miércoles, 3 de diciembre de 2008

De Cabreras, Franquismo y el origen de todos los males

Este gobierno no tiene vergüenza, como tampoco tiene conocimientos de la historia ni noción del tiempo. Ahora sale la Ministra de Educación, Política Social y Deporte, Mercedes Cabrera, para afirmar que "la violencia contra las mujeres que actualmente se registra en España guarda una estrecha relación con la herencia de un pasado en el que no éramos ciudadanas de pleno derecho", en referencia a la época franquista. Foto: A Mercedes Cabrera se le ha quedado cara de logse.

Durante la inauguración de las jornadas "Las mujeres bajo la dictadura franquista", que se celebran desde ayer y hasta hoy en Madrid organizadas por la Fundación Pablo Iglesias, la ministra afirmó, como historiadora de profesión, que "una reflexión histórica de esta cuestión, sobre ese pasado en el que los hombres de nuestras familias, nuestros padres o nuestros esposos decidían por nosotras, seguramente nos permita también decir cosas sobre un problema de hoy como es el de la violencia contra las mujeres".

Cabrera pidió que las reflexiones que salgan de estas jornadas contribuyan a resaltar "la conciencia sobre la necesidad de mantener las instituciones democráticas día a día", y que también sirvan para saber "de qué manera un pasado no democrático pesa" sobre un problema tan dramático como la violencia de género.

Además, la ministra, que también es miembro de la Fundación Pablo Iglesias (lo que dice mucho de sus creencias democráticas viendo las cosas que dijo en su día Pablo Iglesias, un ejemplo de la no violencia, que entre otras perlas dijo esta: "Queremos la muerte de la Iglesia. Para ello educamos a los hombres, y así les quitamos la conciencia**. No combatimos a los frailes para ensalzar a los curas. Nada de medias tintas. Queremos que desaparezcan los unos y los otros."), aseguró que los historiadores del franquismo tienen sobre sus hombros "una gran responsabilidad", porque "hay que explicarle a la sociedad qué pasó durante los años más oscuros de nuestro pasado".

Apeló a su cargo de ministra de Educación para instar a estos historiadores a contar a los estudiantes lo que pasó durante la dictadura de Franco. "Tenemos que hacerlo en las escuelas, en los institutos y en las universidades", afirmó.

No se trata de la primera salida de los cabales de esta ministra. A principios del año ocurrió lo mismo con la educación tras salir el Informe PISA de 2006. Como muy bien comentó en su día Batiburrillo, es como el agua de la educación que Rodríguez Zapatero ha llevado al molino de la Memoria Histérica. Según el peor presidente del gobierno de la historia democrática española, los datos del Informe Pisa 2006 evidencian que el problema del sistema educativo español radica en que "hemos tenido muchas generaciones en España con un bajo rendimiento educativo fruto del país que teníamos". Foto: Cabrera con Zapatero: ¿Productos del franquismo o de deficiencias congénitas?

En otro blog, Pepe Burglary ofrece un resumen muy bueno de todo lo que se ha dicho sobre la culpa de Franco en relación con el bajo nivel educativo actual en España y cita una afiormación de José María Fernández en el Diario de América: "El Presidente del gobierno español, Zapatero, cursó Derecho a trancas y barrancas, no habla ni un solo idioma extranjero y no se ha cultivado en nada porque presume de haber jugado al baloncesto y de haber leído a sus dos niñas 500 veces el libro de Bambi". Claro, la culpa de que Zapatero no hizo los deberes es de Franco y la represión franquista.

Nuevamente ha quedado patente que este gobierno nos quiere hacer creer que antes de Zapatero estaba el Franquismo, no una democracia de una antigüedad de casi tres décadas, con un intervalo de gobierno socialista de trece nefastos años durante los cuales el PSOE tuvo la ocasión de reformar el sistema educativo para elevar el nivel (fruto de ello es la LOGSE) y el carácter pacífico de algunos miembros de clases sociales bajas que optan por pegar en lugar de dialogar.

Olvida la señora Cabrera que la mayor parte de las personas que cometen delitos de violencia de género no son de origen español ni tienen edad para haber sufrido el sistema social represivo franquista. Olvida que los musulmanes reciben instrucciones claras del Corán para someter a las mujeres y pegarlas cuando no obedecen. Es más: Se presenta toda la problemática de la violencia de género como si fuera un mal endémico de toda la sociedad, cuando en realidad casi sólo afecta a personas de condición social muy baja, en entornos sociales conflictivos y que desconocen por completo tanto el ordenamiento jurídico como que no suelen haber llegado a un nivel de formación más allá de la educación primaria. Y si hay violencia de género en estratos sociales superiores, no suele llegar a conocerse por ser más psicológica que física y por resolverse por otros cauces que la prensa amarilla. Por añadidura, la misma policía reclama más medios para poder actuar en casos de violencia de género, pero también ocurre que a veces la policía no hace ni caso de las denuncias y acude tarde o demasiado tarde, que los jueces no actúan cuando reciben las denuncias o que las víctimas de malos tratos permiten que se les acerquen nuevamente sus parejas maltratadoras. Evidentemente, todo un fenómeno heredado de otras épocas...

