domingo, 14 de diciembre de 2008

Berlín y sus teatros (X): Fabrik Potsdam

El Centro Internacional de Danza y Movimiento Artístico denominado Fabrik Potsdam está ubicado dentro del complejo cultural de la Schiffbauergasse en Potsdam, un antiguo cuartel prusiano que más tarde se convirtió en un polígono industrial.

La capital brandemburguense de Potsdam está a pocos kilómetros de Berlín y está conectada por autopista, metro de superficie (S-Bahn) y barco (por el río Havel y sus extensos lagos que separan a Potsdam de Berlín). Este espacio y otros centros de arte escénico independiente forman este nuevo barrio de la ciudad.

La Fabrik Potsdam es una iniciativa que comenzó después de la caída del muro en una casa okupa en el centro de Potsdam. Todo un milagro si tenemos en cuenta que la danza contemporánea era prácticamente inexistente en la antigua República Democrática Alemana, el estado títere de la URSS y escaparate del socialismo real con sus infraestructuras obsoletas de la posguerra, sus casas en estado lamentable, sus calles sin mantenimiento y su falta total de libertad. En los últimos años de su existencia, algunos grupos habían comenzado tímidamente a experimentar, pero oficialmente el término de danza abarcaba tan solo el ballet y el baile popular tradicional.

Fundada en 1990 por Sven Till y Wolfgang Hofmann como asociación para el fomento de la danza contemporánea, la situación precaria de la Fabrik Potsdam condicionó el cambio continuo de domicilio: De la vieja fábrica a un almacén abandonado de pesacado y de ahí a una destartalada cuadra de caballos, para acabar finalmente en el barrio cultural de la Schiffbauergasse ("callejón de los astilleros"). En este lugar cuenta actualmente con un segundo espacio, una sala nueva con un aforo de 199 butacas, cuatro grandes estudios de danza y dos estudios más pequeños. Una trayectoria similar siguieron los otros grupos independientes que ocuparon alrededor de 1992 los espacios vacíos del complejo de la Schiffbauergasse: El Centro Internacional de Teatro y Pedagogía Teatral T-Werk (fruto de la unión de los grupos de teatro independientes DeGaterr'97 y Havarie), el caserón de conciertos Waschhaus (Lavandería) y el Trollwerk.

Este asentamiento consentido supuso la revitalización del área que pasó a ser más tarde no sólo el emblema de la cultura más vanguardista de la ciudad -donde se programan festivales, conciertos, cine, exposiciones, eventos de todo tipo y macrofiestas-, sino también sede del Museo de Arte Fluxus+ y del nuevo Centro de Diseño de Volkswagen o de empresas como la multinacional Oracle o BIO Company. Todo ello ha sido posible gracias akl proyecto de desarrollo "Área Integrada de Cultura e Indutria de la Schiffbauergasse", promovido en 1999 y por medio del cual se realizó la rehabilitación de los viejos edificios con financiación del Ayuntamiento de Potsdam, del Estado Federado de Brandemburgo y de la Unión Europea y cuyo objetivo final ha sido la construcción del Centro de Arte y Sociocultura.

Desde un principio, la Fabrik Potsdam fue concebida como un lugar para profesionales y aficionados, bailarines y espectadores, niños y adultos. El perfil de la Fábrica lo configuran espectáculos de jóvenes bailarines, así como de coreógrafos reconocidos internacionalmente, el programa de residencia artística, las producciones propias de la Fabrik Company, talleres y clases regulares de danza y movimiento y el festival anual Potsdamer Theatertage.

Este festival de las "Jornadas de Teatro de Potsdam" ofrece cada año al público de Potsdam un abanico de espectáculos internacionales de alta calidad y diferentes formatos durante el mes de mayo. El año pasado fueron 11 compañías, 16 talleres y coreógrafos de 7 países los que presentaron su trabajo en este marco. Actividades paralelas como cine sobre danza, conciertos o charlas nocturnas complementan el programa. El festival, que se estableció en 1991, continúa siendo todo un referente de la región de Brandemburgo.

Además del apoyo a producciones y coproducciones a través de la Residencia de Artistas, que incluyen alguna beca, pero sobre todo apoyo logístico y técnico, este programa facilita y fomenta la exploración de nuevas ideas en el mundo de la danza y el trabajo con los distintos formatos. La Residencia de Artistas está abierta durante todo el año. Los espacios de trabajo y la posible presentación del trabajo final se deciden conjuntamente entre los artistas residentes y la dirección artística de la Fabrik Potsdam. "Buscamos, sobre todo, compañías que se encuentren próximas a un reconocimiento internacional", afirman los responsables de la Fabrik Potsdam. "Estas compañías pasan unas cuatro semanas en clausura, cocinan en nuestra cocina compartida, a veces incluso cocinamos para ellos. En vez de dinero les facilitamos instalaciones, infraestructuras, alojamiento, salas para los ensayos, asesoramiento técnico y profesional. Es un proceso muy productivo para ambas partes."

Fabrik Company es la compañía de danza del Centro Internacional de Danza y Movimiento Artístico y está a cargo de Sven Till y Sabine Chwalisz, que se incorporó a la dirección artística de la Fabrik Potsdam en 1992. Bajo su dirección o en cooperación con otros artistas (Jess Curtis, Marie-Josée Chartier, Jos Houben, Andrew Dawson) han creado numerosas piezas de danza, entre las que destacan "fallen", "Pandora 88", "Screaming Popes" o "Do you want to dance with me", que han recibido numerosos prenios, como por ejemplo el Total Theatre Award, el Fringe First y el Herald Angel. Todos estos trabajos sitúan a la Fabrik Company como una de las compañías de danza contemporánea más activas y polémicas dentro del ámbito europeo. Foto: Sven Till y Andrew Dawson.

"Arte y cultura son realmente el motor para sacar a la sociedad de la depresión", afirma Chwalisz, que no reniega del esfuerzo personal que ha supuesto y supone sacar un proyecto como la Fabrik Potsdam adelnate. Un proyecto que con tan solo una subvención de 255.000 euros por parte del Ayuntamiento de Potsdam y el Estado Federado de Brandemburgo y con un precario contrato de alquiler arenovar anualmente, el centro se mantiene prácticamente por sus propios medios. Paradójicamente, han sido la Fabrik Potsdam y los otros grupos independientes los que han allanado el terreno para la inserción cultural del teatro oficial, el Teatro Hans Otto, pasando éste a ser el eje central del nuevo "Centro de Arte y Sociocultura" del centro cultural de la Schiffbauergasse.
El resultado de este proyecto cultural inicialmente algo caótico e improvisado y la unión con el Teatro Hans Otto es realmente admirable. Su labor pedagógica y de fomento y promoción de nuevos artistas, a los que se ofrecen oportunidades de aprendizaje y perfeccionamiento como en pocos lugares, constituye una gran contribución al arte y la cultura de la región y en el ámbito internacional. Estoy seguro que la Fabrik Potsdam contrará también en el futuro con el apoyo institucional.



Imágenes de actuaciones en la Fabrik Potsdam


2 comentarios:

Natalia Pastor dijo...

Un magnífico post.
Yo adoro Berlín.El año pasado fui con mi marido, y me pareció una ciudad en plena efervescencia,con uan amplitud de actos culturales impresionantes,amén de una belleza arquitectónica y de diseño urbanístico incomparable.
Saludos.

Atreides dijo...

Me alegro que te guste. Antes de la guerra, sobre todo hasta 1933, Berlín sí que tiene que haber sido una ciudad alucinante, pero aún tiene su encanto y en alguna parte consiguen hacer bien las cosas. Se verá dentro de unos años cuando hayan reconstruido, al menos en sus fachadas, al Palacio Real.
Viendo los teatros por dentro se adquiere una visión completamente distinta de la ciudad. Eso significa, desde mi punto de vista, que vivir más la cultura puede ayudar mucho para ampliar horizontes.