lunes, 26 de enero de 2009

Entrevista a Albert Rivera

Reproduzco aquí por su interés la entrevista realizada por Joanen Cunyat para De Verdad Digital

VD:
Desde Ciudadanos solicitasteis una reunión con José Montilla tras la sentencia del Tribunal Supremo y el último informe del Consejo de Europa, ¿con qué objetivo?

Albert Rivera:
Nosotros venimos exigiendo desde hace dos años que se recoja la pluralidad lingüística catalana en la educación en Cataluña; hay una ley de educación encima de la mesa que pretende prohibir el uso como lengua vehicular del español en Cataluña, y hay una sentencia del Supremo que le dice a la Generalitat que debe permitir la libertad lingüística en las escuelas y recoger esa pluralidad…

Queremos hablar con el Presidente de la Generalitat para que nos diga de qué manera va a cumplir con esta sentencia y cómo pretende trasladar este bilingüismo real a la Ley de Educación, puesto que el proyecto que hay ahora mismo en el parlamento no lo recoge.

Es decir, lo que queremos plantearle al Presidente es: “oiga usted, cómo va a… “ después de esta sentencia, después de lo que han dicho los tribunales, que es en definitiva lo que viene diciendo Ciudadanos desde hace dos años, que es reconocer esa pluralidad que de derecho a los padres a poder estudiar en bilingüe, “cómo va a recoger usted eso en el proyecto de ley”

Desde luego sabemos de la dificultad por parte del gobierno de montilla de aceptar nuestras tesis políticas, pero estamos dispuestos a hablar, a sentarnos a ver como se puede ejecutar eso. De que manera que podamos conseguir que en Cataluña se acabe estudiando en catalán, en castellano, o en inglés sin que haya ningún problema.

Y luego, sobre todo, lo que queremos es exigir que se cumpla la sentencia del Tribunal Supremo. No puede haber un gobierno autonómico que se salte a la torera las sentencias de un tribunal supremo. En ningún país del mundo sería permitido ni bien visto, desde luego, y el máximo responsable es su presidente.

VD:
Desde Ciudadanos proponéis para España un Plan Nacional de la Educación consensuado que acabe con la inestabilidad en el sistema educativo. ¿Dónde están las diferencias principales con el actual?

Albert Rivera: Lo primero es que un sistema educativo nacional debe ser consensuado. Por lo menos debe haber un mínimo común respetando la Constitución. Unos mínimos que tengan una cierta estabilidad. El sistema educativo español ha ido cambiando continuamente en manos de un gobierno y de otro y nunca se ha hecho un Plan Nacional Educativo estable que pueda durar en el tiempo incluso con gobiernos de diferente color, eso es en lo primero que discrepamos del modelo educativo actual; ir cambiando leyes a golpe de decreto de entrada y derogación con la salida del gobierno, necesitamos un modelo formal.

Y de fondo discrepamos en que la Educación debe ser publica y de calidad, equiparable en todos los resultados y la inversión, sobre todo, a la educación concertada o privada, y eso hoy en día en España no se esta produciendo. Todos los índices del informe PISA, Bofill… se está viendo que la educación pública sigue siendo un desastre en términos de resultados, lo que consideramos una falta de igualdad de oportunidades entre los ciudadanos españoles.

Y tercero, hay un punto esencial para nosotros que es garantizar un mínimo de contenidos iguales para cualquier ciudadano viva donde viva, es decir, que se puedan trasladar expedientes de diferentes partes de España, que los profesores puedan circular libremente, laboralmente dentro de España, que cualquier alumno pueda desplazarse por el territorio español sin tener problemas lingüísticos, sin tener diferentes contenidos en materias que deberían ser mas o menos troncales, como Historia, Geografía… Y eso no está pasando.

Hoy cada Comunidad Autónoma, sobre todo donde gobiernan los nacionalistas, están omitiendo y manipulando parte de esos contenidos en Historia, cultura y muchos aspectos. Nos parece muy peligrosa esa dinámica del reino de taifas y nos parece mucho mejor un sistema nacional en el que se garantice un mínimo común denominador de contenidos.

Y lo que venimos defendiendo es que se garantice el uso de las lenguas oficiales en la educación. No puede ser que en partes de España no se pueda educar en español. Es ridículo, y a nadie se le ocurre que en Francia no se pueda educar en francés o en Inglaterra en ingles, eso está pasando en España. Y encima con una Ley de Educación en el campo autonómico, que se va a mimetizar en Galicia, en el País Vasco y en otros lugares, que blinda la educación de manera que no se pueda educar en español como se educa en catalán, en gallego o en vasco. Eso es un absurdo, es nuestra riqueza cultural y parece que vamos como los cangrejos, queremos cada vez saber menos y saber menos lenguas y dominarlas menos. No tiene ningún sentido.

VD:
Se tiene la educación para el tipo de ciudadanos que se quiere ¿No crees que a los intereses de las castas locales se suma la imposibilidad de desarrollar un proyecto propio e independiente de progreso y desarrollo para España?

Albert Rivera: Como muy bien dices, de tu modelo educativo se deriva tu modelo social y de ciudadanía. De lo que tu inviertas, tu modelo de educación y la independencia que tenga de determinados factores externos, depende la garantía de que cualquier persona, de la clase social que sea, tenga la oportunidad de acceder a una educación de calidad, y en España se está haciendo muy mal eso.

Estamos invirtiendo la mitad en educación que en Europa, y algunas Comunidades Autónomas por de bajo, como Cataluña. Tenemos un modelo en el que no se esta primando la calidad o el mérito. Es una opinión personal, pero creo que estamos en un modelo muy frívolo en el que es muy difícil conseguir determinados fines.

El otro decía el profesor José Antonio Marina, un especialista en educación, que estamos en un modelo contradictorio en el que el consumismo nos lleva a conseguir objetivos inmediatos y sin mucho esfuerzo, y en cambio en el modelo educativo estamos intentando enseñar lo contrario, pero el resultado es el mismo que el de la sociedad. Un modelo social que lleva a la inmediatez, un individualismo poco consagrado en términos morales.

El fracaso educativo tiene mucho que ver con ese modelo productivo y ese modelo social, no estamos creando personas, ciudadanos críticos y educados para conseguir sus fines trabajando y a largo plazo sino para que sean inmediatos, pan para hoy y hambre para mañana.

VD:
En un debate sobre economía, un internauta decía “Sólo se puede votar a partidos nuevos con defensa de valores y no de poltronas. Esos son Ciudadanos- Partido de la Ciudadanía y UPyD, los demás nos están dejando un Estado residual que en época de crisis quita a los que no tienen para dárselo a los que roban”.

Albert Rivera: Comentarios de este tipo llevan a pensar que el diagnóstico es bueno. La sociedad española necesita partidos que se muevan por valores políticos y valores morales, y no por sueldos o por hacer de la política una profesión. Todos los que estamos aquí hemos entrado en política por casualidad y tenemos nuestras profesiones y nuestro ámbito personal. Pero estamos aquí porque creemos en un compromiso cívico con el país. Me gusta que la gente haya detectado eso en Ciudadanos, porque es la realidad.

Creo que el problema mas grave que tenemos en España, al margen de nacionalismo, ideologías totalitarias, violaciones de derechos, o la falta de un modelo productivo o una política económica determinada, es que tenemos una casta política que ha convertido la política en una profesión. Y cuando la política que debe ser un servicio a la ciudadanía, vocacional, temporal y con un proyecto político concreto, se diluye en una casta profesional, que además debe retroalimentarse y garantizar ese estatus entre todos los que existen…

Un partido como Ciudadanos viene a romper absolutamente con eso, y por eso también nuestras dificultades para llegar. Ni los partidos, ni los medios de comunicación tradicionales, ni los lobbys económicos están interesados en que surjan movimientos ciudadanos que vengan a cambiar el ´status quo´ de esas clases dirigentes.

Nosotros en ese sentido estamos trabajando contra corriente, pero también sabemos que en la ciudadanía hay mucha gente que se está dando cuenta. Se puede engañar a mucha gente poco tiempo, o a poca gente mucho tiempo, pero no a muchos mucho tiempo.

Está empezando a pasar en España que una minoría critica está despertando, y esa minoría critica tienen una opción política, y evidentemente están surgiendo movimientos cívicos y partidos nuevos.

VD: La resolución adoptada en el Consejo General de Ciudadanos manifiesta la voluntad de presentarse a las europeas y ponerse a trabajar en la consecución de una coalición amplia de carácter no nacionalista y europeísta…

Albert Rivera: Estamos desde hace un mes contactando discretamente con algunos partidos más minoritarios, con algunas asociaciones, con movimientos más cívicos que políticos para intentar aglutinar esa opción. También contactamos con UPyD para formar esta coalición porque creemos que es un socio preferente, un partido preferente para poder ir de la mano. Era fácil que nos pudiéramos poner de acuerdo en algunos asuntos, y recibimos un no explícito y claro por parte de UPyD ante la posibilidad de formar esa coalición. Nosotros lamentamos eso porque creemos que la situación política en España hace que no importen tanto las siglas o las personas como las ideas y yo creo que eso debería ser lo primordial.

Estamos en esa labor conectando con asociaciones y partidos, y de hecho vamos a decidir en el próximo consejo si nos presentamos y cómo nos presentamos. Yo tengo clarísimo que en España las cosas no están para dividir sino para sumar, porque para hacer frente a los dos grandes partidos, esos monstruos políticos, mediáticos y económicos cada vez más concentrados que se han creado, solo cabe una línea cívica ciudadana que se rebele frente a eso y que dé una alternativa independiente. Esa es nuestra línea.

VD: En el preestreno en Barcelona que organizasteis con el director Iñaki Arteta de la película "El infierno vasco", señalabas la frase de una profesora exiliada en Nueva York “a mí no me ha echado de mi tierra el miedo a ETA, a mí me ha echado la presión del gobierno neonazi vasco”.

Albert Rivera: Debo reconocer personalmente que yo, y también la mayoría de gente que está en Ciudadanos, estamos aquí en buena parte por lo que pasa en el País Vasco. A pesar de que estamos en diferentes partes de España no dejo de pensar casi cada día en lo que pasa allí.

No me deja de sorprender que en un país democrático se silencie, u omita o mire para otro lado con la que está cayendo en una parte importante del territorio español. Para mi es fundamental que el PNV y todo su clientelismo nacionalista salga del Gobierno vasco. En esa visión más de sumar que de dividir, si estuviera en manos de Ciudadanos decidir, lo interesante sería sumar entre partidos constitucionalistas una gran coalición o una gran plataforma al margen del nacionalismo y crear una opción positiva, dinámica, de apertura de la sociedad vasca, de apertura en la educación, en los medios de comunicación, al resto de España y al resto de Europa.

Lamento la falta de voluntad en esa suma. Cuando veo a Patxi López o algunos dirigentes socialistas renegar del apoyo que le pueda dar el PP para gobernar me parece increíble. ¿Cómo se puede renunciar cuando está en juego algo que es pre partidista, que es la libertad y la vida? Cuando a uno le matan simplemente por ser concejal de un pueblo no se puede estar con tonterías, “si me apoya el PP, el PSOE, UPyD o Ciudadanos”. Hay que ir a aquello que decimos en Cataluña “per feina”, e intentar desplazar a ese Gobierno.

Y me chocó ese testimonio porque creo que es la verdad, justamente lo que nadie se atreve a decir, y se atreve a decir Iñaki Arteta en esa película. Algunos se piensan que el problema del País Vasco es ETA, no es ETA. ETA es el brazo armado de eso, un cáncer que el nacionalismo ha incrustado, está en el Gobierno, el nacionalismo con formas democráticas aunque con comportamientos dudosos, “unos mueven el árbol y otros recogen las nueces”.

Yo creo que lo que hay que empezar a decir en el País Vasco es que moviendo el árbol hay unos cuantos, y algunos están en el Gobierno y con sillas de Presidente. Y eso en estas Elecciones debería ser primordial… me parece a mí que no va a ser así, que va a haber un debate muy light. Que el PSOE e incluso el PP no están haciendo un debate de fondo y desde luego en Ciudadanos, si tuviéramos que presentarnos lo haríamos para hablar muy claro y decir lo que allí sucede

VD:
¿Que posición crees que debe tomar España y, en todo caso, cuál es la posición de Ciudadanos ante el bombardeo y la invasión israelí de Gaza?

Albert Rivera: Desde mi punto de vista está amparado en un problema que tenemos en esta sociedad, que son los fundamentalismos religiosos. El fundamentalismo religioso llevado al extremo en forma de terrorismo, ya sea de Hamas o terrorismo de Estado; la utilización del pueblo elegido como formula de acabar con el terrorismo de Hamas me parece un grave atropello, sobre todo para los derechos de los civiles.

Nuestra posición es que la ONU, la UE y los organismos internacionales deberían intervenir para que cese tanto el bombardeo como el terrorismo de Hamas en esa zona. Porque además está en juego buena parte de la prosperidad y la estabilidad mundial en esa zona. Tenemos un polvorín importante ahí. Lo que si es muy grave es que nadie se atreva a denunciar ese fundamentalismo religioso. Cuando convierte la religión en ley y cuando convierte la guerra en guerra santa tenemos un problema. Habría que ir al fondo del problema.

En algunas religiones están tomando fuerza los fundamentalismos frente al civismo y las libertades de los ciudadanos. Aparte de los tópicos que se escuchan respecto a esa barbarie, vamos a hablar claro, y a empezar a hablarlo internacionalmente, y a condenar ese tipo de fundamentalismo. Y también que algunos países de la confesionalidad religiosa hacen una bandera, como Israel, incluso una bandera para violar derechos civiles.

1 comentario:

Miguel A. dijo...

Muy bueno Albert. Tiene futuro.