miércoles, 29 de octubre de 2008

¡Los bolcheviques cierran Tempelhof!

Ha llegado el fatídico día del absurdo y del surrealismo. Wowereit, socialista, el nefasto alcalde de Berlín, y sus camaradas de coalición del derivado del SED (ahora llamado eufemísticamente La Izquierda), partido que oprimía durante 40 años a la población del sector soviético de Berlín y la Zona Soviética convertida en estado títere de la URSS (República Democrática Alemana), cierran el Aeropuerto Central de Tempelhof. El 30 de octubre a las 24:00 horas apagan -tal vez para siempre- las luces del mejor y más antiguo aeropuerto comercial de todos los tiempos, desoyendo el clamor popular de mantenerlo abierto (en los distritos vecinos del aeropuesrto entre un 70 y un 80% de los votantes votaron a favor de la continuidad del aeropuerto), ignorando la situación económica de la ciudad de Berlín, obviando que Berlín sólo tiene un aeropuerto obsoleto y sin conexiones de metro para acoger el tráfico aéreo de línea (Tegel), completamente saturado, pasando por alto que no hay presupuesto para ampliar Tegel y reformar la pista rusa de Schönefeld, en el estado federado vecino de Brandemburgo, en medio de la pampa oriental a una hora del centro de Berlín, sólo para satisfacer las ansias de revanchismo de los comunistas resentidos por un puente aéreo montado por los aliados occidentales para superar el bloqueo soviético a Berlín Occidental y salvar dicha parte de la ciudad del yugo comunista y conseguir que venciera la libertad.

Berlín tiene un alcalde gobernador traidor de su propia ciudad, un berlinés occidental vendido al este, un alcalde que no respeta la voluntad popular ni aporta nada para mejorar la situación económica de la ciudad.

Para más inri, para que la afrenta sea aún más dolorosa, el "Rosinenbomber" (bombardero de golosinas, como se llamaba a los aviones que abastecían a Berlín Occidental con víveres durante el asedio soviético) que siempre daba paseos aéreos por Tempelhof ¡SERÁ TRASLADADO A SCHÖNEFELD, LA PISTA MILITAR DE LOS SOVIÉTICOS! y no bastante con ello, las radiofrecuencias ¡TAMBIÉN PASARÁN AL ESTE, A MANOS DE SCHÖNEFELD! en lugar de pasar a Tegel, lo que sería lo lógico, el áeropuerto que absorbe actualmente el tráfico aéreo regular de la ciudad, mientras que en Schönefeld aterrizan principalmente las compañías de bajo coste.

¡CONTEMPLAD A ESTE AÉROPUERTO! diría ahora Ernst Reutter, aquel gran alcalde que tenía Berlín en horas tan tensas en 1948 durante el asedio. El alcalde Wowereit está atentando contra la dignidad de Berlín. Es un irresponsable. Tempelhof es más grande que Tegel, podría ofrecer un servicio de alta calidad y dispone de edificios (el tercer edificio más grande en superficie del mundo) que podrían albergar un sinfín de instalaciones, centros comerciales, oficinas, salas de espera, restaurantes, bares, etc., algo completamente impensable en Tegel por las limitaciones de sus instalaciones creadas en los años setenta.

Es triste este momento, uno de los más tristes en la historia de la ciudad de Berlín. Es vergonzoso que la canciller Merkel (¡germano-oriental!) no haya tomado partido por el aeropuerto, que dispone de instalaciones inacabadas para recepciones de estado y que en un 60% es propiedad federal sobre la que el alcalde dispone alegremente sin tener ni siquiera un plan para su aprovechamiento posterior ni mucho menos presupuesto para acometer obra alguna. El aeropuerto va a generar gastos de mantenimiento superiores a los actuales al no generar ingresos como hasta ahora.

Según los sondeos de opinión del diario alemán Die Welt, el 80% de los lectores apoya el mantenimiento del aeropuerto. Pero Wowereit se impone, no escucha. Como no, es lo que es: un bolchevique.

Wowereit, traidor, dimite.
Eres indigno de ser alcalde de Berlín.





Por la Libertad.
Por la Dignidad.
Por la Justicia Histórica.
Salvemos Tempelhof.





Un resumen muy bueno sobre la arquitectura del aeropuerto aquí.

7 comentarios:

albertoestevez dijo...

Según tengo entendido y por lo que he leído, el Aeropuerto de Berlín-Tempelhof,actualmente, es el menos utilizado de los tres aeropuertos berlineses, más que nada debido a su ubicación, muy próxima al centro de Berlín, lo cual impide hacer reformas fundamentales como la ampliación de pistas, etc.
Es más de los aproximadamente 20 millones de pasajeros que utilizaron los aeropuertos de Berlín, menos de 350.000 pasaron por Tempelhof.

Un cordial saludo.

Alberto Estévez.

Atreides dijo...

Alberto, eso es cierto, pero responde a una campaña del Senado de Berlín que lleva años y por la que se ha estado presionando a las compañías aéreas para que trasladaran su tráfico a los otros dos aeropuertos. Como la administración de los aeropuertos corresponde al estado federado de Berlín, se ha hecho todo lo posible por acabar con el tráfico aéreo en Tempelhof para justificar que no es necesario mantenerlo abierto. Su ubicación no es peor que la de Tegel, el aeropuerto de Tegel está tan pegado a la ciudad como tempelhof, y Schönefeld no es que esté lejos de zonas urbanas, incluso el tráfico aéreo de Schönefeld es mucho más molesto para la población de la zona (Köpenick) que puede haber sido Tempelhof. EN Tempelhof estás en coche a 10 minutos de cualquier punto del centro, además hay estación de metro en la puerta. Viendo la ubicación, está prácticamente abierto al exterior de la ciudad, los aviones llegan a la ciudad y aterrizan sin sobrevolar muchas zonas urbanas, para ir a Tegel los aviones rodean toda la ciudad. Lo que ha faltado es que los empresarios y las compañías aéreas presionasen al Senado de Berlín, pero se dejaron "comprar" con tarifas ventajosas para usar Tegel, de modo que los 350.000 pasajeros no responden a la demanda, sino a la oferta manipulada por el gobierno de Berlín.

Republica Rojigualda dijo...

Anda, pero si los alemanes nostálgicos del bolchevismo también tienen su memoria histórica. Y yo que pensaba que eso solo pasa en Expaña...

Atreides dijo...

El paralelismo es del 100%, la historia de vencedores y vencidos. Los bolcheviques no soportan perder sus batallas, siempre buscan la revancha. En Alemania parece cada vez más evidente que no se impuso Occidente sobre el Este, sino que el este intenta imponerse paso a paso. La caída del muro no fue un logro de Occidente, más bien una maniobra astuta del este. Tempelhof es una muestra de ello.

Miguel A. dijo...

No, también pasa por allí. En Europa es donde estamos a la deriva.

Así está Murcia dijo...

Pues es una pena, ver como acabamos siempre con la Historia

Atreides dijo...

Ha sido muy triste, lo he visto polr la tele. Al alcalde le han pitado y apenas asistieron invitados al banquete del difunto. El jefe de Lufthansa estuvo y habló como el alcalde. No volaré nunca más con Lufthansa. La canciller Merkel callada como una p... Espero que al alcalde le cueste su carrera política.