lunes, 31 de mayo de 2010

Alemania a la deriva: Dimite el Presidente de la República Federal de Alemania

El presidente de la república alemán Horst Köhler (CDU) acaba de anunciar su dimisión irrevocable como jefe del estado alemán, lo que supone un acontecimiento de máxima gravedad que nunca se había producido en los 61 años de existencia de la República Federal de Alemania.

El presidente de la república justifica su decisión con la controversia levantada a causa de sus recientes valoraciones controvertidas de la misión de las tropas alemanas en Afganistán y en el exterior, con las que parecía poner en duda la constitucionalidad de la misma, pues según sus palabras se trata más de defender intereses económicos que interés políticos. Aunque posteriormente matizó sus palabras, los ataques contra el jefe del estado alemán no han cesado. Debido a esta falta de respeto a la máxima institución de Alemania ha decidido dimitir, lo que representa un hecho de máxima gravedad.

Este es el discurso de dimisión del presidente de la república:


"Mis manifestaciones sobre las misiones en el extranjero de las Fuerzas Armadas Federales que hice el 22 de mayo del año en curso han provocado fuertes críticas. Lamento que mis palabras hayan podido llevar a malentendidos en una cuestión tan importante y complicada para nuestra nación. Pero la crítica llega a tales extremos que se afirma que yo estaría a favor de misiones de las Fuerzas Armadas Federales que no estarían cubiertas por la Ley Fundamental. Esta crítica carece de toda justificación y deja echar en falta el debido respeto a mi cargo.

Por medio del presentre acto comunico mi dimisión del cargo de Presidente Federal - con efectos inmediatos. Doy las gracias a las muchas personas en Alemania que me han mostrado su confianza y que han apoyado mi labor. Les ruego que tengan comprensión para mi decisión.

De acuerdo con la Ley Fundamental, las facultades del Presidente Federal serán asumidas ahora por el Presidente del Consejo Federal. He informado telefónicamente al señor Alcalde Böhrnsen [Bremen] sobre mi decisión, asimismo al señor Presidente de la Dieta Federal, a la señora Canciller Federal, al señor Presidente del Tribunal Constitucional Federal y al señor Vicecanciller Federal. Ha sido para mi un honor de servir a Alemania como Presidente Federal."


Las palabras de la discordia del presidente saliente han sido estas:

"Desde mi punto de vista la realidad es la siguiente: Allí luchamos también por nuestra seguridad en Alemania, allí luchamos en unión con nuestros aliados sobre la base de un mandato de las Naciones Unidas. Todo esto significa que tenemos responsabilidad. Me parece correcto si en Alemania se vuelve a debatir también siempre de forma escéptica poniendo esto en duda.

Sim embargo, estimo que en general estamos en vías de comprender a la sociedad también en su aplitud, que un país de nuestro tamaño con esta línea de comercio exterior y, por tanto, con esta dependencia de l comercio exterior, tiene que saber igualmente que en caso de duda, en situaciones de emergencia también es necesaria una misión militar para garantizar nuestros intereses, por ejemplo para mantener libres las rutas comerciales, por ejemplo para evitar la inestabilidad de regiones completas que podría tener consecuencias negativas para nuestras oportunidades comerciales, de empleo y de ingresos. Todo ello debe ser objeto de un debate, y yo creo que no estamos tan mal encaminados."


Las funciones del presidente de la república serán asumidas interinamente por el presidente del Consejo Federal (Cámara Alta), Jens Böhrnsen (SPD), Alcalde-Presidente de la Ciudad Libre y Hanseática de Bremen, quien ha sido informado previamente sobre la decisión de Köhler.

Con esta dimisión, la canciller alemana Ángela Merkel se encuentra en una situación cada vez más complicada, ya que hace sólo una semana anunció su dimisión  el ministro presidente del estado federado de Hesse, Roland Koch (CDU), igualmente centro de ataques por su línea clara e inamovible en el gobierno regional de Hesse. Los menguantes apoyos en su propio partido y su fama de estar eliminando a todos los que puedan pararle los pies ponen en entredicho su capacidad para dirigir el gobierno federal.

El viernes, la canciller federal manifestó que no iba a comentar las declaraciones de Köhler, Es evidente que las relaciones entre Merkel y los pesos pesados occidentales de su partido están bajo mínimos.

El grado de decadencia política del país queda manifiesto a la vista de que todas las cadenas de televisión alemanas están volcadas en la ganadora del concurso de Eurovisión, mientras que la grave situación creada a consecuencia de la dimisión del presidente de la república queda en segundo lugar. Ante la situación creada algunos no tienen mejor ocurrencia que proponer a Lena para la jefatura del estado.

Las reacciones de la prensa son bastante sectarias y poco profundas. Apenas nadie analiza las verdaderas razones para esta dimisión. Tampoco parecen ser capaces de proponer candidatos, quedándose anclados en personajes caducos y desgastados en lugar de hacer propuestas novedosas y creativas. La prensa alemana tiene mucha culpa en esta dimisión de órdago que es respuesta a la deriva de una sociedad enferma.


4 comentarios:

Fray_Fanatic dijo...

Vale. Pero mójate: ¿Cuáles son esas "verdaderas razones" por las que ha dimitido el Presidente de la RFA?

Atreides dijo...

Fray Fanatic, las verdaderas razones no las cuentan, como tampoco cuentan las verdaderas razones de Roland Koch. El principal problema es Merkel, el control de la política por gente del este. Los tejemanejes sólo se pueden intuir, pero basta con leer los comentarios en la prensa digital para darse cuenta que no soy el único que piensa así.

Fray_Fanatic dijo...

Que un Presidente de la República dimita porque los alemanes del Este mandan mucho me parece una irresponsabilidad del patín. Del estilo de la del monarca aquel que se piró vía Valencia cuando los republicanos se adjudicaron un triunfo en unas municipales.

No sé. ¿No cabe la posibilidad de que se haya marchado porque los alemanes no están preparados para escuchar lo que está haciendo realmente su ejército en Afganistán, por ejemplo?

Atreides dijo...

Fray Fanatic, no entiendes nada del tema de los del este, es un tema bastante más profundo de lo que parece al decirlo.
El presidente contaba con bastante apoyo popular. El problema es que la clase política, tan políticamente correcta, no quiere que se sepa la verdad. Los mismos Verdes metieron Alemania en la guerra en Serbia y en Afganistán, tan pacifistas ellos, pero no quieren que se ponga en duda estas misiones. Köhler estaba sometido a presiones muy fuertes. Por una parte se criticaba que los presidentes en Alemania nunca dicen nada, y cuando dicen algo les machacan vivos. Es como cuando el Rey se atreve a decir algo, enseguida se le echan encima diciendo que no puede opinar.
Una cosa es el pueblo y otra la clase dirigente. Luego están los lobbies judío y musulmán. Luego toda esa chusma comunista del SED/PDS/Die Linke. Merkel lleva un régimen en la CDU que espanta a todos los que valen algo, ella acaba con todos que le estorban. Para algo se formó en Moscú y trepó en las juventudes comunistas.
A todos nos pasa alguna vez que las cosas se acumuilan de tal forma que decimos un buen día: Hasta aquí hemos llegado. Eso es lo que le ha pasado a Köhler.