martes, 27 de octubre de 2009

UPyD es federalista, ¡me parto!

La deriva de UPyD (Usurpación, Peloteo y Dedocracia) es divertida. El invento magenta posiblemente vaya a reventar pronto, durante o tras su congreso, el primero que el club de fans de la Negra Flor va a celebrar después de dos años y medio de existencia, quedando fuera de duda que lo celebran porque no tienen más remedio.

En algún blog crítico con el invento se pueden leer perlas como estas:


Algunos compañeros del partido (y no me refiero a los cuatro gatos lunáticos., mercenarios o resentidos del “quítate tú para ponerme yo porque en eso consiste la democracia”) dicen estar totalmente en contra de la propuesta de reformar la Constitución para convertir España en lo que se conoce como un Estado federal cooperativo.
A lo que otro contesta:
Impresionante arranque, Carlitos. Nada mejor que precisar previamente que no te refieres a cuatro gatos lunáticos, para explicar los intríngulis del Federalismo Cooperativo de Intensidad Media Convenientemente Tuneada (en adelante FCIMCT). Imagina el lío, si no haces la precisión. La gente preguntándose …
Y resulta que ahora parece que a los upedorros (uy, perdón, iba a decir upederos) les da por el federalismo. Entonces me pregunto: ¿No decían ser contrarios a los nacionalismos? Pero no me extraña el cacao mental que tienen los magentas. Y lo mejor de todo es la definición del crítico que habla de los cuatro gatos lunáticos: Federalismo Cooperativo de Intensidad Media Tuneada. Algunos de sus integrantes, entre soberbios y comisarios políticos al más puro estilo soviético, que antes pululaban por Ciudadanos-Partido de la Ciudadanía formando parte de la extrema izquierda más sectaria, ya decían antes que eso del no nacionalismo era una estupidez y que había que adaptarse a la realidad. Alguno de ellos, dicen, acabó en Izquierda Hundida, pero muchos acabaron en UPyD.

El pasado de Rosita la Pastelera tampoco deja mucho lugar a dudas. Todos sabemos lo que hacía a su paso por alguna consejería del gobierno autónomo vasco cuando aún era del PSOE y su partido gobernaba junto al PNV: Conceder subvenciones a Batasuna (o a su entorno, que viene a ser lo mismo).


Así que el pastel del pink power no nacionalista de pacotilla ahora aboga por el federalismo. cooperativo, sea lo que esto fuere. Estupenda noticia. Me alegro por ellos, pues esto reduce a los usurpadores progres y dedocráticos de ideas ajenas que no comparten a un apéndice del PSOE - lo que realmente siempre han sido. Un partido engañabobos que piensa que con su paripé pseudo-no-nacionalista podría arrancar al PP los votos necesarios para que el club de la ceja pueda seguir desgobernando el país y llenándose los bolsillos con cánones y otras prebendas.


Sólo que no han contado con que los únicos no nacionalistas auténticos son los que sostienen a la bandera naranja de la gran C de Ciudadanos, la única alternativa que hay a la corrupción y el nacionalismo feroz imperante en toda España. Los clones siempre tienen una vida corta, igual que las mentiras. Por eso ya nadie apuesta por los magentas, sino empieza a verse cada día con más claridad la alternativa ciudadana liderada por Albert Rivera.

Este país necesita ya una alternativa de tercera vía: Ciudadanos - Partido de la Ciudadanía.
Todos somos Ciudadanos. No a los clones.

Fuente de las citas:
Plaza Moyúa


5 comentarios:

Lino dijo...

No tiene nada que ver los federalismos con los nacionalismos.

Atreides dijo...

El federalismo en España es un claro apoyo a las pretensiones nacionalistas, porque supone la creación de estados jurídicamente independientes entre sí y unidos solamente en una federación. Proclamarse federalista en España es equivalente a dar pie a los nacionalistas a crear sus propios estados. Alemania es una federación de estados con constituciones propias y aprobadas por el pueblo mediante referendos que cedieron su soberanía para crear la federación (República Federal de Alemania).
Primero, el federalismo en España haría necesaria una reforma constitucional completa, y dudo mucho que una vez constituidos en estados, autonomías como Cataluña o el País Vasco decidan federarse para crear una España federal. Para empezar, si se quiere salvar España, todos los estados tendrían que reconocer al Rey como jefe de estado. El desmadre de los nacionalistas no tendrían fin hasta conseguir la independencia definitiva. Para seguir con el ejemplo, los alemanes no tienen problemas con la nación alemana, nadie la pone en duda, ni siquiera los bávaros, pero aquí sí.
Por consiguiente, federalismo es lo mismo que dar pie al nacionalismo independentista para conseguir sus objetivos.

Lino dijo...

Por supuesto que es apoyar a ciertas pretensiones de los nacionalistas, pero únicamente las pretensiones legítimas

No se trata de decir que no a todo por sistema. Un federalismo bien hecho, como Alemania, acabaría con las desigualdades y los privilegios a costa del resto.

Es una solución digna, en teoría

Atreides dijo...

El sistema de autonomías en España es técnicamente un sistema federal, sólo que las autonomías no son estados. El sistema se copió de Alemania al redactar la Constitución, pero con un fallo grave: Las desigualdades entre autonomías justificadas con el invento de las "comunidades históricas", como si no fueran todas igual de históricas (sólo ya partiendo de los fueros, si se restablecen en un territorio, deberían restablecerse en todos).
La reforma más sencilla sería acabar con las diferencias. de hecho, la UE critica las desigualdades fiscales y considera que son incompatibles con los tratados europeos.
Pero ir más allá sería suicidio. ¿Crees que los políticos, especialmente los nacionalistas, teinen tanto sentido común para establecer un sistema federal razonable y bien hecho? ¡Nunca! Así que hablar de federalismo es no ser consciente de la realidad. Encima, el federalismo sólo lo defiende la izquierda rancia de IU y PSOE (en parte) y ahora el invento de UPyD.
Coincido contigo en que un federalismo bien hecho es positivo, pero no tengo ninguna confianza en que se vaya a hacer algo bien en este país que tenga que ver con remover las bases de la Constitución.

El Espantapájaros dijo...

Me resisto a creer que Rosa Díez sea tan mala. Todos los líderes políticos tienen ambición y ganas de obtener protagonismo. Y los que están en UPyD, los críticos, deberían ser consecuentes: un partido político no es un circo para hacer cualquier tontería, hay que respetar unos estatutos y al líder del partido. En cuanto a la deriva federalista, no tenía noticia. Sólo sé que ésa no es la solución para España, que no calmaría a los nacionalistas y que presumiblemente sería un desastre, como demuestra la Historia.