sábado, 29 de mayo de 2010

Club Bilderberg: Nubes negras sobre Sitges con olor a azufre

En estos días se publican muchos artículos sobre la inminente reunión del Club Bilderberg, organización secreta ya no tan secreta de los poderosos del mundo que tiene por objetivo dominar el mundo entero mediante el control de la economía y de los estados hasta hace poco soberanos e independientes.

Gracias a periodistas valientes como Daniel Estulin o Jim Tucker, el Club Bilderberg, del CFR, la Comisión Trilateral y el Comité de los 300 (todos forman una misma conexión, con diferentes cometidos), sus reuniones ya no son tan secretas desde que en Canadá se supo gracias a Estulin y Tucker de los planes de Bilderberg, lo que ayudó a hacer fracasar el referendum independentista en Quebec.

Basta con leer los libros de Estulin para darse cuenta de la gravedad de lo que cuecen entre los poderosos reunidos cada año en otro lugar del mundo, lo que hacen precisamente en países que son objetivo inmediato de sus acciones.

Tras la reunión de Bilderberg en Grecia en mayo del año pasado (el hall del hotel estaba presidido por una escultura del mismísimo Satanás) ocurrieron justo las cosas que Estulin ya había anunciado que podían ocurrir: hubo dos alternativas elaboradas por el club liderado por los Rockefeller y la Reina de los países Bajos, y parece que la estrategia es un camino medio entre el desastre total y las muestras de recuperación para crear confianza entre la población, pero que no dura nunca mucho tiempo. 

¿No es curioso, también, que Rockefeller controla bancos como el Citibank? ¿Qué pasó con las hipotecas subprime? ¿No llama la atención que Lehman Brothers es otro banco judío controlado por gente como los Rockefeller? ¿Y la FED? ¿Y el FMI? A través del FMI se controla ahora a Grecia, se va a controlar a España, Portugal... y del 3 al 6 de junio de 2010 tiene  lugar la reunión de Bilderberg en Sitges.

De esta reunión dependerá, sin duda, si ZP sigue hasta 2012 o no. ZP es un tonto útil, pero sirve para empobrecer a la sociedad española, crear confusión y caos, hasta miseria en algunos ámbitos, justificar mayor presión fiscal y mayor dependencia de España del exterior, con sometimiento evidente a poderes ajenos al sistema democrático español: Obama, Comisión Europea, banca internacional. Es el camino hacia la esclavitud global propugnada desde siempre por el CFR y Bilderberg.

¿Cómo, si no, se explica que ZP haga ahora justo lo contrario de lo que defendía en 2008? No es que haya visto la luz para tomar medidas drásticas (no tan drásticas como sería menester). Sabemos que fue Obama, su gran ídolo, quien le dio las órdenes, y resulta que Obama no es más que la marioneta voluntariosa de Bilderberg, rodeado por cientos de consejeros de la organización que desde hace décadas controla al gobierno estadounidense, la Fed, el FMI y los medios de comunicación más influyentes de EE.UU. y del mundo, a través de sus miles de colaboradores del Instituto Tavistock y entidades anexas dedicadas al lavado de cerebros y la manipulación de la opinión pública. Y como no son tontos, siempre se aseguran disponer de gente importante en ambos bandos, izquierda y derecha: El País, Gallardón, Aguirre, Solbes...

Sin duda existen movimientos similares contrarios a Bilderberg, pero está claro que Bilderberg controla la economía occidental y la Unión Europea, dirigida por órganos no elegidos democráticamente. También la moneda única europea, por muy práctica que nos puede parecer al facilitar el intercambio financiero entre muchos países, es un instrumento más para dominar la política económica europea y restar cada vez más a las soberanías nacionales prácticamente anuladas por la UE, pues al menos el 80% de las leyes vienen dictadas por la Comisión Europea y deben ser trasladadas al derecho nacional de los estados miembro sin posibilidad de enmienda.

Debemos estar atentos a lo que va a ocurrir en Sitges y pensar lo que se puede hacer para evitar el écxito de la estrategia de esta conspiración antidemocrática. Los Bilderbergers son como una gran nube negra con olor a azufre.



No hay comentarios: