lunes, 14 de septiembre de 2009

Pasarela Zarzuela: El desfile de los dictadores fantoches




"Ayer en la cena con el canciller de la República de España, el señor Moratinos [...]"


Evo Morales, aprendiz de dictador de Bolivia, al referirse al titular de Exteriores durante su intervención en el primer acto del nuevo curso político del Fórum Europa.





Estos últimos días han sido moviditos, no sólo por la consulta popular ilegal consentida por gobierno y justicia y financiada por la Generalidad de Cataluña. Tampoco han faltado las visitas de estado a las que acuden ahora los mandatarios extranjeros sin necesidad de ser invitados, sobre todo si son dictadores y dictadorzuelos, uno más inculto y peor educado que el otro.

Después de la visita sorpresa no oficial -pero como si lo fuera- del dictador venezolano Hugo Chávez, que incluso compró un libro subversivo en la mayor librería de Madrid, la cual utilizó para sendas ruedas de prensa, ahora tocó el turno a su aprendiz y vasallo títere Evo Morales, cuyos conocimientos de la política no llegan ni siquiera a distinguir diferentes formas de estado y que tiene el mal gusto -para no decir la mala educación- de utilizar nuestro país para su campaña electoral entre inmigrantes bolivianos en Leganés como si esto fuera la mismísima república comunista de Cuba.

Así fue que a pesar de saber que en España tenemos un Rey llamara "canciller de la República de España" al ministro de asuntos exteriores Desatinos, tras lo cual fue recibido por nuestro Rey "Juan sin Honor", que gusta tanto de los fantoches totalitarios antimonárquicos de Hispanoamérica para echar unas risas.

Como sigan a este ritmo, Madrid contará pronto con otra marca: Pasarela Zarzuela de los Dictadores Fantoches. Estoy expectante cuándo llegarán los otros dictadores y tiranos títeres de Chávez como son Ortega y Correa.

Que somos un país que acoge con regocijo a cualquier dictador con tal de que sea procomunista nos distingue de otros países Europeos que no suelen tener mucho interés en tan ilustres mandatarios. Y lo que llama la atención es que no vienen apenas jefes de estado o de gobierno de países serios. Un motivo tal vez sea también que a Zapatero le gusta codearse con gobernantes que hablen español, ya que con los demás es casi imposible que se comunique sin un intérprete de por medio. Y como apenas quedan mandatarios que tengan la lengua española como propia y que sean demócratas, los que vienen son los que hay, aunque deben complacer mucho al alma revolucionaria de nuestro primer ministro.

En el acto celebrado en la plaza de toros de la Cubierta de Leganés (Madrid), donde se reunieron alrededor de 7.000 personas, la mayoría inmigrantes bolivianos y de otros países latinoamericanos, Morales arremetió contra la instalación de bases militares de Estados Unidos en Colombia. Tras recordar que la nueva Constitución boliviana "no permite ninguna base militar extranjera", aseguró que "donde hay bases de EE UU hay golpes militares". En este contexto, el presidente boliviano ha invitado a todos los movimientos sociales de Europa que ayuden a Latinoamérica "a acabar con todas las bases militares" extranjeras. Lo que no ha comentado es que ahora los rusos van a contar con una base en Bolivia:

Entre los países del eje castro-bolivariano Rusia no sólo obtiene clientes que compren armamento. Antes de emprender su viaje a España, y durante la presentación de los nuevos aparatos aéreos de la Fuerza Aérea y el Ejército bolivianos comprados a Moscú, Evo Morales anunció la instalación en territorio de Bolivia de un centro de mantenimiento de aviones militares de la Federación Rusa.

Evidentemente, Morales ha mentido a sus súbditos bolivianos. Además, ¿para qué necesitan los rusos una base de mantenimiento en Bolivia? Queda un poco lejos de Rusia.

Lo que también llama la atención es que en España se levantan muchos puños bolcheviques, tantos que empieza a dar náuseas. Esto empieza a preocuparme, y sin duda también a muchos otros países de Europa Occidental.

En su alocución, Morales ha lanzado varios guiños a su potencial electorado en España. Ha cargado contra el tratamiento que los gobiernos europeos dispensan a los inmigrantes clandestinos. «Antes muchos españoles vinieron a Bolivia y ninguno de nuestros abuelos dijo que fueran ilegales», ha declarado entre los vítores de un público entre el que se encontraban muchos españoles. Morales ha remachado afirmando que «todos tenemos derecho a vivir donde queramos siempre que respetemos las normas». También ha señalado que en los encuentros que mantendrá con las autoridades españolas, que incluirán una entrevista con el presidente José Luis Rodríguez Zapatero, espera poder resolver definitivamente la cuestión del voto de los residentes en España en las elecciones municipales y la homologación del permiso de conducir boliviano, cuestiones prioritarias para los bolivianos residentes en España.

Así que otra sorpresita: Zapatero regala el derecho al voto a los inmigrantes bolivianos para las elecciones municipales, tal vez para proseguir en la bolivarianización de España. Será para ganar las elecciones municipales. si no se puede con españoles y europeos, pues se importan votantes de cualquier parte y se firma un acuerdo. Los que somos de aquí pintamos cada vez menos. ¡A las barricadas!




No hay comentarios: