jueves, 16 de julio de 2009

Paseo con la negra flor


Negra se debe de estar quedando doña Rosita. Nada de rosa. No, no. ¡Negra!

A veces resulta que los que cavan trampas para otros son los que caen en ellas. Tales sucesos suelen causar asombro en el autor de la trampa y satisfacción maliciosa en los que debían haber caído en ella.

Desde hace meses, desde UPyD se ha intentado cavar no ya unas cuantas trampas, sino más bien una tumba colectiva para C's, Ciudadanos, el Partido de la Ciudadanía. Tras los infructuosos intentos por parte de Albert Rivera de llegar a un entendimiento con el partido unipersonal de Rosa Díez (unipersonal porque nadie más que ella manda en él, como en las sociedades mercantiles de un solo socio) y el trasvase de afiliados de Ciudadanos al club magenta, de los que algunos negociaron de antemano buenas posiciones de partida, aunque sólo lo fueran aparente o nominalmente, después de haber participado ya intensamente en crispar el ambiente en C's y traicionar lo que había sido, supuestamente, el partido que mejor respondía a sus inquietudes ciudadanas (cuando entre la tropa magenta se contentan con el sí-bwana), no han cesado los intentos de despedazar a un partido que representaba y representa aún la única alternativa real en un escenario político estancado, agotado y alejado de la ciudadanía.

Sí, señores, han leído bien: C's sigue y seguirá como alternativa de tercera vía en España, mal que les pese a algunos.

Mientras tanto, tras las elecciones europeas tan poco satisfactorias para el montaje político de Rosa Díez, especialmente en Cataluña y el País Vasco, el conglomerado presuntamente transversal de UPyD empieza a hervir como un cubo de fermentación a pleno sol. Con ingredientes tan variopintos, hasta puede que el menjunje explote, sobre todo porque hay elementos muy inestables emocional e ideológicamente.

Esta inestabilidad emocional se ve agravada por la espera de resultados rápidos. En UPyD, al igual que en C's, es poco el poder por repartir, algo normal en un partido joven y pequeño. Pero especialmente personas procedentes de partidos tradicionales con estructuras bastante inflexibles y poco democráticas quieren ese poder cuanto antes, más aún si la edad apremia. Acostumbrados a la dedocracia, chocan con las bases que piensan en otro estilo de hacer política. Los más acomodados, más que nada por proceder del mismo aparato socialista que Rosa Díez, son los que no asumieron que los afiliados pudieran decidir contra ellos cuando aún osaban imponer sus prácticas sectarias en Ciudadanos.

Quiero dedicar a Rosa Díez y su partido esa famosa canción de Radio Futura, con sólo dos palabras cambiadas. Por lo demás, viene niquelada a lo que es esa líder en decadencia de un proyecto destinado al fracaso por pretender ser un clón de Ciudadanos. Y ya se sabe desde la oveja Dolly que los clones tienen una vida más corta.



LA NEGRA FLOR

Y al final de la Rambla
me encontré con la negra flor
que creció tan hermosa
de su tallo enfermizo.
Y al final de la Rambla
me encontré con la negra flor
¿dónde vas negra rosa,
me regalas tu amor?
Que tu pena fuera sólo por mi culpa
que mi culpa fuera sólo por amor
que los besos, flores negras de la Rambla son
o de un rincón.
Y al final de la Rambla
me encontré con la negra flor
que creció tan hermosa
de su tallo enfermizo.

Y al final de la Rambla
me encontré con la negra flor
¿dónde vas negra rosa,
me regalas tu amor?
Y al final de la Rambla
me encontré con la negra flor
que creció tan hermosa
de su tallo enfermizo.

Y al final de la Rambla
me encontré con la negra flor
¿dónde vas negra rosa,
me regalas tu amor?
Que tu pena fuera sólo por mi culpa
que mi culpa fuera sólo por amor
que los besos, flores negras de la Rambla son
o de un rincón.
Y al final de la Rambla
me encontré con la negra flor
que creció tan hermosa
de su tallo enfermizo.

