de la estabilidad y del equilibrio internacionales”. “Es apremiante" -continuó- "ponerse a la tarea de construir un nuevo orden financiero mundial, que prevenga situaciones como las que estamos viviendo; y es apremiante proseguir con determinación en la lucha contra el hambre y la miseria que sufren, inaceptablemente, millones de seres humanos, y que son fuente continua de conflictos y de presiones migratorias difíciles de controlar”.

Zapatero es realmente grandioso en lanzar grandes iniciativas. No sólo una Alianza de Civilizaciones, que se centra sobre todo en países no civilizados como Irán, sino ahora también un Nuevo Orden Financiero. ¡Chapó! Para subrayar su extraordinaria currencia, trajo a colación unas palabras del ex terrorista y ex presidente de Sudáfrica Nelson Mandela, quien destacó en un momento dado que la pobreza no es “resultado de fuerzas de la naturaleza”, sino de “la acción u omisión de los hombres, en particular de aquellos que ocupan posiciones de liderazgo en la política, la economía y otras esferas de la actividad humana”. Cierto, por ejemplo aquellos como el dictador comunista sanguinario Mugabe de la antigua y floreciente Rhodesia convertida por él en la desolada y arruinada Zimbabue, el dictador comunista Chávez que arruina a Venezuela, el dictadorzuelo comunista Morales que arruina Bolivia...

En opinión de Zapatero, “todos los países desarrollados deben afirmar” su compromiso con destinar el 0,7 de su Producto Interior Bruto (PIB) a ayuda al desarrollo para 2015, realizar ese “esfuerzo a pesar de las dificultades”, remarcó, para que se pueda avanzar en el cumplimiento de los ODM, las metas que la comunidad internacional se fijó en 2002 para, entre otras cosas, reducir la pobreza extrema y el hambre en el horizonte de 2015.

R
ecordó Zapatero
que España alcanzará el 0,7 por ciento en 2012. El jefe del ejecutivo alertó de que el “debilitamiento de la economía mundial”, unido al “fuerte” aumento de los alimentos, de la energía y el cambio climático “amenazan con invertir alguno de los progresos logrados en materia de desarrollo, especialmente en los países menos adelantados”. “Parece que varios países podrían no estar en condiciones de cumplir el objetivo de desarrollo del milenio de reducir la pobreza a la mitad para 2015″, advirtió, por lo que instó a los participantes en la mesa a presentar propuestas sobre una lista de puntos que pasó a enumerar. Parece que olvida que España, actualmente, no puede ni cumplir con sus compromisos internos: devolución de IRPF, ayuda de emancipación, pago único por recién nacidos. Así que: ¿Cómo va a afrontar la ayuda a los países subdesarrollados?

En primer lugar, animó a debatir sobre cómo se puede transformar la agricultura de subsistencia para lograr “aumentos de la productividad agrícola a largo plazo, reducir la pobreza y el hambre y asegurar el desarrollo de una base económica diversificada”, “aprovechen la creciente demanda de biocombustibles” y cómo sería posible “armonizar eficazmente la cooperación internacional” al desarrollo. También pidió asimismo que se preste atención a la igualdad de género y el fortalecimiento del papel de la mujer en las políticas de desarrollo.

Luego me queda una duda: ¿De qué habla Zapatero cuando se reúne con sus amigos Ajmadineyad, Erdogan, Chávez? ¿De estas mismas cosas? Lo que, de todas maneras, ha quedado nuevamente a la vista es que Zapatero es un esperpento que animaría, sin duda, algunas de las obras de Valle Inclán. La era Zapatero, en este caso, serviría como desastre del 08.

No hay comentarios: