lunes, 16 de febrero de 2009

Cortinas de humo

Lo que está ocurriendo en España es típico de las batallas en las que el que está en situación se inferioridad usa las cortinas de humo para confundir al enemigo y salvar el pellejo escabulliéndose entre los matorrales u otros escondites. Lo peor de todo es que incluso el atacante con mejores posiciones aplica el mismo remedio, sólo que le fallan los botes de humo por estar caducados o defectuosos.

El gobierno de Zapatero está en clara situación de inferioridad. Se encuentra ante una crisis en gran parte autofabricada. Autofabricada porque se supo hace años que iba a producirse -en lo que toca a España- y que se ingnoró pensando que la bonanza heredada de los dos gobiernos Aznar iba a seguir hasta el infinito. Autofabricada porque aún sabiendo que iba a producirse (es poco probable que -aunque negaran la crisis hasta muy entrado el año 2008- no fueran conscientes de la misma a la vista de los datos que llegaban de instancias superiores) no tomaron medidas. Autofabricada e intensificada porque -aún reconociendo la crisis- no han sabido ni saben tomar medidas adecuadas, limitándose las medidas tomadas a burdas copias de otras tantas tomadas en el extranjero, donde se viven diferentes grados de crisis, pero en ningún caso con la intensidad que se experimenta en España.

Si hace un año aún habría sido relativamente fácil organizar algún tipo de concertación nacional para buscar soluciones a la crisis, aunque su aplicación ya se presentaba complicada por la complejidad que estaba adquiriendo la crisis, en los momentos actuales no sólo es sumamente compleja la búsqueda de soluciones, dado que hemos entrado en una situación de efecto dominó que nos arrastra irremediablemente al desastre económico, las posibles soluciones que se podrían encontrar con un equipo de gobierno eficaz y tecnócrata -cuando tenemos un gobierno compuesto por ineptos que sólo piensan en coordenadas ideológicas utópicas o simplemente ajenas a la realidad- no surtirían efecto hasta dentro de doce o veinticuatro meses, lo que no quita que su definición y aplicación sea urgente e imprescindible para reconducir la situación a la que nos ha llevado la inoperancia del gobierno Zapatero.

Pero lo único que hace este gobierno es echar balones fuera, echar las culpas a todos los demás y llamar a la oposición a arrimar el hombro. Sólo que don José Luis olvida que la responsabilidad de gobierno la tiene él y no la oposición y que la oposición sólo puede aportar algo a la solución de problemas si se aceptan sus recetas, y dudo mucho que los socialistas estén por la labor. La responsabilidad es de los socialistas, ellos querían el poder a toda costa, pues que sean ellos quienes solucionen esta crisis.

Sólo resulta que no la solucionarán. Porque no saben solucionar problemas. Sólo saben crearlos. Y para colmo son capaces de convencer a la mayor parte de los ciudadanos de que lo están haciendo bien, como se desprende de cualquier comentario de votante del PSOE.

Frente a este desastre de gestión política tenemos otro desastre aún mayor de oposición. La misma noche de las elecciones generales Mariano Rajoy comenzó su metamorfosis para convertirse en un bicho raro llamado Mariano DiCaprio convirtiendo a un Queen Elizabeth en un Titánic camino del Polo Norte. Y lo que menos se esperaba era que tuviera en su partido el caos de corruPPción que acabamos de conocer. Evidentemente, el PP está más podrido de lo que desde fuera se podía esperar, y para más inri esa corruPPción contaba con el consentimiento de las esferas superiores del partido, ya que su extensión y sus conexiones no son pensables como una trama oculta, pues ésta llega hasta los círculos familiares del ex presidente del gobierno Aznar.

Así que Zapatero echa una cortina de humo bien montada, con fuegos artificiales y todo. Y Rajoy intenta echar otra, hablando de degeneración democrática, conspiración entre justicia y gobierno, etc., etc.

De degeneración democrática el PP sabe un rato, pues internamente no goza de ninguna democracia. Todo es dedocracia genovense, tanto en lo político como en los negocios municipales. De modo que esta cortina de humo no funciona, don Mariano.

