viernes, 28 de enero de 2011

Mientras la economía se hunde, Pajín financia proyectos ideológicos

El lunes fue es uno de esos días en los que uno se queda patidifuso y boquiabierto ante tanta desfachatez de esta clase política de izquierda progre y corruta que gasta sin ton ni son el dinero que no tiene ni ella ni el estado que regenta, especialmente cuando el contraste con la realidad del país es tan pronunciado. Los titulares hablan por sí solos:

Pajín regala 2,6 millones de euros a sindicatos y grupos feministas afines


La ministra de Seguridá Sociá e Igual Dá
En el presente caso se trata de temas que no dejan duda sobre el destino probable de los fondos y la inutilidad de los proyectos que se supone van a financiar:

Entre otros son: Visibilidad de lesbianas, bisexuales y transexuales; feminismo islámico –valga el oxímoron– en la provincia de Ceuta; economía en femenino; colectivo afrodescendiente;  Plataforma Andaluza de Apoyo al Lobby Europeo de Mujeres; Plataforma de Mujeres Cantantes, Escritoras y Artistas contra la Violencia de Género; prevención de la violencia en parejas de lesbianas, compromiso con la “cultura de la paz” a través de la ideología de género. 

El hecho de militar en grupos dedicados a estas actividades puede suponer poder recibir unos cuantos miles de euros a cuenta de los contribuyentes españoles merced a la generosidad selectiva de Leire Pajín, ministra de Sanidad, Política Social e Igualdad.

Esta semana el Boletín Oficial del Estado publicó la resolución de 16 de diciembre de 2010 que detalla las subvenciones concedidas por el ministerio que encabeza Pajín. Su cuantía total asciende a los 2,6 millones de euros, repartidos entre más de un centenar de colectivos que, en su abrumadora mayoría, acreditan una inequívoca identidad progresista o feminista, cuando no las dos cosas, con tal de merecer segura dádiva. No faltan, entre los agraciados, los sindicatos mayoritarios –UGT y CC OO–, habituales en estas pedreas de dinero público. Así, la Confederación Sindical de Comisiones Obreras percibe 50.943 euros por el siguiente programa presentado: “Realización de la revista Trabajadora. Realización de materiales en lo relativo a la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres. Realización de jornadas para avanzar en la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres”. En cuanto a la Unión General de Trabajadores de España, por una iniciativa denominada “Crisálida. Observatorio de medidas y planes de igualdad en la negociación colectiva”, se embolsará 33.790 euros del ala.

En honor a la verdad hay que decir que, aunque sean las menos, también hay asociaciones de signo no izquierdista entre las subvencionadas, como la Federación Católica Española de Servicios a la Juventud Femenina, si bien es cierto que recibe la modesta cantidad de 3.000 euros frente, por ejemplo, a los 26.398 que recae sobre la Federación Andaluza de Mujeres Gitanas Fakali o los 15.790 con que se bendice a la Asociación de Mujeres Concejalas 79, entregada a tareas de “sensibilización y asesoramiento para potenciar el papel de las mujeres en los ayuntamientos”.

Los colectivos subvencionados son muy diversos, pero casi todos comparten la misma condición feminista. Hay 19.653 euros para la Asociación de Colaboradores con las Presas, unos considerables 61.962 euros para la Asociación de Mujeres Juristas Themis, 8.000 para un seminario de la Asociación Española de Investigación de Historia de las Mujeres, otros 8.790 para la Asociación Nacional de Mujeres Ucranianas en España o los 62.790 euros para la Federación de Asociaciones de Mujeres Rurales.

Especialmente escandalosas resultan ser las ayudas a grupos como la Asociación de Mujeres Cineastas y de Medios Audiovisuales (22.790); la Asociación de Mujeres Progresistas Victoria Kent (8.865 euros destinados a un programa de actuación integral para las mujeres que ejercen la prostitución); la Asociación Española de Mujeres Separadas y Divorciadas Carmen García Castellón (34.054); la Asociación Leonesa Simone de Beauvoir (21.790); el Colectivo de Jóvenas (¡sic!) Feministas (6.895); la inevitable Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales (30.790); la Federación de Mujeres Progresistas (la subvención más nutritiva, con 120.125 euros) o la Federación de Planificación Familiar, que invertirá sus 71.619 euros en propaganda abortista, entre otras cosas.

En otros tiempos, los hijos pródigos que malgastaban el dinero familiar se ponían bajo tutela para inhabilitarlos para el gasto descontrolado de dinero. En el caso de los socialistas no hay medida que valga para parar el despilfarro. Porque está claro que muchas de estas asociaciones sirven en primer lugar para financiar a los afines al PSOE y asegurarles ingresos a costa del erario público. La utilidad práctica no la verá nadie más que ellos, porque los mismos nombres de las entidades mencionadas hacen prever que se trata de grupos muy minoritarios de escasa proyección pública. Y si no fuese así ¿por qué no se publican informes sobre sus actividades y el uso que dan a los fondos recibidos?

Fuente:

2 comentarios:

Sefirot dijo...

Esto es muy habitual por desgracia en los gobiernos socialistas. Politica social lo llaman o algo así. Despilfarro a costa del bobo trabajador que hace sus deberes.

Carlos Fernández Ocón dijo...

Si las subvenciones en si mismas ya es algo que deploro como 'medidas' políticas, en el caso sociata la cosa se desmadra, como todo con ellos.

Yo espero que alguien pare esa sangría, sea el PP u otro. No tiene nadie DERECHO a decidir REPARTOS de fondos a terceros. NO es cosa del Estado quitarnos dinero nuestro para eso (decidir si sindicatos, patronales, ong's o lo que sea deben recibir dineros). Como se debe entender que NO se le de a ninguna 'fe', ni siquiera la históricamente nuestra.
Cada individuo/a del país ya es mayorcito para decidir eso y precisamente son entes que DEBEN vivir de SUS seguidores VOLUNTARIOS.