domingo, 26 de octubre de 2008

El Esperpento no estará en Washington

El más patético de todos los jefes de gobierno europeos, Rodríguez Zapatero, no para de lamentarse de no haber sido invitado a la supercumbre en Washington y mendiga cual un limosnero ser invitado al gran encuentro de las grandes naciones industrializadas del mundo. Aún esgrime que "España es la octava potencia económica" viviendo de unos recuerdos de la era Aznar, mientras que España ya bajó a la novena posición hace más de un año, por detrás de Canadá, si no es que mientras tanto la posición sea aún peor a la vista de que España ya ha superado a Eslovaquia en tasa de desempleo siendo el país miembro de la UE con la mayor tasa del paro de los veintisiete que componen la Unión. Foto: Zapatero y España se quedan mirando desde fuera.

Esta situación no es sino consecuencia de una política exterior marcada por el infantilismo y el fanatismo de revolucionarios de salón que no hacen más que codearse con regímenes comunistas dictatoriales como Cuba y Venezuela. Paralelamente a los lamentos zapateriles de no ser invitado a las cumbres de máxima importancia, el ministro de exteriores de los desatinos, tan dado a hablar en lenguas africanas ininteligibles para los mismos africanos, se reúne con su homólogo cubano y después con el homólogo venezolano para hablar de ¿negocios de armas?, ¿libertades no deseadas?, ¿relaciones con la URSS? (ay, perdón, con Rusia). Es decir, lo están arreglando. Foto: El MAE español Moratinos con el MAE venezolano Nicolás Maduro (24-10-2008).

Puede parecer una nimiedad, pero insultar a la bandera estadounidense siendo el jefe de la oposición (2003) o del gobierno de un país miembro de la OTAN y que cuenta con no desdeñables inversiones americanas en territorio español, es no sólo una falta de educación, sino una falta de visión y una carencia total y absoluta de diplomacia y del sentido de la responsabilidad. Ser jefe de gobierno de una democracia avanzada europeo-occidental no puede estar supeditado a ideas revolucionarias y antiamericanas de un político inmaduro, incapaz de pronunciar una frase en inglés u otra lengua relevante en el mundo y tan poco previsor como para no haber tomado medidas económicas cuando ya se sabía que en 2008 la construcción sufriría un fuerte retroceso, con o sin crisis económica.

El señor Zapatero mendiga ahora ser recibido por los grandes del mundo (grande entendido en el sentido de relevante), después de que recientemente hablara jocosamente de dos de ellos, Berlusconi y Sarkozy, dando delante de los empresarios estadounidenses reunidos para escuchar al Cantinflas español una imagen esperpéntica al más puro estilo valleinclanesco y dando muestras sobradas de su total desconocimiento de la realidad. El por Zapatero tan alabado sistema financiero español ahora está dando muestras de debilidades, como en el caso del Banif (Grupo Santander), gravemente afectado por la quiebra de Lehmann Brothers por haber invertido en dicha entidad más de 400 millones de euros de sus clientes. Pero nuestro esperpento leonés ya avanzó que la crisis americana no afectaría a nuestro excelente sistema financiero español. Foto: El MAE español Moratinos con el MAE cubano Felipe Pérez Roque (14-10-2008).

La grandilocuencia de nuestros revolucionarios de salón instalados en el Palacio de la Moncloa convierte a España en el hazmerreír del mundo entero. Y sin darse cuenta, según parece, el muñeco diabólico se pasea con su sonrisa ortopédica por la cumbre europeo-asiática como si nada, rodeado de colores revolucionarios y el capitalismo más atroz de los herederos de Mao. Pero que no se quejen los 11 millones de sus votantes, muchos de ellos ahora en paro. Es lo que querían. Del corazón de Europa, del que Zapatero nos sacó, a país marginal y marginado de la política mundial. Chapó, señor Zapatero, chapó.

7 comentarios:

Miguel A. dijo...

Una política exterior nefasta. Y es que se puede defender el no-intervencionismo (yo lo defiendo), pero no el aislacionismo y la alianza con dictaduras insignificantes y poco civilizadas.

Un saludo

El Espantapájaros dijo...

Magnífico y esclarecedor artículo, Atreides.

Zapatero está recogiendo los frutos de cinco años de política exterior equivocada. Me hace mucha gracia cuando, refiriéndose a Aznar, comenta este pobre hombre que "Grandes amistades hubo y fíjese de qué han servido". Vaya cretino. Si él se hubiese ocupado de mantenerlas en vez de jugar a su pueril antiamericanismo, todo sería distinto ahora.

La verdad es que desconozco la importancia que pueda llegar a tener la cumbre, pero me molesta, como español, el grado de humillación al que el Gobierno está sometiendo al país para que estemos allí. Si te dicen que no, al menos ten la dignidad para no ir mendigando.

albertoestevez dijo...

Ideas políticas aparte, personalmente me parece vergonzoso que España no vaya a asistir a esta crucial cumbre presumiblemente porque al señor Bush se le haya antojado. Es algo inadmisible y aunque las relaciones entre estos dos países hayn sido inexistentes en los últimos años, son dos naciones que están "condendas" a entenderse. España aún tiene mucho que decir respecto a lo que se entiende como política exterior y macroeconomía.

Un cordial saludo.

Atreides dijo...

Cierto, Alberto, pero España ahora mismo no pinta nada en el mundo. También a Z se le podría dejar en evidencia invitándole a la cumbre, porque no sabe hablar de economía, con su palabrería hueca no dura ni cinco minutos. Pero no es sólo Bush que no quiere nada con él, por, lo menos Merkel y Berlusconi piensan igual sobre Z. Hasta ahora, Merkel ha acabado con todos que se le han opuesto o han hablado mal de ella. Lo de "fracasada" no lo dijo Z sin consecuencias. Luego, intelectualmente Merkel, Berlusconi y Sarkozy le dan mil vueltas a Z. Entiendo que no le soporten.

Martha Colmenares dijo...

Como se juntan los mochos pa'rascarse. Moratinos no se separó un instante de su homólogo de Venezuela en la entrega del Premio Príncipe de Asturias.
Estoy pendiente del premio, tengo una semana a media máquina, pero tranquilo, soy tardía pero segura.
Un abrazo

lojeda dijo...

Tienes toda la razón del mundo en tu post, y te felicito por la claridad con que lo has expresado. Verdaderamente es una vergüenza el papel que estamos haciendo fuera de nuestras fronteras, implorando y suplicando un asiento en la cumbre, cuando nos han dicho por activa y por pasiva que no estamos invitados, y encima esta mañana Pepiño seguía insistiendo en TV, que somos la octava potencia del mundo y que tenemos que estar presentes para aportar ideas de como frenar esta crisis mundial
No saben como arreglar lo que tienen entre manos en España, y se van a poner a dar consejos la las potencias mundiales de cómo se soluciona.
verdaderamente patético todo este tema, pero lo más triste es que, se estarán riendo no nosotros, y creo que no nos lo merecemos.
Un saludo.

Atreides dijo...

Claro, Lojeda, es más fácil dar consejos que dar ejemplo, sólo hay que pensar en Rousseau, experto en educación infantil, que abandonó a todos sus hijos que tenía con muchas mujeres... los jacobinos-socialistas son todos iguales, da igual en qué contexto.