domingo, 5 de septiembre de 2010

Alemania se autoliquida - El libro de Sarrazin abre un debate inquisitorial en Alemania

La polémica se extiende también a España. Incluso la prensa conservadora repite los argumentos no contrastados de las agencias de prensa alemanas dominadas por el buenismo imperante.


El pasado lunes se presentó en Alemania el libro más polémico del año. "Alemania se autoliquida" (Deutschland schafft sich ab") de Thilo Sarrazin, miembro del partido socialista (SPD), antiguo Consejero (Senador) de Finanzas de Berlín y actual miembro del comité ejecutivo del Banco Federal Alemán. La introducción de la presentación estuvo a cargo de la socióloga de origen turco Necla Kelec, que se atrevió a decir mucho más y con mucha más claridad que el mismo Sarrazin y que describió a los políticos alemanes acertadamente al decir que no quieren ver la realidad. Criticó también la tendencia general de que quieren cortar la cabeza a todos aquellos que se atreven a levantarla para decir la verdad

El libro de Sarrazin ha abierto en Alemania una crítica feroz por parte de los políticos y medios de comunicación políticamente correctos y adaptados al dictado imperante de la izquierda en materia de opinión pública, quienes, sin haber leído ni siquiera el libro y básando se en extractos publicados en la prensa con anterioridad a la aparición del libro, exigen la inmediata expulsión de Sarrazin del partido socialista y del comité ejecutivo el Banco Federal Alemán. La misma canciller federal alemana Ángela Merkel calificó las tesis de Sarrazin como insostenibles y dio orden directa al Banco Federal de preparar su expulsión, a pesar de la independencia del banco central alemán del ejecutivo, a lo que éste siguió sin dudarlo anunciando el pasado miércoles que iba a pedir por acuerdo unánime que el presidente de la república cese de inmediato a Sarrazin, petición en sí insostenible por atentar contra derechos fundamentales garantizados por la Ley Fundamental (libertad de expresión).

También otros políticos como el ministro presidente de Hesse, Koch, o el alcalde de distrito berlinés Buschkowski (SPD), que en el pasado ha sido igualmente crítico con la situación de la inmigración en Nueva Colonia, el distrito berlinés de mayor porcentaje de inmigrantes turcos y árabes, encogieron el rabo y se alinearon con todos los demás cobardes del país.

Lo que sí resulta insoportable o insostenible es la limitación de la libertad de expresión, por una parte, y la crítica torticera y falta de objetividad, por otra. EL comportamiento de los políticos alemanes recuerda mucho a la justicia de linchamiento de los islamistas cuando organizaron manifestaciones masivas contra Salman Rushdi a causa de su libro titulado "Los Versos Satánicos" y le condenaron a muerte por blasfemo, sin que hayan cesado en su persecución por todo el mundo. En Irán no era posible comprar o leer ese libro, de modo que las masas de manifestantes fanáticos en realidad no sabían de qué iba todo el asunto.

Los problemas apuntados y analizados por Sarrazin son serios. Como ha dicho muy acertadamente Dieter Stein, el director del semanario berlinés Junge Freiheit, "el libro es una bomba. El título es una llamada de emergencia: 'Alemania se autoliquida'. Es el discurso de Thilo Sarrazin sobre el estado de la nación - y es una discurso candente con tesis de máxima actualidad, cuya dureza es casi insuperable. En contra de la idea de una sociedad multicultural, compartida sin oposición por gran parte de los grandes partidos políticos, Sarrazin presenta un balance desolador de la situación de Alemania, que está expuesta desde hace décadas al la pinza formada entre crisis demográfica (una dramática reducción de la población autóctona) e inmigración en los sistemas sociales del país:

„Desde el punto de vista actual, la inmigración de trabajadores temporales en los años sesenta y setenta fue un gigantesco error.“ Y: „No existen análisis empírico-estadísticos fiables de su los trabajadores temporales y sus familias supusieron o supondrán de alguna forma una contribución al bienestar en Alemania.“

"Sarrazin describe la miseria alemana con un enfoque muy concentrado, basándose en sus muchos años de experiencia práctica como Senador de Finanzas del gobierno berlinés al conocer de primera mano esta problemática en la capital alemana altamente endeudada, dando un análisis objetivo y cercano a la realidad de las medidas draconianas necesarias para limitar el problema de los inmigrantes sin voluntad o incapaces de trabajar. Exige un recorte rigoroso de las prestaciones sociales a favor de personas no dispuestas a integrarse, la limitación estricta de la inmigraciones de familiares y la prohibición de la migración por matrimonio. Será interesante saber quién va a tener el valor suficiente en la actividad política berlinesa para hacer suyas las propuestas razonables y plausibles de Sarrazin. Las dudas sin justificadas."

„En Alemania es usual acabar con cualquier intento de politizar el 'problema de la inmigración' recurriendo siempre al arma de la 'superación del pasado'.“ Esta valoración premonitoria procede del sociólogo conservador Robert Hepp hecha en su libro titulado „La Solución final de la Cuestión alemana“, que escribió hace 22 años y en el que llegó a las mismas conclusiones que ahora el socialdemócrata Thilo Sarrazin.

Debido a sus tesis, Heppfeu excluido efectivamente del discurso publicista y científico. Sarrazin explica las razones: „Durante los últimos 45 años no hemos debatido de forma racional sobre la evolución demográfica en Alemania. El que no se unía a la corriente de los aparciguadores y minimizadores o se mostraba preocupado, muy pronto tenía que reconocer su frustración de que se encontraba solo, y no pocas veces se le encuadraba en el rincón de los populistas.“

Además, la crítica de Sarrazin de la política de inmigración se puede trasladar sin más a otros países occidentales. En España, la situación se parece ya bastante. Aquí, por ejemplo, el nacionalismo catalán está en fuerte contraste con la situación de la inmigración. En cierto modo, Cataluña sufre una verdadera inundación por los inmigrantes musulmanes y pone en duda la supervivencia de la 'nación catalana' que los nacionalistas quieren imponer a toda la población. La islamización de la sociedad y el surgimiento de un precariado marcadamente islámico es notorio. Los islamistas proclaman sin dubitación su objetivo de una "república islámica catalana".

También en los Países Bajos la situación es bastante complicada. No en vano surgen partidos como el Partido de la Libertad de Wilders, descalificado por los medios y los demás partidos como islamófobo y de extrema derecha, cuando en realidad se hace eco de un tema cada vez más candente: La supremacía de los inmigrantes islámicos y la desaparición de la sociedad y cultura holandesas.

De la misma manera, en otros países como Canadá se vive con preocupación la enajenación de la sociedad. La inmigración actual de personas de ámbitos culturales islámicos destruye la estructura social de los países occidentales, que antes, como en el caso de Canadá o Australia, estuvieron marcados por la inmigración (europea), sin que representara ningún problema de integración, pero que hoy en día están expuestos al peligro de que sus sociedades sean suplantadas y dominadas por estrategias de inmigración dirigidas por líderes religiosos, mientras que las sociedades paralelas islámicas viven de los sistemas sociales de los países de acogida, a los que, en cambio, no aportan absolutamente nada ni cultural ni itelectualmente. La estulticia de los propios políticos, que gobiernan al margen de sus propios pueblos como si estuvieran dirigidos por control remoto, se convierte así en la soga con la que acabarán ahorcando a sus propios pueblos. Algunos críticos ya han acabado colgando de alguna soga en un bosque urbano.

Las primeras tres ediciones del libro de Sarrazin ya están agotadas. La editorial trabaja a toda máquina para poder atender la elevada demanda provocada por la polémica y los ataques de los buenistas en Alemania. La empresa de venta por internet Amazon incluso da ya plazos de entrega de hasta 3 semanas. Una vez leído el libro se podrá comentar mucho más con mucho más fundamento. Este autor lo espera para la próxima semana y lo irá comentando poo a poco, ya que 490 páginas no son una lectura rápida. Por su parte, sarrazin debería evitar caminos de bosques. Nunca se sabe si no habrá alguna soga o algún machete bien afilado esperándole.

   

No hay comentarios: