domingo, 14 de febrero de 2010

El Deuteronomio apócrifo de Rodríguez Zapatero

o lo que de verdad pensaba ZP al leer su discurso del Desayuno de Oración... 

Presidente, Congresistas, señoras y señores, gracias.

Gracias por invitarme a participar, en nombre de mi país, -¿o era El País?- en nombre de España, -eso dicen- en uno de los actos de mayor tradición y simbolismo en la sociedad americana. Gracias a los Senadores Klobuchar e Isakson, y permítanme que les hable en castellano, porque no sé inglés, en la lengua que mi partido multa por rotular los establecimientos en una parte de mi nación... ¿nación? o... bueno, ya se sabe que ese es un  término discutido y discutible. (Aquí, caída de párpados, amplísima sonrisa y encogimiento de hombros, gesto ese suyo tan propio de no sé, ya se sabe... yo no he sido...) 

Nadie como ustedes conoce el valor de la libertad religiosa, -a ver cuando cuelo lo de la Alianza- sus antecesores huyeron de la dominación y para que nunca les fuera arrebatada la libertad fundaron este país.

Una Nación, los Estados Unidos, alumbrada en la democracia, que no ha dejado de crecer bajo su fuerza; que abolió la esclavitud, reconoció la igualdad de voto y proscribió la discriminación; que ha ensanchado el pluralismo, la tolerancia, el respeto a todas las opciones y creencias. -tengo que colar lo de la Alianza...-

Conquistas admirables, admirables a ojos de un demócrata que vive en una de las naciones más antiguas del orbe: España; una nación también diversa, forjada en la diversidad y renovada en su diversidad; una nación también americana, "la más multicultural de las tierras de Europa, (la) España celta e ibera, fenicia, griega, romana, judía, árabe y cristiana" -sobre todo cristiana-, -esos a los que echaban a los leones, jo, esto no se me había ocurrido con Rouco... tengo que comentárselo a Zerolo, y que no se me olvide, a ver cuando cuelo lo de La Alianza...- como la ha caracterizado desde Latinoamérica Carlos Fuentes.

Nuestros dos países deben mucho a quienes han venido de fuera. No se entienden sin ellos, sin los que, a lo largo del tiempo, han llegado a nuestra tierra y, conviviendo, se han convertido en "nosotros" en lo que somos.

Permítanme que les lea un pasaje de la Biblia, del capítulo 24 del Deuteronomio: "No explotarás, -el capitalista, el malvado capitalista... se han olvidado el sujeto..., este texto es algo raro... no, Botín, Entrecanales... no va por vosotros...- al jornalero pobre y necesitado, ya sea uno de tus compatriotas, o un extranjero que vive en alguna de las ciudades de tu país. Págale su jornal ese mismo día, antes que se ponga el sol, porque está necesitado, y su vida depende de su jornal". Aquí quedaría mejor salario obrero... pero si lo cambio igual me riñen. 

(En cuanto al el final del texto bíblico que no leyó ) “Así no clamará al Señor contra ti, y tú no serás reo de pecado”. Ah, no, esto si que no lo leo, lo que faltaría, que les den más ideas que ya tengo a la mitad del país... -¿país? sí, eso sí que  suena bien... El País...- bueno, deseando verme en la hoguera porque se empeñan en responsabilizarme de la gestión económica, ya saben, de eso que se aprende en dos tardes, cuando todo el mundo sabe que el responsable es la conjunción de planetas y el viento unidos en una conspiración como consecuencia de la guerra de Irak, no me perdonan que retirara las tropas; ¿Afganistán?, eso es diferente, ahí las he enviado de acampada. 

Asimismo, quiero proclamar el más sentido compromiso con los hombres y las mujeres que en nuestras sociedades padecen, en estos tiempos difíciles, la falta de trabajo. Todos ellos deben saber que no hay tarea de la que, como gobernantes, nos sintamos más responsables; que no hay tarea que nos acucie más que la de favorecer la creación del empleo. A mí que no me digan que no he creado empleo, tropecientos asesores,  compañeros políticos... si hasta he montado Ministerios enteros y cuando  hay que aprobar algo en el Parlamento ya no cuento lo que suelto; ¡anda que no he creado puestos de trabajo! y de los buenos que son los que interesan, y para  todas las clases sociales, ¿eh?, que encima algunos me llaman sectario, y gracias a mí no sólo muchos banqueros conservan su puesto y sus beneficios, claro, sino que pobres becarias, bachilleres y demás gente sin oficio ni beneficio tienen actualmente una profesión no sólo honrada sino bien pagada. O sea que he dado de comer a muchos "hambrientos", ¿Esto también lo dice el Deuteronomio, no?

Señoras y señores, hoy mi plegaria quiere reivindicar igualmente el derecho de cada persona, en cualquier lugar del mundo, a su autonomía moral -La Alianza, que no se me olvide-, a su propia búsqueda del bien.

Hoy mi plegaria quiere reivindicar la libertad de todos para vivir su propia vida, para vivir con la persona amada y para crear y cuidar a su entorno familiar, -incluidas las familias góticas y godas- mereciendo respeto por ello.

La libertad es la verdad cívica, la verdad común. Es ella la que nos hace verdaderos, auténticos como personas y como ciudadanos, porque nos permite a cada cual mirar a la cara al destino y buscar la propia verdad. Qué bonito me ha quedado esto. 

Pero la tolerancia es mucho más que la aceptación del otro; es descubrir, conocer y reconocer al otro. El desconocimiento del otro está en la raíz de los conflictos que amenazan a la Humanidad y ponen en peligro nuestro futuro. El odio nace de la ignorancia y la concordia se construye sobre el conocimiento. el de la crisis no, que ese no lo sabía nadie y yo me entere el primero. También la paz. Esto también me ha quedado muy bonito.

 España ya fue en el pasado ejemplo de convivencia entre las tres religiones del Libro, Judaísmo, Cristianismo e Islam, y hoy defiende en el mundo la tolerancia religiosa y el respeto a la diferencia; el diálogo, la convivencia de las culturas, la Alianza de las Civilizaciones. ¡Por fin! , ya lo he colado... por poco se me pasa.

Lo hacemos con tanta convicción como rechazamos las afirmaciones excluyentes de superioridad moral, el absolutismo o el fundamentalismo intransigente, eso, enteraos antipatriotas, que sólo  generáis crispación y pesimismo y no tenéis ninguna razón porque la tengo sólo yo.

Estados Unidos sabe, como también lo sabe España, que la utilización espuria de la fe religiosa para justificar la violencia puede ser enormemente destructiva, y qué  mejor momento que este Desayuno de Oración para que recordemos juntos, para que honremos juntos, a nuestras víctimas del terrorismo, porque, juntos, también defendemos la libertad allí donde se ve amenazada. -No, aquí la Alianza no toca-

Señor Presidente, Congresistas, señoras y señores, ya sea con una dimensión trascendente o cívica, la libertad es siempre el fundamento de la esperanza, de la esperanza en el futuro, el nuestro es especialmente esperanzador.

Por la libertad, así  como por la honra -se dice en El Quijote, la obra literaria más importante escrita en español –bueno, Mont i Llà me ha dicho que fue en catalán, a ver cómo se lo explico, ya le diré que ha sido un lapsus como lo del estatut- se puede y debe aventurar la vida, y, por el contrario, el cautiverio es el mayor mal que puede venir a los hombres. La libertad es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos... y el viento porque la tierra es del viento.

Que ese don siga iluminando a América y a todos los pueblos de la tierra. -que a mí... a mí..., al mío lo sigo iluminando yo.

Gracias.

Qué bien me ha quedado, espero que se hayan enterado de lo de la Alianza, con la pasta que me ha costado. ¡Uy!, Obama me mira, Uuummmmmmmmmm...
Luisa G. en C's Federación Centro

No hay comentarios: