lunes, 17 de septiembre de 2012

La Esperanza es lo último que se pierde


Nadie se lo esperaba, y menos en estos momentos. Es una carga de profundidad para el PP dirigido por Mariano Rajoy. Doña Esperanza Aguirre ha dimitido como presidente de la Comunidad de Madrid y como diputada de la Asamblea de Madrid la que tal vez haya sido la político más popular de la región madrileña de todos los que han gobernado esta comunidad autónoma desde 1979.

Tal vez se podía esperar algo así después de la operación de cáncer de mama a la que Doña Esperanza se tuvo que someter hace poco tiempo, pero también es verdad que un cargo como el suyo absorbe todo su tiempo y no le queda apenas ninguno para ocuparse de su familia y vida privada. Y como muy acertadamente dice, «Desde que dejé mi puesto de funcionaria, siempre he querido que la política fuese una actividad temporal», aunque en su caso, seguramente por vocación y por haber sido imprescindible para un PP sin liderazgo, la temporalidad ha sido casi vitalicia, con 36 años en activo en la política madrileña y española.

Ya en 2008, cuando se celebraron los congresos a la búlgara del PP tras su fracaso esterpitoso en las elecciones generales de aquel año, se barajaba la posibilidad de que Esperanza Aguirre se hiciera con la dirección del partido. Como una especie de "dama de hierro", siempre ha plantado cara a la izquierda y se mostraba claramente contraria a la línea adoptada por Rajoy entonces, porque -se simpatice o no con su forma de hacer política o sus ideas- una cosa siempre ha quedado clara: Su fuerza de voluntad y su discurso decidido contrastan con una política de gobierno del actual primer ministro español insípida, sin fuerza y carente de voluntad de usar adecuadamente una mayoría absoluta en beneficio de España.

No cabe duda que el momento para dejar la política o el cargo es muy oportuno, porque así será más fácil perfilar un nuevo liderazgo -si lo hubiere- hasta que lleguen las próximas elecciones autonómicas. Pero el PP madrileño lo tendrá muy difícil, porque el probable sucesor Ignacio González puede tener mucha experiencia de gobierno, pero está muy lejos de arrastar a los votantes a un PP en caída libre.

Precisamente el ser profesional de la política no es el argumento más favorable para una sucesión en el poder. Todos los países europeos, y especialmente los del sur de Europa, necesitan ideas frescas y otras maneras de hacer política, siendo estos rancios políticos peperos lo que ahora conviene menos. Ignacio Gonzáles es uno de ellos.

El proyecto de Esperanza Aguirre se consolidó, pero una consolidación puede perder muy rápidamente sus cimientos cuando pierde su pilar más importante. ¿Qué es el PP madrileño sin Esperanza Aguirre?

Que puede haber otras razones mucho más importantes para que la dimisión se produjera en este preciso instante es más que probable:

1. Esperanza Aguirre se manifestó contraria a la subida del IVA incluso después de que se convirtiera en hecho consumado. Hace un año, la señora Aguirre fue la que más destacó en la campaña del PP contra una hipotética subida del IVA por parte del gobierno socialista, pero que no se produjo por razones electoralistas. Rajoy rompió su promesa de no subir impuestos y demostró ser un hombre sin principios.

2. La política proetarra del gobierno de Rajoy. Todos sabemos que Esperanza Aguirre siempre ha sido leal a las víctimas del terrorismo. La liberación de Bolinaga y la más que probable liberación de Otegui tras el "perdón" pedido a las víctimas podrían ser un motivo más para su dimisión.

3. El proyecto Eurovegas es más que turbio, y quién sabe si no es porque la operación la pueden haber movido otros sectores de su partido. La avalancha de críticas y las oscuras circunstancias del promotor del proyecto podrían aconsejar prescindir de algunas compañías políticas.

4. Rajoy parece incumplir las obligaciones del estado frente a la Comunidad de Madrid igual que su antecesor Rodríguez Zapatero. El estado adeuda mucho dinero a Madrid, pero hace muchas más concesiones a los independentistas catalanes. A pesar de su mayoría absoluta, Rajoy parece continuar la política del anterior gobierno socialista en lugar de marcar diferencias y ser consecuente con lo defendido hasta el año pasado.

5. El PP controla casi todos los municipios de Madrid, en muchos de ellos se gobierna con prepotencia y con poca eficacia. Tal vez el clima interno del partido se esté haciendo irrespirable. Puede que Esperanza Aguirre ya no tenga fuerzas para verse inmersa en luchas internas del partido, o tal vez simplemente no quiera formar parte de un partido a la deriva cuyo destino está claro si el gobierno nacional sigue en la línea actual.

Como dice el proverbio: La esperanza es lo último que se pierde. Con esta dimisión, al PP ya no le queda nada por perder. Y empiezan a doblar las campanas por un gobierno sin rumbo.

Suerte, Doña Esperanza, y que tenga mucha salud. Los cambios son siempre necesarios, y en Europa hacen falta muchos, muchísimos en todos los niveles. Tal vez sea esta una señal de esperanza.


3 comentarios:

Geppetto dijo...

La vida privada de Esperanza Aguirre no se resentia por su faceta politica, Esperanza Aguirre ES su faceta política, su vida y la de sus familiares gira alrededor de este hecho y lo hace desde hace mas de 30 años, otra cosa es que esta valiosa persona desee que su imagen pueda ser asociada de alguna manera al felón indecente y su troupe de pedorros de medio pelo que se han apropiado de la ideología del PP y le han dado un cambio radical.
Aguirre es consecuente personalmente con su postura política.
Lo malo es que su marcha machaca un poco mas a España y deja a los españoles en desesperanza.
Rajoy, artífice de este desaguisado lo pagara y con el su torpe partido político.
http://lapoliticadegeppetto.blogspot.com.es/

Atreides dijo...

Estoy de acuerdo contigo, aunque sí puede ser que se quiera dedicar más a la vida privada. Todos en algún momento decimos que hasta aquí hemos llegado, y lo mejor es cortar por lo sano. No cabe duda de que en el caso de Dª Esperanza sea más complejo.

Pedro Sánchez dijo...

Con la información que se ha vertido, con ocasión de esta dimisión, ya no es un secreto de los desencuentros de Esperanza Aguirre, con Mariano Rajoy, desde la época en que eran, los dos, Ministros del Gobierno de Aznar.
La ilusión de Dª Esperanza, ha sido el ser la primera mujer que fuera elegida Presidente del Gobierno, para seguir con su curriculum, de ser la 1ª, tal como fué cuando la nombraron Ministra, Presidenta del Senado y Presidenta de la Comunidad de Madrid.
Podiamos decir, de la misma, que es un "animal político", tiene una gran costancia, sabe esperar y muchos argumentos a su favor, pero no le gusta perder.
Particularmente, pienso que se ha perdido una gran política, que es muy necesaria para la política, en general, de España, sin que ello quiera decir que esté de acuerdo con ella.