El gobierno socialista nos quería hacer creer que con dictar una ley contra la violencia de género, sectaria por no respetar la igualdad entre hombres y mujeres y discriminar a los hombres maltratados frente a las mujeres maltratadas) se acabaría un problema que realmente ha aumentado con la inmigración masiva de personas procedentes de otros países, generalmente subdesarrollados económica, social y políticamente.

No creo que durante el Franquismo hubiera más violencia de género que ahora. Es cierto que la mujer (casada) no tenía plenos derechos civiles, pero ello no es sinónimo de un fenómeno que hoy en día se utiliza para la agitación y que afecta a muy pocas personas en el conjunto de la sociedad. La violencia de género no es sino un elemento del agit-prop de la izquierda, un medio de intimidación de la sociedad civil, un medio de manipulación de las mentes, un instrumento ideológico para establecer patrones de valores que interesan a la izquierda, con términos tabúes y términos permitidos, para el control paulatino del pensamiento, de las opiniones y de las actitudes.

Pero el problema no es lo que pasaría hace más de treinta y tres años en España. El problema es que este gobierno tiene un fracaso tras otro. En cinco años de gobierno zapateril, España ha retrocedido cuarenta. El nivel democrático nunca ha sido tan bajo como ahora en estos 33 años de democracia (30 años de democracia constitucional), el nivel educativo no ha sido tan bajo en al menos 40 años y era, sin duda alguna, mucho mejor en tiempos de Franco que en la actualidad. La economía sufre el peor desastre de los últimos treinta y cinco años, por la inoperancia de un gobierno que en lugar de buscar soluciones a tiempo se ha dedicado sistemáticamente a negar lo que expertos internacionales ya avisaban hace años.

Resulta patético y está fuera de lugar echar la culpa de todos los males al Franquismo. En estos 30 años de democracia constitucional los políticos han tenido tiempo para mejorar las condiciones de vida, el nivel educativo y la mentalidad democrática. Pero especialmente la izquierda no hace más que hablar de un pasado tenebroso y muy lejano como la segunda república y de un régimen dictatorial que hoy en día muy poca gente recuerda como algo propio. La obsesión de este gobierno por el Franquismo es enfermiza y soporífera y no se justifica de ninguna manera. Cualquier intervención de los ministros y las ministras en actos públicos demuestran que no saben ni hablar ni escribir sus discursos ni mucho menos gestionar sus carteras. Son como sacados de un comic de El Jueves, de mala calidad y con poca gracia. ¡Cabrera, a con las cabras!

5 comentarios:

Miguel A. dijo...

Todo es culpa del franquismo. Todo. Pues los males de la LOGSE no son culpa del franquismo, creo.

Nora dijo...

Desde mi punto de vista, estas declaraciones nos hacen que perdamos de vista cuestiones mucho más importantes (calidad de vida, aborto, eutanasia, SGAE, crisis económica, crisis energética, etc). Así, al desviarse de los temas principales, la gente pierde de vista lo fundamental y hace que la gente se desvíe a cuestiones cuya importancia es desde luego mínima.

No es que no se comenten, por supuesto. Hay que denunciarlas, porque son unas idas de olla de marca mayor, pero sin perder de vista que todo esto no es más que propaganda ideológica.

Por cierto, la Ministra Cabrera es descendiente directa (según tengo entendido) de Calvo Sotelo, asesinado por los Guardias de Asalto de la República, después de uqe la Pasionaria le amenazara en el Parlamento. ¿Con qué cara miraría a su antepasado si éste viviera ahora?

Saludos.

No a todo dijo...

¿Y su tío abuelo José Calvo Sotelo y su tío Leopoldo Calvo Sotelo, fueron/es maltratador(es)?

Atreides dijo...

Miguel, la LOGSE la hicieron los que recibieron su educación con Franco, ;-)

Nora, es cierto, son las cortinas de humo que echan, el agit-prop siempre sirve para tapar otras cosas y agitar los ánimos, así a lo mejor la gente no piensa en los 3 millones de parados, lo que decían sobre la crisis Z y camaradas, etc.

No-a-todo, eran fachas, por eso al primer le dieron el paseo los pistoleros defensores de los derechos de la mujer. ;-)

Pfunes dijo...

Lo realmente lamentable no es que haya alguien que opine así, sino que esa persona o personas estén al frente del gobierno de España. Y aún más lamentable es que haya ciudadanos que encima se lo crean.

Es curioso ver cómo cambian los opios del pueblo...