miércoles, 24 de diciembre de 2008

Berlín y sus teatros (XVI): Vagantenbühne



Pequeña historia del teatro
"Escenario de los Vagantes"
Este teatro fue fundado en febrero de 1949 por Horst Behrend y Günter Rutenborn, quienes vagaban sin lugar fijo por el Berlín de la posguerra, y su nombre era programa (vagari, lat: vagar, deambular). Su objetivo era transmitir de una forma poco convencional y por estampas un mensaje cristiano representando obras con una orientación religiosa. A pesar de las dificultades iniciales tanto materiales como financieras, los integrantes de la compañía lograron entusiasmar al público con su idealismo y su compromiso.
Durante los años siguientes, la programación se ampliaba con nuevos contenidos. Se incluían obras de autores contemporáneos de los años de 1950 y 1960, como por ejemplo Wolfgang Borchert, Tennessee Williams, Jean Genet, Jean-Paul Sartre, Alfred Andersch, Jean Cocteau.
Tras haberse asentado en un lugar fijo, a partir de 1956 la compañía de los Vagantes actuaba en los sótanos del Edificio Delphi en la calle Kantstraße, y así el teatro había encontrado una forma que -analizado en retrospectiva- se encuadraba perfectamente en la tenmdencia de los teatros ubicados en sótanos y que en los años sesenta aparecían por todas partes como setas.
Mientras que los años sesenta estuvieron marcados por escenificaciones innovadoras, como por ejemplo La Gran Carretera de August Strindberg o La Caravana de Mooney de Terson, los contenidos de la programación y la estructura del público iba cambiando a finales de los años setenta. A partir de entonces fueron los estudiantes escolares y universitarios los que componían la mayor parte del público. El programa sobre el escenario, que incluía también obras clásicas (Goethe, Lessing, etc.), hizo posible una interesante aplicación práctica de sus contenidos educativos, pero por otra parte también introdujo la nueva forma de representación de escenario tipo arena, en el que se integraba parcialmente al público y con el que se aumentaba el carácter íntimo y aprtedao que daba un encanto especial al teatro.
Tras el fallecimiento de Horst Behrend en 1979, sus dos hijos Rainer y Jens-Peter Behrend asumieron la dirección del teatro. Con un equipo joven y comprometido se desarrolló una nueva idea conceptual de programación que sigue rigiéndose hasta la fecha por tres principios básicos: Obras de calidad, entretenidas, y comedias, obras clásicas de autores contemporáneos, así como obras críticas con los tiempos actuales y de realidad social. En 1985 el teatro cerró durante siete meses para llevar a cabo obras de reforma retrasadas durante demasiado tiempo. Los locales fueron saneados y modernizados a fondo.




La intención del teatro Vagantenbühne es que, junto al fomento de los nuevos artístas, la programación logre atraer al teatro a un público joven y ofrecer, a la vez, al público tradicionall -es decir, los espectadores de edad más madura- el encuentro con obras de repertorio, pero también se presentan obras de estreno mundial o primer estreno en lengua alemana. La ocupación de la sala por encima del 80% demuestra que este planteamiento es aceptado por el público. Este hecho permite al teatro Vagantenbühne sobrevivir con su trabajo teatral multifacético y comprometido en una escena teatral berlinesa con una creciente competencia y que la compañía espera que pueda seguir influyendo aún durante muchos más años.

No hay comentarios: