viernes, 21 de agosto de 2009

¡Bienvenido a la República Bananera de tu País!

Para ser agosto el mes de poca actividad política, las tres semanas de calor intenso no sólo han sido un período inusualmente largo de un calor más propio del mes de julio, sino también nos ha demostrado que el caos socialista de Zapatero y su gabinete esperpéntico ha adquirido una cierta dinámica propia.

Es lo que tiene un primer ministro llamado presidente que gobierna a base de golpes de efecto e ideas de bombero. No sólo siguen ardiendo nuestros montes y bosques, entre otras como resultado de la reducción del presupuesto para la prevención de incendios (eso sí que es una muestra de tener visión de gran estadista), aunque se podría ser benévolo diciendo que son causas de fuerza mayor. Pero no, es la falta de previsión, ya que el verano se anunciaba caluroso, lo que implica tácitamente el incremento del riesgo de incendios. Y falta de previsión es precisamente lo que caracteriza a este gobierno.

El 10 de agosto de 2009 se tuvo que interrumpir el
servicio del AVE a Málaga a causa de fuertes lluvias y alguna línea más, lo que llevó al caos circulatorio (para los lectores de fuera de España: AVE es la marca de los trenes de Alta Velocidad Española). Casualmente, el suceso coincidió con la visita una delegación de EE.UU. para conocer nuestro maravilloso sistema de ferrocarriles (cuyas obras de ampliación previstas por el anterior gobierno popular se redujeron drásticamente por la progresía gobernante).

El gobierno Zapatero no da ni una cuando se trata de proyectar nuestra imagen como país industrializado avanzado en el mundo. Pero no sólo por eso me viene a la mente el lema publicitario de IKEA para dar un título a esta entrada.


Es perfectamente comprensible que al producirse una tromba de agua muy violenta se puedan inundar algunos tramos de vía férrea y que por seguridad haya que interrumpir la circulación de trenes por estos tramos afectados cuando las lluvias han causado desperfectos en las vías. Pero lo que no es tan comprensible es que estas vías se hayan construido sin tener en cuenta posibles inundaciones o corrientes de agua espontáneas (precisamente cuando en el tramo afectado se ve claramente una tubería
debajo de las vías, pero sin la protección adecuada de los laterales). Tampoco es comprensible que tales interrupciones del tráfico viario duren más de un par de horas o que no se disponga de rutas alternativas para restablecer el tráfico aunque sea con un trayecto algo más largo. No sólo eso, las alteraciones por tales causas duran incluso varios días.

Pero allí no se quedaron las sorpresas que alegran la vida a los ciudadanos. El 16 de agosto de 2009 se produjo un gran apagón en el aeropuerto de Madrid-Barajas cuyas causas no se conocen muy bien, lo que causó bastantes molestias a los viajeros por los retrasos que la falta de electricidad produce (y la pérdida de conexiones en muchos casos). Esto recuerda el reciente caos originado el 30 de julio de 2009 en Palma de Mallorca por el cierre del aeropuerto de Palma a causa de la "operación jaula" por los atentados de ETA, una medida que no se usaba ya desde hace al menos tres lustros por ser completamente ineficaz - y como se ha podido comprobar después, los encapuchados siguieron en la isla para organizar más fuegos artificiales.

Pero con tal de llamar la atención, a este gobierno no le importa hacer el indio, aunque con ello perjudique a millares de turistas que se tenían que buscar la vida para salir de la isla. En lo que se refiere a la economía en crisis, Zapatero ha sido nuevamente muy inspirado, tal vez por la relajación del estrés diario que supone tomar el sol en una mansión real en Tenerife.

Igual que hace dos años y pico, en vísperas de las elecciones generales, Zapatero hizo anunciar una medida social (todos sabemos lo que le encantan los derechos sociales): La de los 421 euros para los desempleados que se han quedado sin derecho a la prestación por desempleo. Pero la cosa tenía trampa (igual que aquel
cheque bebé de 2.500 euros que improvisó en julio de 2007), porque sólo es para aquellos que entran en dicha situación a partir de este mes de agosto, cuando la necesidad surge de los que ya llevan tiempo sin prestación y no saben cómo cubrir los gastos más elementales de la vida.

Ello provocó que el 18 de agosto comenzó el
caos y la confusión por los 420 euros, porque parece que hasta al INEM le ha cogido por sorpresa, y la negativa para los más necesitados aumenta la indignación de los ciudadanos. Ante las protestas, hasta Zapatero debe de haberse dado cuenta de que sus trucos de trilero ya no sirven, de modo que anunció que iban a replantearse el tema para darle una solución. La solución es clara, lo que no tienen claro en la Moncloa es cómo financiar la ocurrencia. La idea de los 421 euros acabará como la otra de la deducción de los 400 euros lanzada en vísperas de las elecciones (que tampoco saben cómo financiar). Dice el portavoz socialista en el Congreso y ex ministro de varias carteras -Alonso- que la medida ha perdido su sentido. Hombre, claro, ¡por ahora no hay elecciones! Sólo resulta que las condiciones son aún peores que cuando sacaron la deducción de la chistera.

Resulta que tenemos un gobierno que está muy, pero que muy ocupado con sus batallitas de fango con los que entretiene al principal partido de la oposición, el partido patético de Mariano Rajoy, que gustosamente recoge cualquier guante -por muy apolillado que sea- que le echa el gobierno del PSOE.

También está muy ocupado con visitar a dictadores y con dedicarse a la igualdad y las vacaciones a cuerpo de rey.
Si fuese éste un gobierno serio y responsable, no habría incurrido en una serie casi interminable de desaciertos y tropezones. Para recordar algunos, aquí los más destacados:

En mayo de 2005, la entonces Ministra de Vivienda apodada Apretrujillo propuso
soluciones habitacionales revolucionarias, pero ya han pasado más de cuatro años y no hay soluciones a la vista (sólo han cambiado dos veces las ministras).

En noviembre 2007, las obras del AVE a Málaga dejaron sin agua un pueblo y sufrieron, además, una inundación por haber perforado una corriente de aguas subterráneas. Y como se ha podido comprobar, a los de Fomento les gusta mucho el agua, especialmente en la línea a Málaga.

En enero de 2009 se produjo otro caos en el aeropuerto de Madrid-Barajas por un temporal de nieve anunciado con suficiente antelación para poder evitar los trastornos que duraron un par de días, con lo que esto supuso para la aviación civil y los pasajeros. Un par de semanas después se produjo un caos de tráfico en las autopistas en las autopistas del noroeste de Madrid por otro temporal de nieve - y nuevamente no se habían tomado las medidas pertinentes para al menos minimizar los efectos.

Acabado el invierno, llegó en mayo de 2009 la gripe A. La Ministra de Defensa, que sólo sabe dar la nota, hizo gala de su mala gestión al no saber manejar el brote de H1N1 en un cuartel en Hoyo de Manzanares, donde los servicios médicos del ejército actuaron con ligereza dejando entrar y salir a todo el mundo a pesar de la sospecha de gripe A.

También hemos sabido en junio de 2009 que el Plan E ha tenido sólo efectos relativos sobre la situación de desempleo, los suficientes para poder maquillar mejor las estadísticas, pero a la vista de su próxima terminación, el gobierno ha tomado la decisión de ampliarlo y salvar así el pellejo durante algunas semanas más.

Pero con el Plan E será como con las otras maravillosas ideas de Miguel Qué. A 3 de agosto de 2009 sólo una de cada once bombillas de bajo consumo había sido recogida. Tal vez sea por falta de medidas educativas para convencer a los ciudadanos de la necesidad de ahorrar energía. Por otra parte, las bombillas no invitan a ser usadas, la que me llegó a mí es espantosamente grande y fea, de modo que no sé ni dónde colocarla. Bombillas feas, llenas de mercurio, fabricadas en China y pagadas por los contribuyentes.

Si pensamos en todos los millones de euros despilfarrados en bombillas, planes de empleo, subsidios sociales y deducciones fiscales, está bastante claro que este gobierno actúa sin inteligencia ni responsabilidad. Y lo peor de todo es que seguirá gestionando la cosa pública de la misma forma sin buscar soluciones consistentes que vayan a tener efectos positivos de aquí a dos años. España se parece cada vez más a una república bananera, sólo le falta a Zapatero abrir una emisora de Radio Mareta y cantar -junto a Sonsoles- para deleitarnos por la mañana, mientras nos deslizamos con cada vez más vehemencia hacia el abismo.

1 comentario:

Rafael del Barco Carreras dijo...

REPÚBLICA BANANERA



Rafael del Barco Carreras



26-08-09. Un insulto para unas repúblicas que ni de lejos alcanzan los niveles de corrupción del Régimen Español. La pataleta del GRUPO PRISA por las TELES DE PAGO cedidas a la competencia por la tradicional fórmula de la Amigocracia nos descubre el sentir de la primera de las empresas MEDIÁTICAS.

Quienes colocaron el SOCIALISMO EN EL PODER hace 27 años se sienten traicionados. Han perdido su derecho de pernada, el de conquista, y los pone en la PICOTA. Ha sucedido en Barcelona con el GRUPO ZETA convertido en un apéndice en liquidación de la Generalitat y la Caixa.

Por los 80 fui un obseso, DE TODOS. Quería entender mis años de cárcel, descubrir la corrupción que me condenó. Con el tiempo dejé de leer PERIÓDICOS. Me engañó esa Libertad y Democracia que predicaban. Ni una cosa ni otra, a todos lo único que les preocupaba era conquistar las estructuras franquistas para gozar de ese ATADO Y BIEN ATADO, que a pesar de las apariencias aun subsiste en manos de reyezuelos de taifas sin el Dictador que les contenga. Y si debían alagar a los “progres” o a los “obreros” para obtener sus votos, pues se creaban y colocaban a los mejores demagogos, que por lo demás tenían antecedentes y escuela en los SOLÍS, ROMERO y falangistas… y obtenido el PODER… pues a lo suyo… publicidad, créditos, subvenciones….negocios…