Y al final de la Rambla
me encontré con la negra flor
¿dónde vas negra rosa,
me regalas tu amor?
Que tu pena fuera sólo por mi culpa
que mi culpa fuera sólo por amor
que los besos, flores negras de la Rambla son
o de un rincón.

--- Aquí la otra letra reciente de Santiago Auserón, con tres cambios ---

Dime dónde vas
dime dónde vas
al caer tu militancia
por la puerta de atrás
no hay nada que hacer
ya pasó tu momento.
Al final de la Rambla
nos encontraremos con la negra flor.

La estuve buscando
pero no la encontré
y su amiga me dijo:
Está tomando café
en el bar. El camarero
me dijo: No sé,
búscala en la playa
y en la playa busqué.

Y la vi de lejos
caminar por la arena
los zapatos en la mano
y en la cara una pena
y una lágrima suya,
como dijo Peret,
en la arena cayó.
Y al final de la Rambla
me encontré con la Negra Flor.

¿Quién te ha hecho mal?
dime ¿quién te ha hecho mal?
y riéndose a medias
dijo: mira chaval
hace falta un ciudadano
para hacerme mal
porque yo hago lo que quiero
y me gano mi dinero
y si quieres yo te quiero
pero págame primero, ¿eh?

Y dije: chica, ¿no puedes esperar?
si tú quieres dinero
yo te voy a dar
porque hice un trabajito
y me lo van a pagar
pero antes de que cobre
te lo quieres gastar
y luego me vendrás
con que hace falta más
hace falta más
hace falta más
por mucho que te dén
siempre hace falta más.

si la bolsa "sona"
si la bolsa "sona"
te pones los zapatos
y te vas por Barcelona
con tu cola magenta
y tus ojos de leona
y miras a algún tipo
y te pones a bailar
Y pónme música un poco más.

¡Uh!

esa que ves bailando ahora
quiere ser una señora
con un piso puesto
con un chalet
con piscina privada
y un salón de té
un salón de té
un salón de té
¿con esa mala leche
un salón de té?

¿Lo quiere usted esta noche
o mejor por la mañana?
A ver como te veo
manejar la porcelana
que le vas a dar un golpe
que la vas a romper
que si tú no rompes algo
no sabes qué hacer.

¡Anda ya! me dijo
¡Anda ya!, pero tú que te has creído
si no vales pa’ ná
que te voy a dar el golpe
a ti te vas a enterar
di ¿por qué no te largas
y me dejas en paz?
Y es que me gusta tu cara
y me gusta tu pelo
y las uñas tan largas
y la falda de vuelo.

lo que no me gusta nada
y es que siempre estás
donde hay más problemas
metida en el bar
cuando hay gritos en la calle
te veo pasar
y cuando llega la democracia
echar a volar.

pero no te has preguntado
cuánto puede durar
ir tirando de prestado
y sin poder pagar.
¿Tú dónde vas?
¿tú dónde vas?.

Oye muchacho, ¿que tal tu mamá?
¿Por qué no vas a verla
que ya debe estar
esperando por ti
y te va a regañar?
vuélvete a la tienda
y ponte a currar
y te buscas una novia
que te quiera escuchar
y te cuelgas de ella
o te tiras al mar.
¡Vaya una idea de tirarse al mar!

Se me está haciendo tarde
y empieza a refrescar
y se está nublando el cielo
y nos vamos a mojar
adiós, cariño
adiós, mi amor.
y al final de la Rambla
me encontré con la Negra Flor.

2 comentarios:

Martha Colmenares dijo...

Tienes un merecido Premio letras mágicas.
http://www.marthacolmenares.com/2009/07/15/premios-letras-magicas-y-comprometidos/
Abrazos

Gutiforever dijo...

Lo de Rosa Díez es la crónica de una desbandada anunciada,porque un partido jamás puede basarse en una figura,rodearla de cuatro clichés bienintencionados y oficiar un culto a la personalidad y al líder cuando se carece de cualquier sustento programático salvo tres nombres ilustres y un ex profesor de Constitucional de Zapatero como todo bagaje y arsenal.