sábado, 17 de octubre de 2009

Manifestación por la Vida y contra la Ley del Aborto

La protesta contra la ampliación de la Ley del Aborto es masiva. Es lógico que los planes del gobierno socialista de despenalizar casi completamente el aborto hasta un período muy elevado de gestación provoque una contestación amplia en la sociedad.

No es discutible que el no nacido adquiere derechos a partir de su concepción, sobre todo a partir de un momento en el que su desarrollo como vida humana.


Ya en tiempos del Derecho Romano, en los que la ciencia no tenía ni de lejos los conocimientos de hoy en día, se consideraba que el no nacido tenía ciertos derechos garantizados, no como persona, pero como futura persona, condición que adquiere en el momento de su nacimiento.


El feto tampoco es del todo propiedad exclusiva de la madre. Claro que la mujer y futura madre es quien debe poder decidir sobre su propia vida, sobre su salud y sobre su cuerpo, pero concebir una nueva vida también implica algunas responsabilidades, igual que evitar la concepción no deseada es en primer lugar responsabilidad de la mujer. Y no son pocos los casos en los que el padre del futuro niño se ha mostrado contrario a la decisión de la mujer de abortar.


Al margen de los casos de aborto por razones de salud o supervivencia, los criterios que suelen primar cuando se decide abortar son los de la comodidad y de la imposibilidad económica de mantener a los hijos nacidos en condiciones sociales desfavorables. Por ejemplo, en Nueva York se experimentó una mejora considerable de la vida en los suburbios de los económicamente desfavorecidos cuando se comenzó a facilitar el aborto financiado por el ayuntamiento. Incluso se ha demostrado que haber evitado masivamente que crecieran niños en un entorno de marginación social ha disminuido la tasa de delincuencia en los barrios en cuestión. ¿Qué sentido tiene obligar a tener hijos a mujeres de estratos sociales marginados cuando sus hijos no tienen de entrada ninguna posibilidad de prosperar, de recibir una buena educación y de tener un puesto de trabajo digno en el futuro?


Pero con independencia de los criterios económicos y sociales que pueden justificar un aborto más allá de las razones medicas, lo que resulta del todo rechazable es un aborto libre sin una ley de plazos máximos. Abortar después de los tres meses debe considerarse un asesinato en toda regla, porque el estado de desarrollo del feto ya es tal que justifica la argumentación de que tiene derechos inalienables de los que no deben privarle ni el estado ni la madre ni el padre. Existen hoy en día todos los medios tecnológicos necesarios para saber antes de los tres meses si el aborto es justificable, y por otra parte existen parejas suficientes deseosas de adoptar hijos por no poder tener hijos propios, lo que elimina el problema económico que podrían alegar las mujeres que deciden abortar.


Puede ser relativa la representatividad de una manifestación en lo que se refiere a la voluntad popular, aunque 1,2 millones de manifestantes representan un clamor popular considerable, un número mayor al conseguido por otras manifestaciones de la izquierda radical en España, y además ha transcurrido pacífica y civilizadamente, sin saqueos ni destrozos como cuando se manifestaron por el Prestige o la guerra del Iraq. Pero, frecuentemente, se ha podido comprobar que por muy grande que sea el número de manifestantes, en las elecciones la gente decide de otra forma. Y también se ve claramente que el poder de convocatoria de grupos tipo Pro Vida, muy cercanos a la Iglesia Católica, es precisamente de alrededor del millón de manifestantes, con participantes muy activos en temas de religión, por lo que la representatividad social es más reducida. Pero lo que sí transmite la asistencia masiva a una manifestación es que existe una preocupación social que debe ser tenida en cuenta. Al fin y al cabo, lo que les valía antes al PSOE y a IU para justificar un cambio, también tiene que valer para los grupos contrarios a PSOE e IU.


