lunes, 27 de diciembre de 2010

Mensaje de Navidad de S.M. el Rey o Vivir en el mundo de Yupi

Según informa El Mundo, la audiencia del mensaje de Su Majestad el Rey ha llegado a su nivel más bajo de la última década.

Una media de 7.120.000 espectadores han seguido este año el mensaje navideño del Rey, lo que supone de nuevo el peor dato de la última década, con 850.000 menos que en 2009 y cerca de dos millones menos que en 2000, según un estudio de Barlovento Comunicación sobre datos de Kantar Media.

El discurso de Nochebuena del Monarca ha vuelto a perder este año seguidores, a pesar de la TDT y de los 33 canales que lo han ofrecido en esta ocasión, cuatro más que el año pasado, cuando atrajo a 7.979.000 personas (que ya fue el menos visto de la última década), con una cuota del 72,0%, frente al 65,6% de este año.

En cambio, los índices de consumo televisivo en la franja horaria correspondiente al mensaje han sido los segundos mayores de la historia, sólo por detrás de los registrados el año pasado. Un total de 10.847.000 individuos veían televisión en dicha franja, alrededor de 225.000 espectadores menos que en 2009.

La evolución de la audiencia de la alocución de don Juan Carlos ha sido la siguiente en la última década: 9.140.000 espectadores y 87,2% de "share" en el año 2000; 8.956.000 en 2001; 8.265.000 en 2002; 8.457.000 en 2003; 8.235.000 en 2004; 8.648.000 en 2005; 8.683.000 en 2006; 8.738.000 en 2007; 8.593.000 en 2008 y 7.979.000 en 2009.

El Rey recibió al dictador Chávez
Estos datos dan que pensar. Y la culpa la tiene enteramente el Rey, con su actitud manifiestamente mejorable en cuestiones tan fundamentales como han sido y siguen siendo los ataques al orden constitucional, la insumisión del gobierno catalán en lo que se refiere a la ejecución y el acatamiento de las sentencias de los más altos tribunales españoles, las afrentas del dictador comunista venezolano Chávez a España y la expropiación paulatina de patrimonio de españoles en dicho país, así como la indiferencia aparente ante los problemas de desgobierno que sufre España, con un gobierno que no está dispuesto a buscar soluciones serias para remontar la crisis económica y financiera.

Dijo S.M. el Rey:

"Llegamos al final de un año difícil y complejo, marcado por una crisis económica, en España y en otros países, más larga e intensa de lo esperado. En nuestro caso ha puesto de manifiesto desequilibrios y deficiencias estructurales que hemos de resolver juntos con eficacia y prontitud."

Palabrería hueca al estilo de Zapatero, a parte de que falta a la verdad. "Más larga e intensa de lo esperado." Estaba anunciado que iba a ser una crisis muy dura para España, hecho que negó el primer ministro Zapatero reiteradamente incluso cuando ya era más que evidente.

"Lo más doloroso es que ha golpeado a tantos hombres y mujeres que han sufrido -en su propia carne o en sus familias- la pérdida de empleos. Los parados concentran nuestras preocupaciones; son una prioridad insoslayable. La sociedad española no puede dejar que, especialmente, tantos jóvenes carezcan por más tiempo de un trabajo."

¿La sociedad? Majestad, ¿qué puede hacer la sociedad para remediar esta situación? ¿Qué hace Vuestra Majestad para que se busquen alternativas? Es muy fácil decir estas cosas y trasladar la responsabilidad, como hace Zapatero, a la sociedad. Las soluciones tienen que venir del gobierno, que debe coordinarse con todos los sectores de la economía nacional para buscar salidas e incentivar la actividad económica en todos los ámbitos.

"Pienso asimismo en quienes han tenido que cerrar comercios, talleres o negocios. En todas las personas que han asumido grandes sacrificios y esfuerzos a lo largo de este año: trabajadores asalariados, autónomos, profesionales, empresarios, pensionistas o funcionarios. Todos ellos merecen nuestro más amplio respaldo. Sus múltiples desvelos diarios y los de millones de familias, cuentan con nuestra mayor gratitud pues contribuyen al bien de todos."

Vale, muy bien. Gratitud. Respaldo. Majestad, ¿cómo se tiene que articular este respaldo? El bien de todos está siendo delapidado desde hace años por un gobernante pródigo que inventa prestaciones y derechos sociales sobre la marcha para camelarse a sus votantes, y luego resulta que tiene que dar marcha atrás a sus inventos sociales porque el estado no tiene recursos suficientes para pagar estos repartos injustificados de una riqueza menguante. ¿Cuál es el esfuerzo de Vuestra Majestad para enderezar lo que tuerce cada día este gobierno de inútiles?

"La crisis ha requerido la adopción de importantes decisiones por parte de nuestros poderes e instituciones públicas a todos los niveles. A escala europea ha exigido concertar nuevas iniciativas. Pese a ciertos signos alentadores, todavía no se ha logrado una plena estabilización y recuperación internacional."

La crisis ha requerido tales decisiones, pero no se ha tomado apenas ninguna realmente eficaz. Por eso mismo no se ha logrado ninguna estabilización, mientras que la recuperación se ha limitado a países que sí han tomado medidas serias y han sabido coordinar los sectores de su economía para reactivarla.

"Es preciso seguir adelante con empeño, ganar la batalla al paro con decisión, constancia y firmeza; mejorar en productividad y competitividad, en educación e innovación; y volver a situar a nuestra economía con visión de futuro en el pelotón de cabeza, manteniendo nuestra protección y cohesión social."

El Páis de las Maravillas versus El Mundo de Yupi
¡Decidselo al gobierno, Majestad! En los últimos siete años España sólo ha perdido competitividad porque tenemos un gobierno que ha recortado todos los grandes proyectos de infraestructuras cuando aún quedaban recursos para financiarlos, y el desaguisado separatista en Cataluña no ha hecho sino contribuir a una huida mayor de inversores de un país de locos. Por añadidura, no existe esa protección y cohesión social precisamente porque el gobierno ha arruidano al estado y ha creado y eliminado prestaciones sociales por puros intereses electorales, desatendiendo la capacidad financiera real del país.

"Sin un crecimiento adecuado no crearemos empleo. Y para crecer como necesitamos, debemos proseguir y abordar juntos las reformas necesarias, cumpliendo además nuestros compromisos en materia presupuestaria y de déficit. Se trata de modernizar nuestro modelo productivo y de generar mayor confianza para reactivar nuestra economía, proyectando al mundo nuevos ejemplos de vitalidad y de impulso como sociedad."

Todos sabemos lo que hay que hacer, Majestad, menos el gobierno - o digamos los gobiernos, ya que tenemos 18. Estos discursos balsámicos no sirven de nada. Lo que esperan los ciudadanos de su Rey es que tenga un discurso independiente y que sea también capaz no sólo de apuntar los problemas, sino de criticar a los que los causan o agravan.

"Pudimos salir con éxito de anteriores crisis económicas. Disponemos de las condiciones y de los instrumentos necesarios para lograrlo de nuevo."

¿Disponemos de ellos? Lo dudo. Esta crisis no se parece a las anteriores, porque la situación es diferente. Lo que sí es cierto es que todas las crisis económicas severas se han producido bajo gobiernos del PSOE. ¡Qué casualidad! Ahora las soluciones dependen de medidas estructurales de envergadura que este gobierno no es capaz de tomar.

"Somos una gran Nación, orgullosa de su pluralidad y diversidad, integrada en la Unión Europea con la que estamos comprometidos y por la que siempre hemos apostado. Un país de personas laboriosas y creativas, con una juventud espléndida, un inmenso y variado patrimonio cultural, modernas infraestructuras y muchas empresas punteras a escala internacional. La misma España que ha sido capaz de progresar y de superar con éxito muchas pruebas."

El desfile el Día de la Hispanidad este año ha sido una muestra más del deterioro del país.
España baja cada vez más en los rankings internacionales. La gran nación corre el riesgo de convertirse en un conglomerado de naciones inventadas. Las infraestructuras son insuficientes por el parón del gobierno socialista, y la falta de ingresos del estado conlleva que no sean mantenidas adecuadamente. Al igual que se van profesionales cualificados a otros países con más oportunidades y mejores sueldos, las empresas menguarán ante las dificultades de financiación y la descoordinación entre los gobiernos autonómicos y sus normativas que dificultan una actividad de ámbito nacional, como en materia de medio ambiente, energía o urbanismo. ¿Por qué no apunta Vuestra Majestad esa problemática para exigir a los gobiernos españoles una mayor sensatez a la hora de regular actividades? Y eso de la juventud espléndida, que en un número nada desdeñable se dedica al botellón, da como mínimo una imagen bastante dudosa de su esplendor.

"No hemos llegado hasta aquí para dejarnos vencer por las dificultades, para renunciar a nuestras ambiciones de construir un país cada vez mejor."

¿En qué mundo vive Vuestra Majestad? El país está en una situación cada vez peor. Amenaza la quiebra del estado por no poder atender debidamente el pago de sus deudas, que disimula con la emisión de bonos de estado cada vez más costosos y más difíciles de colocar en los mercados. Las ambiciones de Vuestro gobierno han sido, ante todo, de tipo ideológico, marcada por los estrechos contactos con regímenes comunistas tercermundistas y la ausencia de los foros más importantes para nuestro país como son los países líderes de la UE y Noreteamérica.

"Debemos desterrar el desánimo, levantar la cabeza, aunar esfuerzos y continuar la faena, conscientes de lo que somos, de lo que ya tenemos y de lo que podemos avanzar."

¿Qué somos, Majestad? Cada vez tenemos menos y vamos hacia atrás. Levantar la cabeza ¿qué quiere decir? Se nota que Vuestra Majestad no tiene que luchar contracorriente cuando quiere crear una empresa u obtener un crédito del ICO. ¿Sabéis, por casualidad, cuántos caminos hay que recorrer para luego no tener más que gastos? ¿Cuál es la aportación real de las administraciones públicas a la creación de empleo y la dinamización de la actividad económica?

"Los nuevos tiempos requieren grandes compromisos por parte de todos. Si queremos ganar el futuro, debemos mirar más allá, estimular ilusiones y fortalecer capacidades, sabiendo que juntos llegaremos siempre más lejos."

Es la continuación del bla bla bla del párrafo anterior, Majestad. El futuro se gana si se puede afrontar con ilusión. Pero si la ilusión por hacer algo de provecho, por tener iniciativa, es frustrado por la acción de los funcionarios, anclados en normativas enrevesadas destinadas a poner cuantas más trabas posibles a cualquier iniciativa de un ciudadano, se consigue todo menos estimular la ilusión y de aprovechar las capacidades de los ciudadanos, que son al fin y al cabo los que tienen que sacar adelante un país gobernado por una panda de inútiles despilfarradores.

"Por todo ello, para salir de la crisis y asegurar nuevos horizontes de prosperidad y de bienestar, necesitamos unidad, responsabilidad y solidaridad. Estos son los mejores aliados para vencer dificultades y alimentar nuestras esperanzas. Los mismos que han guiado a otros países."

Pues, Majestad, ¡decidselo a Zapatero y sus camaradas. El gobierno socialista se caracteriza por fomentar la desunión de España y de sus ciudadanos, porque anhela recrear una situación como la que hubo en 1936, por ser altamente irresponsable en la administración de los recursos públicos y por ser insolidario con los que realmente crean riqueza. Esta situación lleva a la desesperanza, y por eso mismo muchos optan por abandonar el país.

"Creo que la actual situación ha puesto de relieve lo evidente: de cómo le vaya a España depende cómo le vaya a cada uno de los españoles. Por eso, no caben actitudes individuales ni colectivas de indiferencia o de egoísmo, que a la postre nos dañan a todos."

¿Esto qué quiere decir? Aquí el egoísmo ha sido él del gobierno. El gobierno ha actuado de forma individual y no concertada. Como vaya a cada uno de los españoles depende de cómo le vaya a España, y no al revés, como decís, Majestad. No depende de los individuos cómo le va a ir a su país, depende fundamentalmente de la acción del gobierno nacional y de los gobiernos autonómicos. La Comunidad de Madrid es un buen ejemplo para ver de quién depende la marcha del país, porque a pesar de una política nacional nefasta, el gobierno autonómico ha sabido controlar el gasto y conseguir una actividad económica sostenida, con un incremento del desempleo más atenuado.

Los individuos hacen lo que les dejan hacer. El ciudadano individual no va a actuar pensando en el conjunto de la sociedad en la que vive. Es una estupidez mayúscula lo que decís, y se nota que el discurso lo escribe el gobierno y no la Casa Real, porque el equipo de Zapatero siempre intenta responsabilizar a los demás por los desaciertos de su gestión.

"Nada que valga la pena se consigue sin renuncias y sin entrega. Es preciso fomentar el ejercicio de grandes valores y virtudes como la voluntad de superación, el rigor, el sacrificio y la honradez. Valores y virtudes cuya ausencia no es ajena al origen de la crisis, y que son consustanciales a toda sociedad justa y equitativa."

Promulgación de la Constitución el 6-12-1978
Esta frase da realmente náuseas. ¿Qué virtudes y qué valores? Serán los que no tiene el gobierno - y que no tiene Vuestra Majestad. Porque tener valores es defender la Constitución y el orden constitucional. Voluntad de superación es llamar la atención sobre los ataques a la unidad nacional. Tener valores es decir al gobierno lo que hace mal. - ¿O es tener valor? me parecfe que no tenéis ni valores ni valor, Majestad.

"En definitiva, debemos unir nuestras fuerzas para alcanzar nuevos logros colectivos, con confianza en nosotros mismos y en nuestro país, contando con la acción de nuestras instituciones en el marco de convivencia y estabilidad que asegura nuestra Constitución."

La Constitución no asegura nada, Majestad. Ni siquiera quién la promulgó asegura que sea cumplida. Vuestras instituciones, que administran la justicia en Vuestro nombre, colaboran con aquellos que quieren acabar con la Constitución. En Cataluña no existe ese marco de convivencia y estabilidad. En el país Vasco parece que la situación se ha normalizado un poco, al igual que en Galicia. Pero el riesgo sigue latente. ¿Cómo queréis, Señor, que tengamos confianza en nuestro país si los que deben protegerlo se desentienden de su defensa?

"Todos, empezando por nuestros partidos políticos y agentes económicos y sociales, somos importantes para conjugar voluntades en esta dirección, con generosidad, sentido de Estado y pensando en el interés general."

Claro, todos somos importantes. El jefe de estado es importante, pero destaca por no tener ningún papel relevante. Está visto que no existe generosidad para aunar voluntades y para pensar en el interés general, Majestad.

"Quiero reiterar esta noche que el terrorismo solo suscita condena y repudio en cuantos defendemos la libertad y la democracia. No nos debe faltar determinación para acabar con esta lacra. Honremos y arropemos con todo nuestro cariño y solidaridad a las víctimas de la violencia terrorista y a sus familias."

Como el gobierno, más solidario con los terroristas que con las víctimas. Las víctimas no interesan ya ni a la oposición. No existe una determinación a la hora de acabar con los terroristas. La mejor prueba es que el gobierno sigue negociando con ETA y hace concesiones a sus presos.

"Por otro lado, continuemos prestando la máxima atención a los excluidos y marginados, trabajando por la igualdad de oportunidades y en apoyo de los discapacitados. Redoblemos asimismo esfuerzos para combatir las drogas y terminar con la inaceptable violencia de género. Y por supuesto, cuidemos más nuestro entorno natural."

Me pregunto qué tiene que ver el entorno natural con problemáticas sociales como la marginación y la violencia de género. Esa frasecita es todo lo que tenéis que decir sobre un enotorno natural cada vez más deteriorado en España, especialmente en las costas y en la sierra madrileña. Unir tantos temas diferentes en una misma frase ilustra lo poco relevante que parecen ser estos asuntos.

"Nos jugamos mucho a diario en el mundo complejo y competitivo en que vivimos. Por eso tenemos que defender el papel y los intereses de España en el plano internacional y mantener nuestros compromisos con la paz y el desarrollo de muchas naciones necesitadas. En este marco dirijo mi gratitud y afecto, a los miembros de nuestras Fuerzas Armadas y Cuerpos de Seguridad desplazados en otros países, que han sufrido la pérdida de compañeros que permanecen en nuestro recuerdo."


SS.MM. los Reyes en Bulgaria en 1991. ¡Qué tiempos aquellos!
Como si el despilfarro que supone la presencia militar en zonas geográficas con las que no tenemos nada que ver mejorase nuestro papel en el mundo. ¿Cuál es el desarrollo que experimenta Afganistán desde que España y Europa tienen tropas destinadas allí? ¿Se justifica perder soldados en un país en guerra que aumenta su producción de opio gracias o a pesar de nuestra presencia militar? El papel de España en el exterior debería otro muy diferente, y sobre todo no debería centrarse en dictaduras comunistas amigas del gobierno socialista.

"Pero el año 2010 nos deja también alegrías, realizaciones y esperanzas, incluidos numerosos triunfos inolvidables en la historia de nuestro deporte. ¡Estoy convencido de que 2011 nos aportará nuevos éxitos y avances en muchos campos!"

Pues qué bien, como si los triunfos deportivos arreglasen algo en nuestro país. Por ahora nos espera un éxito destacable: la quiebra del estado al no poder pagar sus deudas con nuevas emisiones de bonos invendibles.

"He contado siempre, y muy especialmente este año, con el afecto de los españoles y con el activo apoyo del Príncipe de Asturias. Al expresar mi agradecimiento quiero, una vez más, asegurar que sigo y seguiré cumpliendo siempre con ilusión mis funciones constitucionales al servicio de España. Es sin duda mi deber, pero es también mi pasión."

Espero que no os equivoquéis. Las cuotas de pantalla de Vuestro mensaje de Navidad demuestran que ese afecto y apoyo está menguando. Espero que aprendáis de ello, porque con discursos tan aburridos y vacuos no vaís a mejorar el interés que tengan los españoles por lo que decís. Es lo que tiene rodearse de republicanos y hacerles la pelota.

"Quiero terminar reiterando mi plena confianza en España y en nuestros ciudadanos. Confianza en nuestra capacidad y fortaleza para dejar a nuestros hijos y nietos un país cada vez mejor, con mayor prosperidad en cada pueblo, ciudad y Comunidad Autónoma. En suma, plena confianza en que seguiremos progresando."

Un país que por ahora va cada vez peor, quedando para los nietos la ruina del estado, del sistema de pensiones y la poca esperanza de encontrar empleos bien pagados y estables. Confianza es buena, control es mejor. Controlad al gobierno y a las instituciones, para empezar, y luego exigid que hagan lo que tienen que hacer para que este país pueda tener un futuro, que según las palabras del propio primer ministro Zapatero tardará al menos cinco años en recuperarse. Y si lo dice Vuestro amigo bolchevique, habrá que añadir tres años más.

Así que, ¿a quién le va a interesar lo que diréis las Navidades de 2011? Seguramente, la audiencia bajará en un millón de espectadores.



No hay comentarios: