lunes, 11 de enero de 2021

Merkel y la censura de RRSS

Hoy, por una vez, algo que no ocurre mucho, la canciller alemana Merkel dijo algo acertado sobre los cierres de cuentas de Trump, lo que se puede aplicar a las demás censuras: "El derecho fundamental de la libertad de expresión es un derecho fundamental de importancia elemental." "Este derecho fundamental puede ser intervenido, pero sólo de acuerdo con la ley y dentro del marco que define el legislador - no por decisión de la dirección de empresa de las plataformas de redes sociales.“ En este contexto, la canciller ve "problemático" que las cuentas de Trump hayan sido bloqueadas de forma permanente. Es decir, se están claramente extralimitando al establecer reglas propias no amparadas por la ley. Y esto se aplica también a Youtube y canales como Estado de Alarma. 

Frankfurter Allgemeine Zeitung



domingo, 10 de enero de 2021

La traición de Pence

Lo sorprendente es que casi todos los republicanos en la cámara se pusieron en contra de Trump, no sólo los 24 que él ya mencionó en su discurso. Lo de Pence es bastante más decepcionante. Lo que queda claro es que Trump, lamentablemente, no ha tenido buena mano ni intuición con sus colaboradores, le salían ranas desde el principio. El honor debe ser algo que no existe en la clase política estadounidense. 

Lo que estaba a la vista era que el 99% de los trumpistas se manifestó pacíficamente, mientras que un grupo de infiltrados de la Antifa, seguramente contratado por los Demócratas, lograron hacerse con el protagonismo y tener las puertas abiertas y ser guiados por la misma policía para perpetrar sus fechorías. En la prensa sólo salen las fotos de esta “Village People” al nivel de Aliexpress. 

Lo más denigrante es que los gobiernos y partidos europeos se han echado todos contra Trump, incluso los más cercanos como Vox o AfD, incluso periódicos conservadores como el alemán Junge Freiheit, sin que nadie criticara el fraude electoral (que la prensa califica de no probado) y el escaso nivel democrático del sistema electoral estadounidense. 

Da miedo ver la unanimidad de la clase política occidental para imponer este tipo de gobierno salido de unas elecciones trucadas. Uno de los más vociferantes es el Presidente alemán Steinmeier, quien llegó a jefe de estado por designación graciosa de la canciller Merkel y que se caracteriza por apoyar grupos musicales de última fila y extrema izquierda que arremeten contra el estado y la policía, entre otras.
Nunca se ha visto un aislamiento tan brutal de un presidente americano, al que se niega comunicarse por redes sociales. Es una tutela despótica que es inconstitucional. 

Trump cometió el error de no proceder a tiempo contra Twitter y Facebook por vulnerar derechos fundamentales. Pero está claro que tanto eso como reformar la ley electoral era muy difícil al tener el Congreso en contra, liderado por Crazy Pelosi. El hombre más poderoso del mundo, como se ha visto, en realidad es poco menos que un florero, una marioneta o un fantoche sin poder real, ya que tanto las Cámaras como cualquier juececillo federal pueden decidir la política que le permiten aplicar. 

También cometió errores estratégicos graves, tal vez por una cierta ingenuidad que se debe a su buena fe y su franqueza al querer cambiar las cosas. Los votantes, desde luego, no se lo han agradecido, porque aun restando 10 millones de votos fraudulentos de Sleepy Biden, son demasiados que han sido movilizados en su contra. 

El despertar será terrible para los estadounidenses, especialmente cuando vean que manda Kamala y una mafia semioculta y oculta hundiendo el país en la miseria. Trump no volverá a ser candidato, salvo que se presente por un partido nuevo, pues los republicanos ya han demostrado de qué calaña son y que no le querrán apoyar nunca más. 

¿Cómo lo ve, Vicente? Desde luego, el golpe de estado estaba a la vista y lo habrán visto muchos más a pesar de la manipulación por los medios. 

Una cosa buena, aunque de momento irrelevante, es que los republicanos se h
an retratado, uno más Judas que el otro.

sábado, 24 de noviembre de 2018

Gibraltar, británico para siempre (segundo episodio)

Este artículo no pretende ser un análisis histórico basado en el Derecho Internacional Público, sino una opinión sobre una situación de hecho. Como han demostrado varios hechos históricos (Alemania, Kosovo), la realidad política no respeta necesariamente tratados o configuraciones históricas de los estados o las naciones. En este caso, la realidad política no puede medirse en un tratado de hace 300 años ni en lo que era Gibraltar en 1704.


Han pasado nueve años desde que comenté una situación similar a la que vivimos en la actualidad. Ya entonces, siendo Ministro de Asuntos Exteriores  el señor Moratinos, hubo un debate a raíz de que éste reconocía el derecho de los gibraltareños a seguir siendo británicos. Las reacciones en España a la visita de Moratinos a Gibraltar fue uno de esos ejemplos de absurdidades de la política española con connotaciones históricas más propias de tiempos del franquismo que de un país moderno.

Moratinos saluda al entonces
Ministro Principal Caruana,
jefe del gobierno de la colonia.
Tras estos años, con Mariano Rajoy al frente del gobierno, hubo nuevamente polémicas periódicas sobre la Roca, sin que nada cambiase sustancialmente, salvo que el comercio entre España y Gibraltar ha ido en aumento, al igual que la superficie construida y la población de la colonia británica. No por último, la prosperidad de la Roca y del Campo de Gibraltar se debe a esta circunstancia particular de que Gibraltar es una colonia británica.

Resulta ahora que con el Brexit se extiende cierto nerviosismo. El nuevo presidente del gobierno, Pedro Sánchez, que llegó a ocupar el poder ejecutivo de una forma bastante irregular, aunque no ilegal, por la puerta de atrás aprovechando cierta imprevisión en la Constitución, pudiendo gobernar con apenas un 22% de los escaños del Congreso gracias a pactos lúgubres con el sector político más radical y extremista de España, hace apenas diez días afirmada que el hecho de no haber intervenido en las negociaciones del Brexit para tratar el tema de Gibraltar era por pragmatismo, salta ahora después de haberse finalizado las negociación entre el Reino Unido y la Unión Europea para ponerse en escena desde la dictadura comunista de Cuba y pretender paralizar toda una cumbre europea organizada exclusivamente para aprobar los acuerdos con el Reino Unido.

Pedro Sánchez en la república comunista de Cuba
No por último se debe esta actitud a lo imprevisible del carácter del primer ministro español, que un día dice una cosa y al día siguiente la contraria, sin inmutarse, según dependa de unos u otros apoyos o de vender consejos y no tener para sí mismo. También habrá sido influido este idólatra de dictadores comunistas y odiados profesional de Franco por sus camaradas cubanos, pues su mirada durante la rueda de prensa dejaba bastantes dudas acerca de su estado mental. Pero, seguramente no se saldrá con la suya. La UE no permitirá que después de lograr un acuerdo tan difícil llegue este mequetrefe para montar su numerito particular de circo pensando que puede obtener lo que no se ha logrado en más de 300 años, y de hecho el presidente del Consejo Europeo, Tusk, ya ha conseguido pararle los pies al boy ególatra de España.

Una cosa está clara: Que España haya perdido Gibraltar dos veces seguidas es su propia culpa, y no sirve de nada el constante pataleo casi infantil de los políticos de este país cada vez que creen que se ha lesionado la soberanía española sobre un territorio que desde hace más de 300 años no es suyo, sino británico.

Sede del gobierno de Gibraltar
Tras la primera ocupación de la roca por los ingleses, las tropas españolas habían logrado recuperar el territorio, pero por poco tiempo: Aprovechando una de las muchas fiestas en España y a sabiendas que los españoles son muy fiesteros, los ingleses volvieron a ocupar el peñón para quedarse para siempre, y de nada sirvieron los asedios por el lado español, como se puede ver muy bien visitando los lugares históricos de la colonia británica.

En 300 años, la realidad social y política de la Roca ha cambiado mucho. Su población tiene hábitos realmente británicos, y se siente también británica, aunque muchos de los llanitos suelen hablar entre sí en un andaluz bastante castizo de la zona, combinado con un inglés muy británico. 

En todo este tiempo, España no ha sido capaz de recuperar la Roca. Tal vez porque en el fondo nunca ha tenido un interés especial más allá de su situación estratégica en el estrecho de Gibraltar, un estrecho que por otra parte España siempre ha podido vigilar muy bien desde Ceuta y Melilla, así como desde los peñones de Vélez de la Gomera, Alhucemas y las Islas Chafarinas. De Perejil mejor no hablemos, porque España nunca se había ocupado realmente de esa pequeña roca junto a Ceuta a pesar de que podría servir muy bien para controlar el tránsito de pateras. Y si España apenas muestra interés por sus enclaves africanas vecinas del actual Reino de Marruecos ¿por qué tanto interés por Gibraltar? Evidentemente, por el orgullo herido. Si el orgullo español, muy amenazado por otro lado, por Cataluña y el País Vasco, depende de ese minúsculo territorio rocoso, poco debe de haber de lo que España puede estar orgullosa.

Quizás la última oportunidad que tuvo España para convencer a los gibraltareños de que sería mejor vivir como parte de España y recuperar así Gibraltar, se perdió hace tiempo, justamente cuando el Generalísimo Franco decidió cerrar la verja por tiempo indefinido. Fue precisamente ese aislamiento total de Gibraltar de España lo que reforzó su identidad nacional británica al tener que moverse siempre en avión o barco, no pudiendo nunca acceder directamente a España, sino solamente vía Tanger o Londres. 

Guardia frente al
Gobierno de Gibraltar.
Si no se hubiese cerrado el acceso entre Gibraltar y España, otro gallo habría cantado al restaurarse la Monarquía en España con la proclamación de Don Juan Carlos I como Rey y restablecerse la democracia, algo que sin duda habría sido decisivo para ganarse las simpatías del pueblo de Gibraltar e integrarlo en España. Pero la verja no se volvió a abrir hasta 1984 (para los españoles) y 1986 (para todos), respectivamente. Esa misma diferenciación hecha por el gobierno socialista de Felipe González ya fue una demostración de lo que entienden los socialistas por igualdad.

Hoy en día, con el desmadre autonómico en España y las tendencias secesionistas de dos regiones, poco sentido tiene hablar de recuperar el peñón y su soberanía. Los mismos gibraltareños ya decidieron en una consulta popular que ellos quieren seguir siendo británicos, y por mucho que les ofrezcan una comunidad autónoma bilingüe propia, no van a acceder, pues viven mucho mejor como colonia británica que como autonomía española. Además, de hecho el capital español desde hace ya 32 años hace amplio uso de Gibraltar como lugar donde invertir y depositar fondos, y poco interés tendrán muchas personas muy influyentes en que esto cambie. 


La visita de Moratinos no fue sido, a mi entender, ningún desatino, y me duele tener que decirlo de un ministro que me parecía patético por su afinidad con dictadores comunistas (la misma afinidad que tiene Pedro Sánchez). Ha sido más bien un reconocimiento de una realidad inamovible. En tiempos en los que se habla de respetar la voluntad popular en cuestiones tan importantes como la autodeterminación, negar al pueblo gibraltareño el derecho de decidir libremente su futuro, no es aceptable. El Tratado de Utrecht, en sí bastante ambiguo, no puede ser hoy la base sobre la que negociar el futuro de la colonia británica.

Gibraltar no es comparable con Hongkong o Macao, ni tampoco con Melilla, Ceuta y los peñones adyacentes. La roca se perdió por ineficacia y falta del sentido de la responsabilidad y de previsión, Hongkong y Macao fueron territorios regalados a perpetuidad por el Emperador de China a Gran Bretaña y Portugal por su valiosa ayuda en la lucha contra los piratas (me da que pronto volverá a haber casos así en otras zonas) y se devolvieron a China más bien por razones de viabilidad económica y estratégica que por deseo de la población o necesidad política, mientras que Melilla, Ceuta, Alhucemas, Vélez de la Gomera, Perejil y Chafarinas (como también las otras antiguas posesiones y presidios en el norte de África como Orán) se conquistaron, entre otras razones, para luchar contra los piratas, pero en territorios sin soberanías concretas (Marruecos no existía). Foto: Según la leyenda, mientras que haya monos en Gibraltar, el peñón seguirá siendo británico. Nunca ha habido tantos monos como hoy en día.

España haría mejor en reconocer un hecho histórico y dejar que los gibraltareños vivan bajo la nacionalidad y la soberanía en las que se reafirman constantemente. Nuestros políticos se tendrían que haber levantado antes para evitar la pérdida. Después de 300 años ya no merece la pena perder el tiempo y usar la roca como medida populista cuando no se sabe resolver los problemas nacionales. A muy pocos les importará Gibraltar, y como territorio español perdería rápidamente todo interés económico y político, cuando el estratégico lo había perdido ya hace mucho tiempo.

God save the Queen! The Rock will remain British forever!



EL artículo de 2009 había sido citado en Letters from Gibraltar


jueves, 10 de noviembre de 2016

Trump como esperanza de que la democracia aún es posible

Las elecciones presidenciales en los Estados Unidos de América han demostrado que aún es posible la democracia a pesar de la manipulación de la opinión pública en contra de candidatos incómodos para los poderes establecidos y los poderes fácticos en la sombra.


Contra todo pronóstico oficial, Donald Trump ha sido elegido nuevo Presidente de los Estados Unidos. Aunque algunos hemos creído posible un  resultado como el habido, ya que era palpable no sólo el fracaso de la política de Obama durante los pasados ocho años, sino también la decadencia cada vez más profunda de la sociedad y la economía estadounidenses, con una desindustrialización galopante del país entero en beneficio de una producción barata en países de bajo coste como China y Méjico, con un empobrecimiento de la población propia especialmente en ciudades que antaño eran grandes centros industriales. Finalmente, los medios de comunicación no lograron aupar a Hillary Clinton a presidente del país, lo que ha sido una sorpresa más que agradable.

Ahora, los medios de comunicación se preguntan cómo ha sido posible fallar tanto en los pronósticos. Lo que omiten es que en realidad lo sabían, pero se creían (y creen) con el poder de ser ellos quienes deciden quién puede gobernar y quién no. Pero da la impresión, y ojalá sea cierta, que la mayoría de la población ya no se cree los cuentos chinos de la prensa. Especialmente este año la prensa y la televisión han echado el órdago mintiendo de tal forma que llama la atención a cualquier persona con algo de sentido común.

Un amigo de Facebook -F.H.- expresa muy bien cuál es el sentir de los votantes de Trump:

"When Donald Trump was just a fringe candidate among 16 others, I knew that he was going to be the man I voted for. I supported him from day one. I liked him. He seemed like an average Joe guy who spoke his mind. my father liked Cruz and didn't think Trump was presidential or could be taken seriously, but after talking a while I think I turned my father onto the Trump ticket. I always supported him, and not only did I want to vote for him, I actually believed in him. I believed in his message from day one, and I think a whole lot of people understood that message. I think that that is why he was going to be the new president. I think a lot of people felt left behind, and they found a man who understood their anger and despair instead of someone who was out of touch with reality. I think he will help America be great again, and as an American I feel proud of this. We now have a man who thumbed his nose at pretty much everyone ... except the American people, and that's great."

No se trata aquí de ningún político populista, término de moda para aporrear mediáticamente a todo político que no comparte la dictadura del pensamiento único. Cuando Trump dio su discurso de agradecimiento tras la victoria, se veía un hombre natural, sencillo, educado, con una familia igualmente pausada y educada. Su discurso fue sincero y contenido.

Su primera visita al Presidente en funciones, Obama, también reflejó esta manera de ser. Casi diría que ha sido la prensa la que nos ha presentado a un Trump furibundo y maleducado, cuando en realidad tiene un programa político presentable, y precisamente por eso se ha intentado dejarle en mal lugar, como un ogro fascista de otros tiempos. Nada más lejos de la realidad.

Sin embargo, las sesiones de odio orquestadas por la prensa del pensamiento único y los partidos políticos de izquierda, centro-izquierda y centro (que incluye a los partidos paraconservadores acomplejados de ser conservadores) han tenido su efecto nocivo, como se puede comprobar al ver las manifestaciones muy minoritarias de descontentos con la victoria de Trump. Y es justo esta gente que suele hablar de tolerancia la que con más vehemencia grita y agita contra los democráticamente electos, porque no ha salido como ellos querían que saliera.

La victoria de Donald Trump hace que aún se pueda creer que la democracia es posible. A pesar de toda la manipulación por los medios de comunicación controlados por el pensamiento único de la izquierda, dominada por ese socialismo fabiano de Bilderberg, al que se han subordinado los conservadores y liberales de los países occidentales, la mayor parte del pueblo estadounidense ha elegido el camino de salvar a la civilización occidental frente a esa capitulación incondicional de los políticos del buenismo, tan permisivo con la invasión incontrolada por gentes que quieren destruir Occidente. 

Good luck, Mr. President Trump! Que sea este gobierno él de los grandes logros y aciertos. Después de Ronald Reagan, Donald Trump puede ser otro gran presidente de los Estados Unidos.

domingo, 30 de octubre de 2016

Halloween / All Hallow’s Eve



por Els Pannecoucque

Celebrating Halloween is a recent phenomenon in Spain and in the rest of Europe.  Until a couple of years ago, one could easily walk down the streets at the end of October without finding carved pumpkins or plastic spiders on his way.  Many people may think that Halloween is just another commercial event swept over from the United States, but that’s not entirely true.  In fact, it is the other way round: Halloween is a European “export product”, firmly rooted into our most ancient traditions.  The customs were modified to American taste, and Halloween recently crossed the ocean again towards us in its actual commercial format.  But Halloween is as old and dark…as hell.  Let’s unveil its secrets.



The word “Halloween” is derived from “All Hallow’s Eve”, which means “the eve(ning) before All Saint’s (Hallow) Day”.  You may think by the name that Halloween is a less important event, since it has no name in itself, being “the evening before” All Saint’s Day.  But then we have to consider that this name was given only from the 9th century on, to replace an older name that has its origins way before our christian times.  “All Hallow’s Eve” is the name given by christians to the most important feast on the celtic calendar: Samhain.


The word “Samhain” means “November” in Scottish-Gaelic.[1]  In fact, Samhain was to the Celts what New Year’s Eve is to us.  October 31st was the last day of the old celtic year.  Unlike we do, the Celts started counting days and years out of the darkness.  On the calendar a day started with sunset and the new year started with the dark winter.  It was the moment when the last harvest was done, and cattle either put inside for the winter or slaughtered.[2]  The moment where nature took a rest and the dark cold winter nights entered. Samhain night was the dark, mysterious transition from old to new. People believed that in this particular night the boundaries between the material and the spiritual world could be crossed, that it was possible to enter the world of the spirits and that spirits could also enter the material world.  Spirits were believed to wander outside in the dark night, over the fields and into the villages.  So bonfires wer set on top of the hills both to scare off the evil spirits and to show their own ancestors’ spirits the way to their family’s homes for the winter.  Druids were asked to predict what the new year would bring. 


But then the christianization of Europe started with the conversion of the Frankish king Clovis to christianity around 500 A.D.  Soon a whole structure of bishops and missionaries was set up.  Monasteries were founded.  The mission was always the same: the total conversion of Europe, the creation of an ecclesiastical power that cooperated narrowly with the kings and emperors of regions that are the origin of Europe’s biggest nations.  A new world order where there was no place anymore for ancient celtic and germanic beliefs, cults or superstitions.


Or at least that was the plan.  But traditions are tough.


Samhain remained an important feast because people commemorated and celebrated the spirits of their lost ancestors.  This notion is very close to our custom of remembering our deceased family members on All Saint’s Day.  So you can say that both in celtic and christian beliefs, there was a moment where people thought about the dead.  But of both celebrations, Samhain is the oldest.  All Saint’s Day was created as a christian feast around the time of Clovis’ conversion.  But in its origin All Saint’s Day was not on November 1st.  It was on May 13nd.


The christian All Saint’s Day was created in the eastern liturgy around the 5th century A.D. to commemorate all the martyrs at one and the same day.  Before that time, every martyr was commemorated at his own day of death, but over the years there were so many martyrs that it became impossible to celebrate them all separately.  That’s why it became a custom to celebrate martyrs at the same day.  May 13nd was often chosen after a famous homily about “all saints” held by Johannes Chrysostomos in Constantinopel on a May 13nd somewhere at the end of the 4th century A.D.  It is only in the year 732 that All Saint’s Day is instaured by pope Gregory III as an official christian feast, not only for the martyrs but also for the saints and for the dead. 


But still, as you see, no link on the calendar between Samhain (October 31st) and All Saint’s Day (May 13nd).  This will change a hundred years later, in the year 834.


The conversion of Europe towards christianity wasn’t easy.  Local superstitions and beliefs remained very strong.  Even today, our European languages are full of references to a pagant past.  Many elements of the old cults were incorporated by the catholic church and are still part of our cultural heritage.  Wherever you live, just think about five odd habits or words and search for the meaning behind them.  Once you scratch the surface, you will find amazing stories.


So, even in 834 and after centuries of missonary work, a lot of old rituals remained.  In the regions north of the Alps, local christian communities had adopted the habit of celebrating All Saint’s Day not on May 13nd, but on November 1st, in order to replace the old important Samhain by its christian answer.   In 834 the French king Louis Le Pieux asked pope Gregory IV to shift All Saint’s Day on the christian calendar towards November 1st, to make sure that the battle with Samhain was won everywhere.  The pope agreed, and from then on the celtic feast lost its meaning, because the next day all saints, all martyrs and all the dead were celebrated anyway.  The rituals that remained became part of folklore, the name of Samhain disappeared and if something was celebrated, it was called “All Hallow’s Eve”.  No references to a celtic past anymore.


The custom remained to light a candle on All Hallow’s Eve.  The bonfires were replaced by candle lights, and the wandering of spirits by people walking from door to door with the light.  To protect the flame, the candle was often placed in a carved beetroot.  Around 1840, many Scots and Irish emigrated to the United States to escape famine after the potatoe disease.  They shipped the custom with them, but since beetroots were hard to find at the other side of the ocean, pumpkins were used to hold the candles.  The scary faces that are carved refer of course to the world of ghosts.  It is in the United States that the name  “All Hallow’s Eve” changed into “Halloween”.  And it’s this Halloween that returned to us, as a commercial event. 


But not only the lights and pumpkins have a profound celtic origin.  Witches (from the old English “wicce”) are also part of the commercial Halloween, and they clearly refer to cults and religions before christianity, where women played a far more powerful role as symbols of fertility.  According to several legends, the mother godess Cailleach returned in Samhain (Halloween) night as the Queen of Winter.[3]  All of those godesses were degradated into witches, women to be afraid of, evil women, under the influence of christianity that gave a prominent role only to male priests.  So it is no wonder that witches were associated with the pagant, evil and dark side of the other world, and that they appear as a Halloween attribute. 


Spiders and cobwebs[4] are also joining in into our Halloween party.  They are usually part of the attribute of witches, along with black cats, all symbols of fear and bad luck in our culture.  So the commercial format presents us a melting-pot of elements that are narrowly associated with Samhain and in a wider point of view associated with fear or bad luck.  Skeletons may refer to the dead, but they are most likely a commercial addition.


“Traditions are often revered most by those furthest from the source”, the author Clint Twist once stated.  This is oh so true for the Halloween revival.  We find Belgian chocolate in pumpkin shapes.  Interior stores provide us with loads of cheap decoration to turn our living rooms into an orange-black nightmare.  Women magazines dedicate the culinary section to “scary dishes for the kids”.  From New York to Tokyo, children are dressed up like whizzards and witches.  Facebook games integrate the Halloween moment.  The word “Halloween” itself has over 300 million hits on Google.   Tourist offices organize special “Halloween walks”… the list is endless.  For sure, Halloween is more alive than ever, but certainly not in the way our celtic ancestors would have hoped.  


Los huesos de santo


An interesting Spanish tradition going back to the 17th century is the preparation of “Los huesos de santo”, a typical dessert made of marzepan, egg yolk and almonds.  It is served around All Saint’s Day.  Its shape refers to a human bone, to reliquies, and freshly harvested almonds were used to prepare it. 




[1] On a Gaelic calendar dating probably from the first century A.D. and found in Coligny (a small village in France), the feast is called “Samainos”.
[2] An old Dutch name for November is “Slaughter Month” (slachtmaand).  Cattle was slaughtered, and meat was either smoked or pickled.  Smoked ham is an invention of the Celts, a famous culinary legacy to the world!
[3] some hills in Scotland and Ireland still bear her name.
[4] spiders make either a spider’s web or a cobweb.  “Cobweb” is referring to an old English word for spider, “cob”, which has disappeared in standard English.  However, “cob” or “kobbe” is still the name for a spider in the Flemish dialects that are close to the North Sea.