Otro error estratégico: El cambio de rumbo del PP hacia el nacionalismo (un iceberg difícilmente salvable) y el ablandamiento del mensaje político, mientras que el discurso parece técnicamente el mismo que desde hace cinco años: Ataque por un lado, autodefensa por otro y por añadidura encogimiento de rabo permanente.

Ambos errores estratégicos del PP llevan a que los tiros les salgan por la culata a los peperos, ya que pierden su credibilidad. Mientras, en el PSOE se parten de la risa, pues todas sus fechorías quedan en tercer lugar. La maniobra de la cortina de humo ha resultado ser un efecto especial de maestría. No hay que olvidar que las mentes realmente malvadas y perversas suelen ser expertas en confundir a terceros, en este caso a los votantes.

¿Cómo continuará el culebrón? Difícil de adivinar. La torpeza del PP es proporcional al marasmo por el que intenta moverse. Parece un pantano que engulle a sus víctimas. No obstante, el PSOE se mueve por zonas de arenas movedizas y se siente demasiado seguro de su victoria como para prestar atención al peligro que se cierne sobre él.

Pasará algo grave, gravísimo, de eso estoy seguro, y tal vez no tarde mucho en pasar. Aún así, la crisis nos cogerá con fuerza y no llegará a su máximo punto hasta muy entrado el 2010. Por ahora es incierto quién nos sacará de ella, hay demasiados grupos interesados en sacar tajada, por una parte, y demasiado poca gente a la vista capaz de enderezar la marcha de la economía, por otra.

Mientras tanto seguirán intentando confundirnos con cortinas de humo y desmontar la democracia y la economía social de mercado (que realmente nunca ha existido). ¿Libertad? ¿Para qué? ¿Para quién?

5 comentarios:

Miguel A. dijo...

Aquí tenemos una crisis propia, producida aquí, cocinada desde los 80. Todos lo saben menos el gobierno.

Pepito dijo...

Cambiando totalmente de tema:
como soy torpe y no he encontrado su dirección de correo, le dejo un comentario para pedirle consejo sobre el aprendizaje del alemán, ya que lo estudio desde hace un tiempo y en su día leí una crítica suya feroz hacia el Goethe Institut.

¿Son buenos los libros de la serie Tangram?

Ahora lamentablemente no tengo tiempo para ir a clase alguna y de manera autodidacta hago un curso interactivo cuando tengo un rato.

http://www.dw-world.de/dw/0,,9572,00.html

Cualquier recomendación será bienvenida.

Un saludo y disculpe las molestias.

Atreides dijo...

Pepito, si va a mi perfil, tendrá acceso a un correo electrónico.
No me dedico a la enseñanza del alemán y el libro que menciona no me suena. Los sistemas más recomendables son Langenscheidt y Hueber. Hueber es más serio, pero más seco, sobre todo edita un buen libro de gramática con explicaciones en español realmente excelentes para comprender la gramática alemana.
El Goethe Institut tiene una calidad de enseñanza variable, según me han comentado, dependiendo de los profesores de cada momento. Lo malo son su politización y sus actividades ajenas a la enseñanza del alemán, con sobrepeso en la izquierda-extrema izquierda, con una orientación antialemana y la manipulación de la memoria histórica. Los cursos de alemán económico en Madrid son pésimos, no sirven ni para saber escribir cartas comerciales y los criterios para aprobar son lamentables.

Pepito dijo...

No quería insinuar que se dedicase a la enseñanza, pero tiene conocimientos avanzados (como mínimo) del idioma.

Tangram es una colección de Hueber.

Por más que miro http://www.blogger.com/profile/09850507855374331897 no veo el email, lo siento.

Aprobar en el Goethe (al menos los cursos inferiores) es fácil, pero los ejercicios parecen lógicos al contrario que la enseñanza universitaria española.

Sí, los profesores cambian con cierta frecuencia y su método varía algo, pero son examinados también ellos.

De las actividades culturales no puedo decir mucho, sólo recibí publicidad pero nunca pude asistir.

Atreides dijo...

Si es de Hueber, seguramente sea bueno. Langenscheidt está más orientado hacia el uso inmediato en un entorno más coloquial que profesional, aunque hay tres cursos diferentes (que yo sepa) y libros de texto específicos para temas más profesionales.

Pensaba que tenía el correo activado, ahora sí funciona. Tenía razón que no aparecía, no me había dado cuenta.