Además, el gobierno socialista cree que con dictar leyes de acuerdo con sus planteamientos ideológicos resuelve todos los problemas, cuando esto no es así. Sólo hace falta ver lo que han supuesto las leyes de Violencia de Género y de Matrimonio Homosexual. El gobierno sólo consiguió que se aprobaran dichas leyes, pero no ha hecho nada más. Falta toda información complementaria para educar y/o concienciar a la población sobre estos temas.


En el caso del aborto, la información y la educación son aún más necesarias, ya que es un asunto que interesa a toda la población. La reciente aprobación de las píldoras abortivas del día después y de los cinco días después sólo lleva a un uso abusivo por parte de jóvenes que no tienen conocimientos detallados sobre sus consecuencias. Sobre el aborto en sí no existe una campaña de información amplia y objetiva, y existen serias dudas sobre la información previa que facilitan los centros médicos a las mujeres decididas a abortar. No hay garantías de que estas mujeres sean conscientes de la medida que van a tomar ni que los médicos las vayan a informar debidamente.


La ampliación de la ley del aborto sólo puede llevar a una trivialización del problema en lugar de fomentar el sentido de la responsabilidad de lo que supone gestar una nueva vida y de los derechos que tiene el no nacido al menos a partir del tercer mes. Un buen ejemplo de la trascendencia de estos derechos podría ser el Rey Alfonso XIII, que de hecho ya fue Rey antes de nacer por haber fallecido su padre antes de tiempo durante su gestación.


Está claro que el aborto es un tema serio que no debe ser despachado con ligereza por un gobierno frívolo que no tiene ni respeto por las vidas de sus soldados que manda a una guerra ilegítima en tierras lejanas que nada tienen que ver con España ni con Europa. Y no olvidemos que los socialistas y comunistas nunca han tenido respeto por la vida. Por eso mismo hay que pararles los pies. Y no olvidemos tampoco -y no lo olviden los manifestantes- que el PP de Aznar no hizo nada para evitar el aborto según el lema: La ley que la hagan otros, nosotros la aplicamos. No al aborto libre, pero sí a la ley de plazos y de limitación del aborto a circunstancias especiales. También hace falta ser realistas, no hipócritas.




Wikio

3 comentarios:

Anónimo dijo...

es la primera vez que entro en vuestra pagina y sin duda alguna criticais duramente tanto a la derecha como a la izquierda. sin duda esto es facil cuando no se esta en el parlamento y no digamos si no hemos sidp gobierno nunca. yo solo os ruego que no deais demagogicos, lo que se critica tiene que tener su soporte, por ejemplo decir que habia dos millones de manifestantes contra la ley del aborto es poner la cifra de los organizadores, que se ve es la que os interesaba en ese momento, la delegacion del gobierno habla de trescientos mil y yo he visto 400 autobuses fletados de todas las provincias y pagados por no se quien ¿ os acordais cuando se criticaban los autobuses de felìpe? en fin al tanto que no hay que ser exagerados nunca si quereis captar a los votantes centrados. saludos. pedro alonso

Javier Solera dijo...

Esa manifestación es un camelo. No vi que nadie se manifestara contra los 500.000 asesinatos perpetrados durante el gobierno de Aznar. Ergo no es una manifestación contra el aborto, sino contra Zapatero.
El aborto sólo es un crimen cuando gobierna el PSOE. Así funciona España.

Atreides dijo...

Anónimo, la cifra ha sido corregida. Desde luego, a juzgar por todas las calles llenas de gente, allí había más de un millón. La delegación del gobierno siempre ha hecho el ridículo cuando se trataba de manifestaciones contrarias al gobierno.
Este blog sólo expresa la opinión de su autor, y como queda reflejado, no se manifiesta totalmente contra el aborto, sino contra la ampliación de la ley.

Javier, está claro que es una manifestación contra el gobierno. Eso no quita que precisamente Aznar sea hipócrita, porque, como dices acertadamente, el PP permitía el aborto bastante libre.